Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es irónico que el jefe del Comité de Al-Quds haya normalizado los vínculos con el ocupante de Jerusalén

El Rey Mohamed VI de Marruecos en Rabat, Marruecos, el 17 de noviembre de 2020 [FADEL SENNA/AFP/Getty Images]

Mientras los gobernantes árabes siguen corriendo hacia Israel y se acercan a sus líderes, el estado de ocupación continúa usurpando la tierra árabe de Palestina. Después de los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Sudán, el Rey Mohammed VI de Marruecos se está subiendo al carro de la normalización impulsado por Donald Trump, que quiere conseguir tantos estados árabes a bordo como un regalo a los sionistas antes de salir de la Casa Blanca el próximo mes.

Marruecos fue donde se lanzó la Organización de Cooperación Islámica (OCI) después del ataque incendiario a la mezquita de Al-Aqsa en 1969. Fue entonces cuando se establecieron los principios de defensa del honor y la dignidad de los musulmanes representados por Jerusalén y la Mezquita Al-Aqsa. Cuando en 1975 se formó el Comité de Al-Quds se decidió dar la presidencia al entonces Rey de Marruecos, Hassan II. Después de su muerte en 1999, ésta pasó a su hijo, el actual monarca; el mismo Rey Mohammed VI que ha aceptado normalizar las relaciones con el ocupante y usurpador israelí de Jerusalén. Qué ironía. Los israelíes, recuerden, están trabajando duro para judaizar Jerusalén y demoler la Mezquita Al-Aqsa para construir un templo en su lugar.

Sin embargo, Mohammed VI no abrió la puerta a la normalización en Marruecos. Ese dudoso honor es para su padre, que tenía una puerta secreta para los israelíes. Durante su reinado (1961-1999), mantuvo estrechas relaciones con el estado de ocupación, incluyendo la cooperación en materia de seguridad, aunque ambas partes lo negaron. Sin embargo, cuando el disidente marroquí Mehdi Ben Barka pidió a los agentes israelíes que le ayudaran a deshacerse de Hassan II, por ejemplo, la agencia de espías del Mossad de Israel informó al Rey y le ayudó a encontrar a Ben Barka en París. Los franceses ayudaron a Marruecos a secuestrarlo; lo torturaron hasta la muerte y el Mossad se deshizo del cuerpo, que nunca fue encontrado. Hassan recompensó al Mossad permitiendo a los judíos marroquíes emigrar a Israel y a la agencia establecer una base en Marruecos. A cambio, Israel proporcionó armas a Marruecos y entrenó al ejército en cómo usarlas. Israel también proporcionó a Marruecos tecnología de vigilancia y ayudó a organizar la agencia de inteligencia marroquí.

LEER: Marruecos incluirá la historia y cultura judía en su programa escolar

El ejemplo más peligroso de colaboración marroquí fue la traición del Rey Hassan a los gobernantes árabes durante su cumbre de 1966 en Casablanca, en la que cada país presentó lo que tenía en términos de soldados y armas para una posible confrontación con Israel. Algunos agentes del Mossad volaron a Marruecos para poder espiar y grabar la cumbre, pero el Rey Hassan temía que fuera expuesto. Prometió que la grabaría él mismo y enviaría la cinta al Mossad, lo que hizo sin demora.

El ex jefe de Inteligencia Militar israelí, el General de División Shlomo Gazit, dijo al Times de Israelen 2016: "Estas grabaciones, que fueron realmente un extraordinario logro de la inteligencia, nos mostraron además que, por un lado, los estados árabes se dirigían a un conflicto para el que debíamos prepararnos. Por otro lado, su divagación sobre la unidad árabe y el tener un frente unido contra Israel no reflejaba una verdadera unanimidad entre ellos." También señaló que, "La información en esas grabaciones le dio a los altos mandos del ejército israelí la sensación de que íbamos a ganar una guerra contra Egipto."

Después de tan gran servicio a los sionistas, era natural que Hassan se convirtiera en el canal de comunicación con el mundo árabe. Reuniones secretas entre oficiales israelíes y egipcios tuvieron lugar en Marruecos antes de la firma de los Acuerdos de Camp David, para los cuales Israel persuadió a los EE.UU. de proporcionar ayuda militar al Reino.

Argelia a Marruecos: "El reconocimiento mutuo entre invasores es inservible"

Estas relaciones secretas entre Israel y Marruecos han continuado bajo su sucesor, el Rey Mohammed VI. Pidió a los israelíes que le ayudaran a persuadir a los EE.UU para que reconocieran la soberanía de su país sobre el Sáhara Occidental. El líder de la comunidad judía de Marruecos, Serge Berdugo, actuó como mediador y se reunió con líderes judíos americanos y funcionarios israelíes. Este reconocimiento se da a cambio de que Marruecos normalice formalmente las relaciones con Israel. Así, la careta de engaño se ha caído, revelando el feo rostro de Marruecos.

El difunto poeta palestino Mahmoud Darwish (1941-2008) lo resumió brevemente cuando escribió:

Los árabes obedecieron a sus romanos,

Los árabes han vendido sus almas,

Los árabes están perdidos.

La máscara se ha caído de la máscara;

De la máscara se ha caído la máscara.

No tienes hermanos, hermano, ni amigos.

Vale la pena señalar que Marruecos es el único país árabe en el que se encuentran comunidades judías en muchas ciudades. Históricamente, el país ha dado refugio a los judíos en dos grandes ocasiones. La primera fue después de su desplazamiento forzado de Andalucía cuando los cristianos conquistaron la España musulmana. Luego, durante la Segunda Guerra Mundial, el Rey Muhammad V rechazó las leyes discriminatorias impuestas contra los judíos marroquíes por el gobierno francés fascista de Vichy, y les dio refugio.

Los desleales gobernantes de los países de normalización han vendido al precio más bajo Palestina y Jerusalén, el lugar del milagroso viaje nocturno del Profeta Mahoma y la Mezquita Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del mundo islámico. Sin embargo, lo que es tranquilizador es el hecho de que los pueblos árabes rechazan la normalización y está destinada a fracasar. Palestina permanecerá viva y presente en la conciencia árabe, como lo está en la conciencia de cada persona libre en el mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónMarruecosReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines