Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudita debe liberar a los uigures que tiene detenidos

Los manifestantes sostienen banderas uigures mientras participan en una manifestación en apoyo de los turcos uigures contra las violaciones de los derechos humanos en China, en Berlín (Alemania) el 27 de diciembre de 2019. [Abdulhamid Hoşbaş - Agencia Anadolu]

Las autoridades de Arabia Saudita han arrestado a dos musulmanes uigures que se enfrentan a la persecución y tortura si son deportados a China. Tal medida de los saudíes sería inaceptable y carente de compasión. Hemdullah Abduweli, de 52 años, es un erudito que fue arrestado en La Meca durante la peregrinación a la Umrah, junto con su amigo Nurmemet Rozi. Se informa de que ambos hombres eran residentes en Turquía que quedaron varados en Arabia Saudita debido a las restricciones de viaje por el coronavirus. Desde entonces, alegan que han sido perseguidos por las autoridades saudíes a petición del gobierno chino, que quiere que sean deportados. Rozi ha conseguido ponerse en contacto con un familiar para decirle que están detenidos en la prisión de Bureiman en Jeddah y que teme que estén "en peligro".

Abduweli dijo a Radio Free Asia que "Unos días antes de que la policía viniera a buscarme, un hombre de la localidad vino y me dijo... que mi situación era 'problemática'". Explicó que China había hecho una solicitud por mí y que [los saudíes] planeaban entregarme. Dijo que tenían un acuerdo y que la gente iba a venir a buscarme en los próximos días; que mi situación era peligrosa y que tenía que encontrar una manera de salir de ella".

Los temores por su seguridad son legítimos y deben ser tenidos en cuenta por los saudíes, que serán responsables si algo le sucede a él o a Rozi si son enviados de vuelta a China. El gobierno de Riad aún no ha aclarado la situación de los dos detenidos, pero el hecho de que la policía saudí haya localizado a los dos uigures a petición de Pekín sugiere que Arabia Saudita está deseando apaciguar a sus aliados chinos.

Varios manifestantes llevan pancartas con mensajes contra las políticas del gobierno chino contra el pueblo uigur durante la manifestación pro-uigur del 20 de agosto de 2020 en La Haya, Holanda [Nacho Calonge/Getty Images]

Arabia Saudita debe ser consciente de la persecución a la que se enfrentan los musulmanes uigures en China. Apiñados en campos de concentración, son abusados, torturados y acosados, y algunas de las mujeres han sido esterilizadas a la fuerza. Además, los uigures han sido obligados a renunciar a su fe islámica y cambiar su identidad. Los uigures que viven en la región autónoma de Xinjiang están bajo vigilancia constante y se les ha impedido hablar con sus familiares en el extranjero.

A pesar de esos abusos de los derechos humanos, Arabia Saudita ha defendido públicamente la represión de los uigures por parte de China, al igual que otras naciones de mayoría musulmana. En lugar de ofrecerles refugio en un país musulmán, están enviando a otros musulmanes a enfrentar lo que bien podría resultar ser una sentencia de muerte.

LEER: Los EAU suspenden la emisión de visados a los ciudadanos de 13 países de mayoría musulmana

He estado cubriendo la difícil situación de los uigures durante años y tengo muchos contactos que me dicen que la situación es más o menos genocida. Algunos uigures que viven en el extranjero no han sabido de sus familias en años y cada vez que intentan llamar les dicen que no lo hagan o se enfrentarán a la ira del Partido Comunista Chino (PCCh).

Ha habido informes de otros musulmanes uigures que han sido enviados a China desde Arabia Saudita. Este es un triste reflejo de la complacencia del gobierno saudí sobre las injusticias que sus compañeros musulmanes enfrentan alrededor del mundo.

Personalmente, he recibido amenazas de muerte de los partidarios del PCCh por cubrir el tema de los uigures, y por eso sé que la preocupación por ser deportados es comprensible y muy real. Como país musulmán que pretende liderar el mundo musulmán suní, Arabia Saudita debería estar salvaguardando a sus correligionarios; en cambio, el gobierno los está apartando, hacia una muerte temprana y cruel en el peor de los casos, o hacia una vida de opresión y tortura en el mejor de los casos.

Muchos países y organizaciones de derechos humanos están reconociendo el alcance de las violaciones de los derechos humanos contra los musulmanes uigures por parte de las autoridades chinas. ¿Cuándo podremos escuchar a Arabia Saudita y otros países de mayoría musulmana hablar y tomar medidas para defenderlos?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónChinaOriente Medio

Periodista, autora y escritora galardonada. Tasnim es también embajadora de la Federación para la Paz Universal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines