Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los Acuerdos de Abraham representan la amenaza más seria para la Mezquita de Al-Aqsa

Musulmanes en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén el 20 de diciembre de 2019 [Agencia Mostafa Alkharouf/Anadolu]

Con el creciente número de incursiones israelíes en la mezquita de Al-Aqsa por parte de colonos y soldados, necesitamos saber cómo los llamados "Acuerdos de Abraham" suponen una amenaza para Jerusalén en general y para la mezquita en particular. Los acuerdos fueron firmados por los Emiratos Árabes Unidos y Baréin para formalizar la normalización de sus relaciones con Israel el 15 de septiembre.

Cuando el proceso de normalización fue anunciado un mes antes, una declaración conjunta fue emitida por los EE.UU, los Emiratos Árabes Unidos e Israel. En ella se decía que estos dos últimos estados "continuarían sus esfuerzos... para lograr una resolución justa, completa y duradera del conflicto israelo-palestino que permita al pueblo palestino realizar todo su poder". El marco para esto fue establecido en la "Visión para la Paz", también conocida como el acuerdo del siglo. "Todos los musulmanes que vengan en paz podrán visitar y rezar en la mezquita de Al Aqsa y los demás lugares sagrados de Jerusalén permanecerán abiertos para los adoradores pacíficos de todos los credos", añadieron.

Una lectura atenta del texto de los Acuerdos de Abraham sugiere que da legitimidad a las incursiones de los colonos judíos armados en la Mezquita Al Aqsa, e incluso a la realización de rituales religiosos en ella, porque el acuerdo permite el acceso a "adoradores pacíficos de todas las creencias", y no sólo a los musulmanes. Esto, recuerden, es el acceso a un lugar de culto musulmán, siempre y cuando la gente "venga en paz".

Esta condición da a las autoridades de ocupación israelíes mucho margen de maniobra para evitar que los "alborotadores" entren en Al-Aqsa. A los ojos de Israel, los "alborotadores" son aquellos que adoptan la narrativa islámica relacionada con Al-Aqsa y están dispuestos a defenderla como la primera Qibla (dirección de la oración para los musulmanes), y un lugar clave del sagrado Viaje Nocturno del Profeta Mahoma, la paz sea con él. También definen a los alborotadores como cualquiera que piense en desafiar a aquellos que entran en Al-Aqsa totalmente armados y respaldados por policías y soldados armados, ya sea que tengan la intención de irrumpir en el santuario, dividirlo tanto espacial como temporalmente, y amenazar con desmantelarlo con excavaciones o cualquier otra cosa.

LEER: Los medios de comunicación social suprimen hasta un 80% del contenido pro-palestino

El acuerdo da luz verde a la ocupación para continuar arrestando, deportando, abusando y multando a cualquiera que obstruya sus intereses judíos en el tercer sitio más sagrado del Islam. Incluso los guardias y empleados de Al-Aqsa consideran que no "vienen en paz".

También redefine más o menos Al-Aqsa y lo limita a la mezquita de Al-Qibli con su cúpula de plomo en el borde sur del santuario, dejando los patios como plazas públicas abiertas a todo el mundo que no sea parte integrante de Al-Aqsa. Esta es la reivindicación fundamental en la que Israel basa sus esfuerzos para dividir la mezquita y permitir que los colonos violen su santidad casi a diario. Habiendo normalizado las relaciones con los Emiratos Árabes Unidos y Baréin (y ahora también con Sudán y Marruecos), los israelíes creen que ahora tienen cobertura islámica para sus maquinaciones.

Al mismo tiempo, los que firmaron los Acuerdos de Abraham ignoran las medidas de judaización ya aplicadas por Israel para socavar el statu quo histórico de Al-Aqsa, imponer su plena soberanía sobre el santuario y excluir a los ministerios de dotación islámica de la administración exclusiva de sus asuntos. Ignorar esto equivale a aceptar tácitamente, si no abiertamente, tales medidas israelíes.

Es importante volver al marco político que los firmantes han adoptado para su normalización, que es la visión de Donald Trump para la "paz". El acuerdo del siglo es la base de esto, así que, ¿qué dice sobre Al-Aqsa?

"El Estado de Israel es digno de elogio por salvaguardar los lugares religiosos de todos y mantener un status quo religioso", afirma. "Dado este meritorio historial de más de medio siglo, así como la extrema sensibilidad con respecto a algunos de los lugares sagrados de Jerusalén, creemos que esta práctica debe mantenerse, y que todos los lugares sagrados de Jerusalén deben estar sujetos a los mismos regímenes de gobierno que existen hoy en día. En particular, el statu quo en el Monte del Templo/Haram al-Sharif [Al-Aqsa] debería continuar sin interrupción. Los lugares sagrados de Jerusalén deben permanecer abiertos y disponibles para los adoradores pacíficos y los turistas de todas las religiones. Se debe permitir a las personas de todas las creencias rezar en el Monte del Templo/Haram al-Sharif, de manera totalmente respetuosa con su religión, teniendo en cuenta las horas de las oraciones y los días festivos de cada religión, así como otros factores religiosos".

LEER: Los colonos israelíes lanzan ataques sistemáticos contra propiedades palestinas

En resumen, el acuerdo del siglo, que es el punto de referencia de los Acuerdos de Abraham en lo que respecta a la resolución del conflicto israelo-palestino, estipula la imposición de la plena soberanía israelí sobre Jerusalén y Al-Aqsa, legaliza las incursiones judías en Al-Aqsa y permite los actos de culto no musulmanes en ella. También permite que los árabes y los musulmanes de los Estados normalizados entren en Al-Aqsa en virtud de los acuerdos políticos y administrativos mencionados, al tiempo que impide la entrada de los palestinos "no pacíficos" y de cualquier otra parte del mundo que rechacen las políticas de Israel en Al-Aqsa.

No es exagerado describir los Acuerdos de Abraham como el más peligroso de los acuerdos políticos que suponen una amenaza para la mezquita de Al-Aqsa, en los que participan estados árabes o musulmanes. Esto presenta a los palestinos, árabes y musulmanes que rechazan la normalización el reto de desarrollar los medios para contrarrestar este último ataque a la Mezquita Al-Aqsa. Esto es grave, porque el ataque tiene el apoyo de EE.UU y la complicidad árabe con la ocupación israelí contra las constantes palestinas, árabes e islámicas relacionadas con el Noble Santuario.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el Centro de Información Palestina el 23 de diciembre de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines