Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Intelectuales de Argelia y Marruecos piden que se ponga fin a la controversia entre los países del Magreb

Banderas argelinas y marroquíes [Alquds]

Intelectuales argelinos y marroquíes hicieron un llamamiento en el que subrayaron el vínculo entre argelinos y marroquíes, en medio de la tensión causada por la reciente escalada del expediente del Sáhara Occidental. Los intelectuales instaron a que la única solución a las controversias entre los países del Magreb sea el diálogo.

La declaración emitida:

Las tensiones se han intensificado recientemente en África del Norte, ya que los informes de los medios de comunicación pretenden mostrar que muchas disputas se han convertido en conflictos armados en varias partes del mundo. Mientras tanto, el choque de civilizaciones se recrudeció, los precursores de la Guerra Fría comenzaron a asomarse y el mundo árabe se dividió entre polos opuestos y visiones que empeoraron la situación, lo que se reflejó negativamente en cuestiones fatídicas.

Durante casi cincuenta años, la región se ha visto afectada por el conflicto del Sáhara Occidental y sus repercusiones, que perturbaron el proyecto de unidad de la región y profundizaron la brecha entre Argelia y Marruecos. Sin embargo, los dos países siempre han recurrido al dominio de la razón y la sabiduría para mantener los profundos lazos entre los dos pueblos, y se han abstenido de dirigirse hacia lo desconocido, incluso en momentos de mayor tensión.

LEER:Western Sahara conflict is a colonialism issue says Algeria

Marruecos aceptó una solución política bajo los auspicios de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, el éxito de la ONU para poner fin al conflicto dependía en ese momento de la limpieza del aire en la región. La ONU fracasó inevitablemente, pero la alternativa no es la confrontación o los enfrentamientos.

Los lazos entre los pueblos argelino y marroquí son demasiado numerosos para ser contados. En el apogeo del colonialismo, los países hermanos emprendieron un camino de liberación interconectado, ya que el destino de los dos pueblos siempre estuvo correlacionado.

En las cumbres de las montañas de Italia durante la guerra contra los nazis (Segunda Guerra Mundial), los soldados marroquíes y argelinos lucharon hombro con hombro, y cuando estalló la gloriosa guerra de independencia de Argelia en noviembre de 1954, los ecos de la emancipación popular reverberaron en toda la región. En esa época, los tunecinos y los marroquíes alimentaron la revolución con su sangre y sacrificaron lo más querido y valioso para sus corazones por la liberación de sus hermanos en Argelia. Fueron objeto de un aluvión de bombardeos de las fuerzas francesas en Ain El-Chair, Sakiet Sidi Youssef y Khabtat Al-Tayyar (Operación Ecouvillon).

Las manos del colonialismo lograron interrumpir la unidad del destino de los tres pueblos, Túnez, Marruecos y Argelia, en medio de las batallas de liberación para obtener la independencia, y trataron de plantear disputas fronterizas que eran bombas de tiempo. Pero los dirigentes del Magreb desmantelaron esas bombas en la Conferencia de Tánger de 1958 al rechazar toda relación con la orilla norte del Mediterráneo antes de la independencia de Argelia, como pidió el dirigente Mahdi Ben Barka en la Conferencia de Florencia de octubre de 1958.

Sin embargo, las bombas de tiempo de las controversias fronterizas no tardaron en estallar de nuevo después de la independencia de Argelia, pero no lograron obstruir la unidad de los pueblos y los destinos.

En el momento más álgido de la tensión y el conflicto ideológico, no se apagó la llama de la sabiduría, que es un bien que no debe abandonarse independientemente de las diferencias existentes que no pueden negarse. Pero nunca será justificable desperdiciar el futuro compartido y el destino común, independientemente del tamaño y la naturaleza de las disputas.

El papel del intelectual es recordar al socio cuando las nubes del desacuerdo oscurecen su visión, y advertir de los peligros cuando los ojos están cegados. Los dos pueblos, independientemente de la naturaleza de las diferencias, no pueden dirigirse a lo desconocido, porque una aventura de este tipo es simplemente suicida y causará una brecha infranqueable en el corazón del Mediterráneo que ni África, ni Europa, ni el mundo árabe y musulmán pueden redimir.

El norte de África sigue siendo un refugio para los países del mundo árabe y un polo de atracción para África, además de ser un terreno común para el diálogo, la convergencia y la cooperación fructífera con Europa. No podemos defraudar las aspiraciones de nuestros pueblos, el legado de nuestros antepasados y los intereses de nuestros aliados.

OPINIÓN: Algeria-Morocco competition exposes the closed shop nature of influence within the AU

No pretendemos borrar las diferencias de un plumazo, ni negarlas. Pero la forma de resolver las controversias es el diálogo dentro de la gama de intereses comunes y sin perjudicar a ninguna de las partes, ya sea que el diálogo adopte una forma directa y formal, o a través de mediaciones de buena fe, o por canales informales y paralelos, con el objetivo, sea cual sea la forma y la fuente del diálogo, de dar prioridad a la voz de la sabiduría y la razón, preservar los vínculos comunes y evitar la destrucción de los pilares para un futuro común. Un futuro próspero sólo puede construirse mediante la unidad de los pueblos del África septentrional porque forma parte del proceso histórico, las obligaciones de la racionalidad económica y los desafíos geoestratégicos existentes, que son numerosos.

Decimos "sí" a la voz de la sabiduría para resolver las controversias entre los pueblos argelino y marroquí y "no" a las disonancias o a los desencadenantes de esa escalada de tensión.

Los firmantes:

- Mohamed Bin Said Ait Iddir, líder del Ejército de Liberación (Marruecos)

-Hasni Abidi, profesor de la Universidad de Ginebra y director del Centro de Estudio e Investigación de

el mundo árabe y mediterráneo (Argelia)

-Hassan Aourid, académico y escritor (Marruecos)

- Nasser Jabi, académico y escritor (Argelia)

- Thouraya Lahrech, miembro de la Cámara de Consejeros (Marruecos)

- Kader Abdelrahim, profesor de ciencias políticas en el Instituto de Estudios Políticos de París (Argelia)

-Akram Belkaid, escritor y periodista (Argelia)

-Omar Mahmoud Benjelloun, abogado y académico (Marruecos

Categorías
ÁfricaArgeliaMarruecosNoticiasOrganizaciones InternacionalesUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines