Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La humillación a los árabes

Unos artistas palestinos escriben en árabe "Cualquiera menos el Profeta" mientras dibujan un mural con el retrato del Presidente francés Emmanuel Macron en el campamento de refugiados de Nusseirat, en el centro de la Franja de Gaza, el 28 de octubre de 2020, mientras denuncian la defensa que hace Macron de las caricaturas que retratan al Profeta Mahoma. [MOHAMMED ABED/AFP vía Getty Images]

En los últimos días se han producido dos incidentes importantes de extrema crueldad y humillación sin precedentes contra los países árabes. Estos incidentes son una prueba de los bajos niveles que las naciones árabes han alcanzado recientemente. Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿por qué estos países aceptan la humillación y el chantaje?

El primer incidente se refiere a la degradación del Sudán por parte de los Estados Unidos y al grado de desprecio del presidente Donald Trump cuando redujo la celebración de la normalización a una llamada telefónica con el primer ministro israelí Netanyahu, informándole de que Jartum aceptaba los dictados de los Estados Unidos. Al día siguiente, Sudán fue retirado de la lista negra de Estados Patrocinadores del Terrorismo, a cambio de inclinarse ante los israelíes.

No hace falta decir que el presidente Omar Al-Bashir y su régimen resistió todos los dictados de EE.UU. sobre Sudán durante décadas, no sólo años. Esto significa que decir "no" a los americanos es de hecho posible, y que el único cambio que tuvo lugar alterando la posición sudanesa es que los gobernantes de Sudán han cambiado, y los que están en el poder ahora tienen intereses en el apoyo americano que los mantendría en el poder. Este apoyo no beneficia al pueblo sudanés, sino que significa que podrían encontrarse viviendo bajo un nuevo régimen autoritario respaldado por Washington.

LEER: Turquía emprenderá acciones legales contra Francia por “racismo y odio cultural”

El segundo incidente fue la declaración oficial francesa en la que se pedía a los países árabes que no boicotearan los productos franceses, junto con un tweet en árabe del presidente francés Macron, en el que se confirmaba que no se retractaba de sus ofensas. La ironía aquí es que Francia, que ofendió a los árabes, en lugar de disculparse o incluso guardar silencio como mínimo, está exigiendo a los regímenes árabes que detengan cualquier protesta o boicot a los productos franceses. La declaración francesa transmite el colmo de la arrogancia. Conlleva los más altos niveles de indignidad hacia los regímenes árabes, ya que no sólo hace caso omiso de la ira popular árabe, sino que también pide a los países árabes que repriman a su pueblo, impidiéndoles la protesta pacífica representada en las campañas que piden el boicot de los productos franceses. Esta declaración es una prueba del desprecio con el que Francia trata a los países árabes.

Manifestantes palestinos levantan pancartas de protesta contra el acuerdo de normalización de Sudán con Israel, en la ciudad de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza, el 24 de octubre de 2020. [DIJO KHATIB/AFP vía Getty Images]

No deberíamos preguntarnos por qué los países occidentales nos tratan de esta manera, porque cualquier país que tenga la capacidad de dominar lo hará, sin dudarlo. La pregunta que deberíamos hacernos es: ¿por qué nuestros regímenes árabes se han hundido hasta este bajo nivel de dignidad, y por qué están aceptando la humillación? La respuesta es clara y sencilla: los regímenes que llegan al poder por voluntad de su pueblo no aceptan la humillación, siempre disfrutarán de la independencia y reflejarán la voluntad de las masas. Sin embargo, cualquier régimen político que tome el poder por la fuerza de la opresión, la tiranía y el autoritarismo, temerá la ira de Trump, Macron y otros, mientras se preocupan por su posición de poder y desatienden a las masas.

Las democracias elegidas no se someten a las presiones externas. En cuanto a los gobernantes que vienen en la espalda de un tanque o a través de la represión, la tiranía y la intimidación del pueblo, siempre estarán buscando cualquier legitimidad o apoyo del exterior. Hay muchos ejemplos de esta teoría, el más destacado de los cuales es la diferencia de posiciones de Egipto entre 2012 y hoy. En 2012, el presidente elegido pudo detener la agresión israelí contra Gaza, mientras que hoy, ni siquiera hubo una declaración denunciando el abuso de Macron. El principal problema de los países árabes es la ausencia de democracia y de derechos humanos, y la marginación de la población, lo que hace que los regímenes árabes estén más cerca de Washington y de París que de su propio pueblo. Los gobernantes árabes no se preocupan por la gente de sus países porque no les interesan los votos electorales, ni las urnas.

Detener el actual ataque a la dignidad árabe requiere una verdadera transformación democrática. Exige regímenes que representen a su pueblo y necesita gobernantes que los teman más de lo que temen a Trump y a Macron, y que también se preocupen por los resultados de las elecciones y las urnas. A menos que esto ocurra, los árabes sólo pueden esperar un mayor desprecio hacia ellos mismos, su religión y sus símbolos procedentes del resto del mundo.

LEA: La normalización no ha logrado cambiar la solidaridad árabe con Palestina

Traducido de Al-Quds Al-Arabi, 26 de octubre de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFranciaOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines