Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Victoria incompleta para Azerbaiyán, derrota aplastante para Armenia, gran victoria para Rusia

El presidente ruso Vladimir Putin (derecha) saluda al presidente armenio Nikol Pashinyan (izquierda) durante la ceremonia de bienvenida el 20 de diciembre de 2019 en San Petersburgo, Rusia. [Mikhail Svetlov / Getty Images]

No hay duda de que Rusia bajo el mandato de Vladimir Putin no es el estado débil que era después de la desintegración de la Unión Soviética. El presidente ruso quiere devolver a Rusia la gloria de la URSS y su posición geopolítica. Su intervención militar en Ucrania, a través de la cual controlaba lugares estratégicos en Crimea, fue seguida por la anexión de Moscú a la península tras la burla de un referéndum por el que la población local aparentemente votó a favor de la adhesión a la Federación Rusa.

Rusia también intervino en Siria para poner fin a la revolución contra su aliado, el asesino Bashar Al-Assad. Quería mantenerlo como figura principal con Moscú como gobernante de facto.

Ahora Rusia está activa en el Cáucaso sobre el que quiere tener el control y ser el punto de referencia. De ahí el trato negociado por Rusia para devolver Nagorno-Karabakh a Azerbaiyán después de 30 años de ocupación armenia. Moscú controla efectivamente la situación habiendo impulsado un acuerdo para detener la guerra después de que Azerbaiyán lograra una gran victoria y liberara partes de sus tierras ocupadas, la más importante de las cuales era la estratégica ciudad de Shusha.

Como las fuerzas azerbaiyanas estaban a pocos metros de liberar toda la región, Rusia temía que se produjera un caos y perdiera completamente la región de Karabaj, por lo que estableció líneas rojas para que Azerbaiyán no las cruzara e intervino inmediatamente para impedir que sus tropas avanzaran sobre la capital. Mientras tanto, impuso un acuerdo de cesación del fuego a Armenia, que sufrió una aplastante derrota. Esto causó que el primer ministro armenio Nikol Pashinyan huyera a un lugar secreto y se dirigiera a su gente en Facebook. Insistió en que si no hubiera aceptado el acuerdo de paz y las condiciones, más de 20.000 soldados armenios habrían sido capturados, y habrían perdido todo Karabakh.

LEER: Top Azerbaijani, Russian diplomats talk on Karabakh

Azerbaiyán y Armenia eran ambas "Repúblicas Socialistas Soviéticas" dentro de la URSS antes de que ésta se desmoronara, y Putin quiere llevarlas al seno de Rusia; Moscú es el principal aliado de Armenia. Sin embargo, el presidente ruso está enfadado con los actuales dirigentes armenios por sus inclinaciones hacia Occidente, por lo que adoptó una postura aparentemente neutral cuando la lucha por Nagorno-Karabaj comenzó de nuevo. Pidió a Armenia que se retirara del territorio azerbaiyano ocupado, mientras que Turquía apoyó a Azerbaiyán militar, logística y políticamente.

Rusia quería que esta guerra enviara una advertencia a los líderes armenios para que volvieran al regazo de Rusia o fueran cambiados. Al mismo tiempo, no quería sufrir una derrota humillante a manos de Azerbaiyán, apoyado por Turquía. De ahí el precipitado acuerdo, que detuvo los combates y dio a Moscú la ventaja en la región.

En los términos del acuerdo, las fuerzas armenias se retirarán para ser sustituidas por "fuerzas de mantenimiento de la paz" rusas. El Ministro de Relaciones Exteriores Sergey Lavrov dijo en Moscú que ninguna fuerza internacional se unirá a los rusos en este papel. El acuerdo de paz no contemplaba en absoluto la participación de las fuerzas turcas, aunque más tarde se dijo que se llegaría a un acuerdo con Turquía para que desempeñara un papel de vigilancia del cese del fuego en algunas zonas.

Las fuerzas rusas se desplegarán a lo largo del corredor de Lachin desde el lado armenio, y así Rusia habrá obtenido la mayor parte del pastel. Esto puede suponer una amenaza para Turquía y Azerbaiyán en el futuro.

Putin manejó la crisis con inteligencia, habilidad y de la manera que quería; y la terminó como quería. La mantuvo alejada del Consejo de Seguridad de la ONU y del Grupo de Minsk, y así Moscú ha logrado la mayor parte de lo que quería, aunque sigue buscando reemplazar a los líderes armenios a menos que cambie sus políticas de orientación occidental.

Se han visto protestas en Armenia contra el humillante acuerdo, con manifestantes entrando en el parlamento y vandalizándolo. Esto podría convertirse en algo más serio. La agencia de seguridad estatal armenia dijo que había frustrado un intento de golpe de estado y un complot para asesinar a Pashinyan.

LEER: Azerbaijan, Armenia exchange bodies of soldiers

Azerbaiyán lleva 30 años esperando que la comunidad internacional le devuelva su territorio ocupado, sin éxito. Habiendo invertido su potencial económico, desarrollado su ejército en cooperación con Turquía y deseoso de desarrollar su arsenal, Azerbaiyán trató de cambiar el statu quo y demostrar su capacidad para liberar Nagorno-Karabaj por la fuerza. Lamentablemente, Rusia no permitió la liberación completa del territorio azerbaiyano.

Las negociaciones y los intereses internacionales, así como los carroñeros que esperan para recoger las migajas, probablemente significarán que los sacrificios de los soldados en el campo de batalla habrán sido en vano. Esa será la consecuencia de que el victorioso Azerbaiyán acepte el trato de Rusia y detenga la guerra cuando sus fuerzas estaban ganando sobre el terreno.

En resumen, hemos sido testigos de una victoria incompleta de Azerbaiyán, una derrota aplastante de Armenia y una gran victoria de Rusia. Y los rusos no han tenido que disparar ni un solo tiro.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente

 

Categorías
ArmeniaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaAzerbaiyánEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisRusia

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines