Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Yemen podría perder una generación entera de niños por el hambre, y el mundo permanece en silencio

Los niños se reúnen en una manifestación como parte del Día Mundial de la Infancia, el día de acción mundial del UNICEF frente al edificio de la Sede de las Naciones Unidas en Sanaa (Yemen) el 20 de noviembre de 2019. [Mohammed Hamoud - Agencia Anadolu]

El Yemen se enfrenta a un altísimo nivel sin precedentes de malnutrición infantil debido a la grave escasez de alimentos, como resultado directo de la guerra y de la pandemia de coronavirus. La última encuesta de las Naciones Unidas (ONU) estima que 100.000 niños menores de cinco años en el Yemen corren el riesgo de morir. Esto significa que el Yemen podría perder toda una generación de niños debido a la crisis de hambre, a menos que se tomen medidas urgentes para facilitar un mayor acceso a la ayuda humanitaria y a los suministros de alimentos.

Es preocupante que se estima que hay 1,5 millones de niños que viven en las zonas más afectadas del sur de Yemen gobernadas por el gobierno yemení. El país ha sufrido cinco años de conflicto desde que una coalición dirigida por los sauditas lanzó un ataque contra los rebeldes hutíes. Sin embargo, las verdaderas víctimas de esta guerra son los civiles inocentes y los niños que han tenido que enfrentarse a condiciones extremas. La intervención dirigida por los sauditas, encabezada por el príncipe heredero saudita Mohamed Bin Salman, los Emiratos Árabes Unidos y sus aliados, han prolongado el conflicto y causado lo que la ONU describe como la peor crisis humanitaria del mundo en el país más pobre de Oriente Medio.

Se informó de que más de 100.000 personas habían muerto en la guerra, de acuerdo con los datos de localización y eventos de conflictos armados (ACLED), incluyendo 12.000 civiles. Además, el Programa Mundial de Alimentos estima que 24 millones de yemeníes necesitan asistencia humanitaria, mientras que 20 millones no tienen seguridad alimentaria y no saben cuándo llegará su próxima comida. Con estos espantosos niveles de pobreza, es frustrante que los líderes mundiales sigan haciendo la vista gorda ante el conflicto.

LEER: Más de 1.500 yemeníes muertos y heridos en 9 meses según la UNO

Hace mucho tiempo que exijo que se ponga fin a la guerra en el Yemen y que los que están en el poder allanen el camino para adoptar una postura firme contra el apoyo de Arabia Saudita en su asalto al Yemen. Sin embargo, hasta la fecha, se han hecho pocos progresos para facilitar la paz y poner fin de inmediato al derramamiento de sangre. Jens Laerke, de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCAH) en Ginebra, declaró: “Hemos estado advirtiendo desde hace varios meses que el Yemen se dirigía hacia un acantilado. Ahora estamos viendo a las primeras personas que se caen de ese acantilado, son los niños menores de cinco años. Casi 100.000 de ellos están en riesgo de muerte”.

Es inconcebiblemente desgarrador que los niños menores de cinco años sean los más afectados por el impacto de la guerra, la inestabilidad económica y la malnutrición. Los aliados de Occidente, como el Reino Unido y los Estados Unidos, han desempeñado un papel en esta brutal guerra y han ayudado a Arabia Saudita a suministrar las armas que han matado a cientos de miles de civiles y han afectado a muchos niños pequeños que merecen un futuro mejor.

El príncipe heredero saudí Mohamed Bin Salman debe enfrentarse a sus acciones y reevaluar si están en línea con los principios del Islam. La guerra que llevó al Yemen al borde de la inanición y la muerte debería ser un motivo de pesar para el príncipe heredero saudí y, ciertamente, no cumple con los valores islámicos de cuidar de nuestros hermanos y hermanas del Islam y de la sociedad en general.

Lamentablemente, los llamamientos para poner fin a la guerra y facilitar las medidas para reconstruir y rehabilitar el país han caído en oídos sordos. Los únicos rayos de esperanza eran la ayuda humanitaria y las organizaciones benéficas que trabajaban sobre el terreno para ayudar a los necesitados, pero ahora incluso ellos son impotentes para poder apoyar a los más vulnerables debido a la falta de financiación. La grave situación no debería haberse producido nunca, y ahora le corresponde a la comunidad internacional hablar y presionar a los que están en el poder para que actúen ahora y salven al pueblo del Yemen de más dolor.

Categorías
Arabia SauditaEmiratos Árabes UnidosNoticiasOriente MedioYemen

Periodista, autora y escritora galardonada. Tasnim es también embajadora de la Federación para la Paz Universal.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines