Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La defensa de Taiz es la defensa del Yemen unificado

Las fuerzas gubernamentales atacan las posiciones de los militantes houthis y pro-saleh durante una operación en la provincia de Taiz, Yemen, el 6 de abril de 2017 [Agencia Abdulnasser Alseddik/Anadolu]

Cuando los hutís del Yemen y su entonces aliado, el ex presidente Ali Abduallah El destino de la gobernación de Taiz, al noroeste de Adén, era tomar las armas para enfrentarse a los hutis y a las unidades del ejército del Yemen que se habían unido a sus filas. Allí se formó la resistencia popular, junto con una parte de la 35ª Brigada Blindada del ejército que se negó a rendirse a los hutíes, que formaron así el núcleo del ejército leal a Hadi en Taiz.

La guerra ha afectado a Taiz durante más de cinco años y medio, especialmente a su centro administrativo, la ciudad de Taiz, donde se han producido la mayoría de los combates. Decenas de soldados y civiles de ambos bandos, incluidos mujeres y niños, mueren o resultan heridos a diario, como si el objetivo de quienes controlan el conflicto fuera agotar a todos los implicados. Esto es similar a lo que ocurrió en los seis conflictos en Sa'dah entre los Hutís y el gobierno yemení entre 2004 y 2010. Parece que hay objetivos desconocidos para nosotros que aún no se han logrado.

Taiz fue el primero en oponerse al avance de los hutís hacia las gobernaciones del sur, pero no recibió suficiente apoyo para recuperar el control total de su territorio, como lo ha hecho el sur, especialmente Adén, Shabwah y Lahj, o al menos como Al-Dhale'e y Marib. Esto es a pesar de que todos ellos entraron en la guerra después de Taiz. Asimismo, el Primer Ministro y el Presidente del Parlamento, así como muchos miembros del Gobierno y diputados, altos oficiales del ejército y altos funcionarios de la policía y los servicios de inteligencia, así como asesores del Presidente Hadi, pertenecen todos a Taiz y participan en la vida política, económica, militar y de seguridad del Estado.

Las dimensiones del juego interno, regional e internacional que se juega en Taiz son claras, y la evidencia es que los hutís En el sur, el separatista Consejo de Transición del Sur, a través de sus milicias apoyadas por los EAU, está tratando de estabilizar a los Hutís en la frontera de Taiz. Esa era la frontera cuando el Yemen fue dividido en dos estados antes de su reunificación en 1990.

LEER: Yemen STC sends military reinforcements to Abyan governorate

Se trataba de un intento de imponer una demarcación forzada para la separación del país en dos estados distintos de nuevo. Esto explica la demora de la STC en la aplicación de las disposiciones militares y de seguridad incluidas en el Acuerdo de Riad firmado con el gobierno de Hadi en 2019. Las dimensiones de este juego se completan con la costa de Taiz, que incluye el estrecho de Bab Al-Mandab y la ciudad portuaria de Mocha, cayendo en manos de otro oponente lobo vestido de oveja, la Guardia de la República, que recibe apoyo militar directo de los EAU.

Por lo tanto, parece que Taiz vuela con un ala, lo que puede sacarla de la ecuación de poder en el conflicto en curso si sufre la caída que la amenaza más que la ciudad de Marib, que sólo se enfrenta a la amenaza de los Hutíes. Tal caída significaría el fin del proyecto de estado federal, y luego la entrada de Taiz en acuerdos políticos, como ocurrió con Hodeidah, de acuerdo con los acuerdos de Estocolmo de 2018. Estos últimos incluían lo que se conoce como los "entendimientos de Taiz", como si se tratara de una introducción deliberada a lo que las potencias extranjeras están planeando en cooperación con sus agentes locales.

La última fortaleza de Taiz es la conciencia (y la voluntad) de su pueblo que derrocó a Saleh, y condujo a los grupos Hutís a su puerta norte, pero esto no es suficiente ante la amenaza del "triángulo del mal" que acecha hoy en día. Por lo tanto, requiere una revisión de la gestión de la zona liberada, política, económica y militarmente. Esto es lo que debe hacer el gobierno que se formará bajo el Acuerdo de Riad. El Gobernador de Taiz sigue dirigiéndolo desde el exilio, y sus sectores militar y de seguridad están, en cierta medida, separados de los dos jefes de la jerarquía organizativa. Además, los recursos son escasos porque están divididos entre las partes en conflicto y los dirigentes oficiales corruptos de diversas instituciones.

En resumen, Taiz se enfrenta a una serie de peligros internos y externos que tanto los oponentes como los aliados respaldan, y la voluntad y la conciencia popular siguen siendo una fuente de su desesperada defensa porque en realidad es la defensa del proyecto de Estado unificado de Yemen. También frustra las agendas extranjeras que roen el cuerpo del país por todos lados, desde Taiz a Bab Al-Mandab, Socotra y Al-Mahrah, y desde Sa'dah a 'Amran, Sanaa, Dhamar y Hodeidah.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 16 de noviembre de 2020.

LEER: Strategic base in Yemen's Marib falls to Houthi forces

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines