Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí ha usado a los Hermanos Musulmanes para manipular el Islam

Manifestantes egipcios en la sede quemada de la Hermandad Musulmana en El Cairo, Egipto, el 1 de julio de 2013 [KHALED DESOUKI/AFP/Getty Images]

La semana pasada, el Consejo de Altos Estudiosos de Arabia Saudí emitió una declaración difamatoria contra los Hermanos Musulmanes (HHMM), afirmando que el movimiento es una de las peores organizaciones y una amenaza para la ortodoxia islámica. Afirman que los HHMM no muestran interés en seguir las enseñanzas del Islam o la Sunna y el hadiz, sino que buscan alcanzar el poder".

Al mismo tiempo, la declaración acusaba a la que posiblemente sea la organización musulmana más moderada del mundo de ser la incubadora de muchas organizaciones "terroristas". Incluso después de que eruditos musulmanes de todo el mundo expresaron su sorpresa por la declaración, el Gran Mufti de Arabia Saudí, Abdul Aziz Al-Sheikh, insistió en que lo que se mencionaba en la declaración es exacto, y afirmó que los HHMM "es un grupo descarriado".

No es de extrañar que el movimiento negara estas escandalosas acusaciones. "Los Hermanos Musulmanes están lejos de los actos de violencia y terrorismo, y de la diseminación de la división dentro de la [Ummah musulmana]", dijo el portavoz Talaat Fahmy. "Es un grupo reformista de defensa que pide obediencia a Alá compartiendo consejos sabios y piadosos sin excesos ni negligencias".

En respuesta a la declaración de los eruditos de Arabia Saudí y a las observaciones de Al-Sheikh, los activistas hicieron circular una fatwa (opinión religiosa) del difunto erudito Sheij Abdul Aziz Bin Baz (1910-1999), que era el respetado Presidente del Comité Permanente de Investigaciones Académicas y de Iftaa en Arabia Saudí: "Los grupos islámicos más justos y más cercanos a las enseñanzas del Profeta son Ahl Al-Sunnah, incluyendo Ahl Al-Hadith, Jamaat Ansar Al-Sunna y luego vienen los Hermanos Musulmanes".

LEER: Israel hails Saudi 'terror' label of Muslim Brotherhood

La opinión de Bin Baz representaba el punto de vista de los organismos religiosos oficiales de Arabia Saudí y, por tanto, la opinión oficial del propio Reino sobre los HHMM. Así también, la declaración del Consejo de Eruditos Superiores, ¿por qué es tan negativa hoy en día cuando fue extremadamente positiva en el pasado?

En 1936, el fundador del Reino de Arabia Saudí, el Rey Abdulaziz Al-Saud, acordó con el Imán Hassan Al-Banna, fundador de los HHMM, que la organización debía asumir la responsabilidad de reformar los principios religiosos del nuevo Reino y establecer los programas de estudios de las escuelas y universidades. En ese momento, los principios religiosos tribales resultaron ser insuficientes para los fundamentos de una nación estado moderna.

El Rey Abdulaziz también necesitaba que los eruditos de la Hermandad Musulmana gentrificasen la mentalidad tribal de los ciudadanos saudíes para poder hacer frente a la vida moderna del Reino tras el descubrimiento del petróleo. El Rey movilizó a sus seguidores contra el Imperio Otomano a principios del siglo XX utilizando el legado religioso de los compañeros del Profeta Mahoma, que la paz sea con él, y quiso demostrar a su pueblo que seguía comprometido con esos principios mientras que partes del mundo árabe estaban plagadas de diferentes ideologías que culpaban al Islam de las dificultades de la región.

Asumir una responsabilidad tan importante en el nuevo Reino no estaba exento de obligaciones. El Rey Abdulaziz estableció sus condiciones que llevaron, durante el reinado de uno de sus muchos hijos, por ejemplo, a que se pidiera a los Hermanos Musulmanes que aportara su experiencia para ayudar en el reclutamiento, la recaudación de fondos y la organización de los muyahidines que fueron alentados por los Estados Unidos y Arabia Saudí a luchar contra la ocupación de Afganistán por la Unión Soviética. Según Amin Mohammad Habla, el movimiento respondió a esta petición "con entusiasmo" sobre la base del respeto de su principio de "hermandad" islámica.

LEER:  Muslim Brotherhood responds to Saudi Council of Senior Scholars

Según Habla, esto hizo que los HHMM fueran muy respetados en el Reino, que recibía calurosamente a sus líderes y miembros, muchos de los cuales habían sido liberados de las prisiones egipcias durante el gobierno de Gamal Abdel Nasser y Anwar Al-Sadat.

En un documento del Instituto de Washington para la Política del Cercano Oriente, Mohamed Qandil escribió: "Saud Bin Abdulaziz siguió el mismo camino que su padre, mientras que el segundo Guía Supremo de los HHMM, Mohammed Al-Hudaybi, siguió los pasos de Al-Banna, y las estrechas relaciones entre las dos instituciones continuaron. Esas relaciones se manifestaron claramente en la posición de Faisal Bin Abdulaziz en la organización, ya que el rey y su proyecto de 'unidad islámica' estaban en directa confrontación con el 'nacionalismo panárabe' y la ideología nasserista".

La luna de miel no duró. Tras el asesinato del rey Faisal Bin Abdulaziz, la relación con los Hermanos Musulmanes se vio sacudida al ver los gobernantes del Reino que los resultados de los programas escolares y universitarios no estaban a la altura de sus ambiciones. Querían obediencia absoluta al gobernante, pero la Hermandad educó a generaciones en los principios de libertad de creencias y expresión religiosa, incluyendo la posibilidad de expresar su oposición a los que estaban en el gobierno.

Los investigadores y analistas coinciden más o menos en que la oposición de los HHMM a la petición del Reino de ayuda americana para liberar a Kuwait de Saddam Hussein en 1990, y la carta al Rey Fahd Bin Abdulaziz sobre este tema del prominente y difunto erudito saudí Sheikh Safar Al-Hawali, fueron las principales razones del inicio de la demonización del movimiento. Para entonces, la Hermandad se había convertido en el grupo que aglutinaba a la mayoría de los eruditos musulmanes moderados de todo el mundo.

LEER: Muslim Brotherhood urge incoming US administration to end support for dictatorships

A principios del siglo XXI, estas dudas se tradujeron en acción. Bajo mucha presión, Arabia Saudí se vio obligada a cambiar su política con los Hermanos Musulmanes tras los ataques del 11-S en Nueva York y Washington. La presión vino de otros líderes árabes que ya habían suprimido el grupo, ya que afirmaban que la Hermandad era responsable de la existencia de Al-Qaeda, a la que se acusaba de llevar a cabo los ataques terroristas.

El gobierno saudí reprimió las fuentes de financiación de la Hermandad y cerró sus organizaciones de caridad. El entonces Ministro del Interior saudí, el Príncipe Nayef Bin Abdulaziz, tenía la responsabilidad de luchar contra Al-Qaeda en el Reino como parte de la "guerra contra el terrorismo" de EE.UU, y afirmó en una entrevista con el periódico kuwaití Al-Siyasa que los Hermanos Musulmanes "es la fuente de la crisis".

Arabia Saudí continuó distanciándose del movimiento cuando la Hermandad adquirió prominencia mundial tras el ascenso de los islamistas en Turquía y Palestina, que ganaron mayorías en elecciones libres y justas.

"Después de la difusión de las revoluciones árabes de 2011, el reino [bajo el Rey Abdullah Bin Abdulaziz] comenzó a adoptar un nuevo enfoque hacia la Hermandad", escribió Qandil, añadiendo: "Durante este período, algunas demandas de reforma fueron adoptadas por los afiliados de la Hermandad, que empujaron al régimen saudí a volverse contra ellos. Este fue especialmente el caso de Egipto, donde el reino aplaudió la destitución del presidente de la Hermandad, Mohamed Morsi, y apoyó la firme postura del régimen actual contra ellos". Tras el golpe de Estado de 2013 contra Morsi, Egipto puso a los Hermanos Musulmanes en la lista negra de grupos terroristas. Arabia Saudí tomó la misma decisión infundada.

Después de la muerte del Rey Abdullah en 2015, su hermano mayor Salman tomó el trono. Continuó con el mismo enfoque hostil hacia los Hermanos Musulmanes aunque el difunto Saud Al-Faisal, el entonces Ministro de Asuntos Exteriores, dijo poco después de la adhesión de Salman: "No tenemos ningún problema con la Hermandad Musulmana. Nuestro problema es sólo con un pequeño grupo afiliado a esta organización. Ellos son los que inclinan sus cabezas en homenaje al Guía Supremo."

El Rey Salmanin Abdulaziz Al-Saud de Arabia Saudí el 1 de junio de 2019 [Organismo Bandar Algaloud/Anadolu]

Ese era el núcleo del asunto. Los saudíes usaron los Hermanos Musulmanes para explotar la religión cuando les convenía, y luego querían que los afiliados del movimiento obedecieran al gobierno en Riad.

A los afiliados del movimiento en el Yemen, que fueron fuertes sobre el terreno durante la revolución contra el régimen, se les ordenó básicamente que se arrodillaran ante la coalición liderada por los saudíes que estaba interfiriendo en el país. El Reino invitó a varios funcionarios de los HHMM, incluido el entonces líder de Hamas, Khaled Meshaal, y les pidió que mediaran con el Partido Al-Islah de la Hermandad en el Yemen en nombre de la coalición dirigida por los saudís.

Después de esto, el ahora gobernante de facto del Reino, el Príncipe Heredero Mohammad Bin Salman, declaró que el tiempo de las restricciones religiosas a la vida saudí ha terminado, por lo que "el período de armonía entre la Hermandad y el Reino [también] ha terminado".

LEER: Egyptian opposition groups must take every opportunity to engage with Biden

Cuando los HHMM eran necesarios, eran alabados y cuando no son necesarios, son demonizados. Esta es la razón por la que la institución religiosa más importante del Reino difama al grupo moderado para justificar la guerra abierta contra él. Este enfoque ha sido aclamado por Israel, que dijo, "Estamos necesitando tal enfoque".

Según el Secretario General de la Unión Internacional de Eruditos Musulmanes, es "imposible" que la declaración mencionada haya sido emitida por una comisión religiosa. "Debe haber sido emitida por el Ministerio del Interior y firmada por la comisión religiosa", insistió el Dr. Ali Al Qaradaghi.

Ahí, en pocas palabras, está el malestar que afecta al Reino de Arabia Saudí bajo Bin Salman. La religión se ha convertido en una herramienta para mantenerse en el poder, y si eso significa denigrar organizaciones como la Hermanos Musulmanes, que así sea. Nada debe interponerse en el camino del Príncipe Heredero para hacerse amigo de los enemigos sionistas del Islam en Occidente y, cada vez más, en todo el mundo árabe.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente MedioReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines