Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La expansión de asentamientos israelíes hace que las Naciones Unidas se alejen de su cometido, como siempre

Una foto tomada en una aldea palestina en Nablus, que muestra un asentamiento israelí en la Ribera Occidental el 22 de junio de 2020 [JAAFAR ASHTIYEH/AFP/Getty Images]

La intransigencia de las Naciones Unidas con respecto a Israel difiere de las observaciones del portavoz especial Michael Lynk sobre la actual expansión de los asentamientos de Israel, entre otras cosas porque este último refuerza sus argumentos al proporcionar un cierto contexto colonial en lugar de permanecer atado al compromiso de los dos Estados. Tras el reciente anuncio de que Israel ha aprobado planes para construir aproximadamente 5.000 nuevas viviendas en los asentamientos, Lynk señaló que "la comunidad internacional observa, a veces se opone, pero no actúa".

De hecho, las Naciones Unidas y sus instituciones son ejemplos de observadores pasivos. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas en los territorios palestinos ocupados (OCAH) informó ayer que Israel demolió 76 estructuras de viviendas en Humsa Al-Bqai'a, desplazando a 73 palestinos. El informe también señaló que 869 palestinos han sido desplazados en lo que va de 2020, y pidió a Israel "que detenga inmediatamente las demoliciones ilegales". Es una típica declaración de la ONU sin dientes que Israel, por supuesto, ignorará.

Es demasiado simplista decir que Israel ha aprovechado el enfoque del mundo en las elecciones de EE.UU. para seguir adelante y destruir casi por completo un pueblo palestino entero. Nada ha impedido a Israel hacer cosas como estas antes, porque la comunidad internacional no se ha unido colectivamente contra el colonialismo. Todo lo que las Naciones Unidas han hecho es remitirse al derecho internacional mientras ayudan a Israel a violar la Ley, utilizando así su propio poder y la falta de responsabilidad para transferir la impunidad a la empresa colonial de los colonos en Palestina. Al igual que con su respuesta a la expansión de los asentamientos de Israel, las Naciones Unidas simplemente han evitado su deber, como de costumbre.

Lynk se ha distanciado de los halagos de la ONU sobre los acuerdos de normalización entre Israel y algunos Estados del Golfo, que ahora se están extendiendo a otros países árabes, como reveló en octubre el embajador de EE.UU. en Israel, David Friedman. "Mientras que Israel puede haber archivado sus planes para la anexión de facto de los asentamientos en agosto", advirtió el funcionario de la ONU, "continúa con la anexión del territorio palestino a través de este implacable crecimiento de los asentamientos".

LEER: Es la mayor demolición israelí en la Cisjordania ocupada desde hace años según la ONU

La anexión se ha pospuesto hasta que se completen los acuerdos de normalización árabes con Israel. Declaraciones como las de la semana pasada sólo validan la estrategia del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu, que fue difundida repetidamente en los medios de comunicación israelíes pero nunca fue cuestionada políticamente por la Autoridad Palestina. De hecho, la AP sólo expresó sus objeciones cuando su abandono por los antiguos aliados regionales se hizo evidente. Una vez más, no hay que admirar la lucha no edificante de los dirigentes palestinos por abrazar el paradigma de los dos Estados. Esa "solución" confiere legitimidad a decenios de expansión colonial israelí y sólo busca una rendición de cuentas parcial, algo que Israel y la comunidad internacional pueden descartar fácilmente.

La distinción entre la anterior expansión de los asentamientos de Israel y la nueva ola es superficial. La primera empresa colonial del sionismo, que fue legitimada como un Estado y reconocida por la comunidad internacional, está libre de críticas, y mucho menos sujeta a la rendición de cuentas. En lo que respecta a la ONU, la expansión de los asentamientos sólo se reconoce como una violación en relación con el compromiso de dos estados que defiende. En cuanto a la anexión de facto a la que Lynk se refirió, la ONU prefiere permanecer en silencio hasta que el territorio sea formalmente robado. Sólo entonces pueden los palestinos esperar algún tipo de declaración que, una vez más, lamentará la amenaza a la política de "dos estados" pero ignorará la muy real amenaza existencial para el pueblo de la Palestina ocupada.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestinaUNUNRWA

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines