Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sisi podría haber restablecido a Egipto como un actor regional clave, pero ha optado por no hacerlo

El presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi en Moscú, Rusia, el 13 de febrero de 2014 [Sasha Mordovets/Getty Images]

A finales de septiembre de 2001, el ex primer ministro israelí Ariel Sharon irrumpió en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa, y horas más tarde estalló la Segunda Intifada (Al-Aqsa). Las manifestaciones se extendieron por las capitales árabes durante semanas, junto con llamamientos a boicotear los productos estadounidenses e israelíes.

Estaba en mi primer año de universidad y vi a miles de estudiantes manifestándose en El Cairo, Al-Azhar, Ain Shams y otras universidades egipcias, así como en las calles y plazas principales. Nunca olvidaré la enorme manifestación en la mezquita de Al-Azhar cuando miles de egipcios furiosos protestaron contra las violaciones israelíes de la santidad del tercer lugar más sagrado del Islam, y la primera Qiblah (dirección de la oración) de los musulmanes.

En aquel entonces, las fuerzas de seguridad egipcias no suprimieron ninguna de estas manifestaciones. El régimen de Mubarak permitió que la gente expresara su indignación a través de protestas y campañas de boicot que denunciaban la agresión israelí. El régimen estaba bien cualificado para desempeñar este papel, utilizando a las masas para enviar mensajes al mundo, abriendo al mismo tiempo un espacio limitado para que expresaran su ira sobre determinadas cuestiones, siempre que no estuvieran vinculadas a los llamamientos a la democracia o a la rotación del poder en Egipto.

Estas escenas me vinieron a la mente mientras seguía cómo el actual régimen de Abdel Fattah Al-Sisi ha manejado el tema de las caricaturas ofensivas del Profeta Mahoma (la paz sea con él) y el boicot a los productos franceses. Los medios de comunicación favorables al régimen en Egipto han difundido el mensaje de que los boicots son blasfemias turcas que deben ser rechazadas por los egipcios, que sólo defenderán al Profeta imitando su moral y sus valores.

LEER: El veterano periodista Robert Fisk muere a los 74 años

Ahmed Moussa es probablemente el periodista más cercano al régimen de Al-Sisi. Hace unas semanas, pidió a los egipcios que boicotearan los productos turcos en una campaña lanzada por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, que el régimen de Egipto apoyó, como de costumbre.

"Las campañas de boicot son una expresión de la ira popular y no tienen nada que ver con las posiciones de los regímenes gobernantes", afirmó Moussa. "Es un deber, porque quien elija ser hostil con nosotros será tratado con la misma actitud". Me encontré de acuerdo con él por primera y quizás la última vez en mi vida.

Esto es precisamente lo que el régimen de Mubarak creía, ¿por qué Al-Sisi no siguió el ejemplo de Mubarak? Podría haber restaurado a Egipto como un actor regional clave, pero optó por no hacerlo. Probablemente hay tres razones principales para esto.

Para empezar, Al-Sisi y su régimen no permiten que se desarrolle ningún movimiento popular organizado, aunque esté destinado a defender al Profeta (la paz sea con él). El actual régimen militar ve el peligro en cualquier reunión popular, y las campañas de boicot o incluso una postura unida en los medios de comunicación social se consideran amenazas alarmantes para su estabilidad y supervivencia. Si una campaña popular para boicotear los productos franceses en apoyo del Profeta tiene éxito, entonces tal vez otra campaña que llame a la gente a la desobediencia civil o a tomar las calles contra Al-Sisi y su régimen también podría ser eficaz. O eso cree el régimen.

Además, hay que tener en cuenta las relaciones de El Cairo con Francia. Esto es exactamente lo que Khaled Al-Jundi, una figura religiosa pro régimen, se refirió cuando dijo que "las relaciones económicas entre Egipto y Francia son sólidas" al revisar algunas cifras sobre el intercambio comercial entre los dos países basadas en un informe de la Agencia Central de Movilización Pública y Estadística (CAPMAS). Según Al-Jundi, una campaña de boicot podría destruir los puestos de trabajo de 38.000 trabajadores en las fábricas de propiedad francesa de Egipto.

LEER: La participación en las elecciones parlamentarias de Egipto sólo fue del 28%

Tal vez la razón más importante es la disputa entre Egipto y Turquía desde el golpe militar de julio de 2013 que llevó a Al-Sisi al poder. El régimen egipcio, incapaz de seguir el ritmo de los movimientos turcos en la región, ha abandonado el papel histórico de Egipto en la solución de los problemas árabes y musulmanes.

Hoy en día, la prioridad de Al-Sisi en estas situaciones es vincular cualquier campaña popular con Turquía y, por tanto, desacreditarla a sus ojos. Esto es lo que dijo Amr Adeeb en el canal saudí MBC Egypt, cuando subrayó que el boicot de los productos franceses es la encarnación de una disputa turco-francesa y que la cuestión no va más allá de la rivalidad política.

Lo que está sucediendo ahora le dio a Al-Sisi una verdadera oportunidad de restaurar la reputación de Egipto como un país árabe y musulmán líder, incluso en parte. Podría haber imitado a Mubarak, pero en cambio insistió en continuar con sus políticas estériles que han hecho de Egipto, su régimen y los medios de comunicación un chiste.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoOriente MedioTurquíaUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines