Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando el Nació de la República de Turquía

El 29 de octubre de 1923 Nació la República Turca Mustafa Kemal Ataturk un ex comandante militar asumió la presidencia y declaró el fin del gobierno otomano tras el final de la Primera Guerra Mundial

Qué?: Mustafá Kemal Ataturk declaró el nacimiento de la República de Turquía y se convirtió en su primer presidente.

Dónde? Ankara, Turquía.

Cuándo?: 29 de octubre de 1923

¿Qué ocurrió?

"Caballero". Declararemos la república mañana", dijo Mustafa Kemal Ataturk a los legisladores en una cena en la víspera del 29 de octubre de 1923. En una sesión parlamentaria al día siguiente, la república fue votada y Ataturk fue elegido para dirigirla.

Aunque Turquía ya había sido una república de facto durante tres años desde la apertura de la Gran Asamblea Nacional de Turquía, oficialmente seguía siendo gobernada por el emperador otomano. La declaración de Ataturk puso fin a seis siglos de dominio imperial. Utilizaría su nuevo poder para embarcarse en un ambicioso proyecto de construcción de una identidad nacional moderna y laica, que le haría ser venerado como el padre de la nación. El nombre "Ataturk" significa literalmente "padre de los turcos".

Nacido en Salónica, en la actual Grecia, como Ali Reza Oglu Mustafa ("Mustafa hijo de Ali Reza"), la vida temprana de Ataturk estuvo influenciada por el desmoronamiento del orden otomano en Europa. Como musulmán de clase media de habla turca, esto habría moldeado sus actitudes hacia el sistema otomano.

LEER: Erdogan: Rusia no apoya la estabilidad en Siria

Ha habido mucho debate sobre los orígenes étnicos de Ataturk. Algunos creen que su padre era de origen albanés, aunque otros afirman que era turco. Los antecedentes de su madre también han sido objeto de un intenso debate sobre si ella era turca o no. Algunos afirman que los orígenes de Ataturk son judíos o búlgaros, lo que ilustra a su manera el hecho de que el Imperio Otomano era étnica, cultural y religiosamente diverso.

Las nociones premodernas de etnicidad difieren mucho de las ideas modernas. Ataturk nació en una época en que las viejas ideas sobre la identidad y la pertenencia estaban siendo eclipsadas por la nueva forma de pensar. Crecer en este ambiente y asistir a escuelas militares aseguró que su trayectoria profesional lo llevara al Ejército Otomano. Héroe de guerra que se ganó sus galones en la guerra italo-turca de 1911-1912, en los Balcanes, en la Primera Guerra Mundial y en la Guerra de la Independencia, Ataturk ya era un hombre admirado por muchos incluso antes de convertirse en Presidente de la República.

El objetivo central durante su mandato fue construir un Estado nacional moderno con una fuerte identidad turca. La mayoría de las personas que vivían dentro de las fronteras de la recién formada república no encajaban en las nuevas ideas sobre la etnia. La gente tenía muchos antecedentes diferentes, como los de Europa central y oriental, África del Norte, Asia central y los árabes. Todos tenían que ser "turquizados" y por eso muchas de las medidas antiotomanas de Ataturk se referían tanto a la construcción de la identidad turca como a la relegación del Islam y su práctica a la esfera personal.

Por ejemplo, en 1928 la nueva república promulgó una serie de reformas que condujeron a la conversión del alfabeto de la escritura árabe otomana a una versión latinizada. La intención era romper con el pasado otomano, que para cuando nació Ataturk se caracterizaba por un orden político fallido, revoluciones, guerras y afirmaciones étnicas de autodeterminación, y crear una nueva identidad distintiva.

LEER: Chipre del Norte, administrado por Turquía, se prepara para las elecciones

Esto se complicó por la presencia de una mayoría musulmana en Turquía y la práctica del Islam, que chocó con la noción de Ataturk de un estado secular. En ese momento, la identidad musulmana suní era una parte crucial de ser turco. En el decenio de 1920, los cristianos griegos otomanos y los musulmanes griegos fueron expulsados de sus respectivos países e intercambiados por los nuevos gobiernos de Atenas y Ankara. Ser musulmán y turco estuvieron así unidos desde el principio de la república.

A pesar de ello, las reformas de Ataturk abolieron los tribunales califales y la Sharia, e impusieron la vestimenta europea a hombres y mujeres mientras hacía que el Islam se subordinara al nuevo orden político. Llegó a forzar que la llamada a la oración que se hacía desde las mezquitas fuera en turco en vez de en árabe como era y sigue siendo en todas las mezquitas del mundo. Este cambio en Turquía duró hasta 1950 cuando volvió al árabe tradicional. El país ha experimentado un resurgimiento gradual de la conciencia y las prácticas islámicas en los últimos decenios.

El enfoque descendente de la gobernanza creó un marco autoritario para el liderazgo en la República de Turquía. Aunque ahora es indudablemente una democracia, en la cultura política turca sigue existiendo una preferencia por los dirigentes fuertes, rasgo que se ha visto reforzado por frecuentes golpes e intentos de golpe de Estado militares. En muchos sentidos, éste es el legado de Ataturk en la Turquía moderna.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEn ese díaEuropa y RusiaRegiónTurquíaVideos y Fotos Historias

Periodista e investigadora de radiodifusión y digital.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines