Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La verdadera crisis de Macron tiene más que ver con los valores franceses que con el Islam (Parte 1)

La gente protesta contra el presidente francés Emmanuel Macron en la capital de Irak, Bagdad, el 17 de septiembre de 2020 [AHMAD AL-RUBAYE/AFP/Getty Images]

La feroz campaña de Emmanuel Macron contra el Islam y los musulmanes no ha salido de la nada. Es el producto de un racismo arraigado en lo profundo de la psique francesa. Es una crisis de los valores franceses, no del Islam.

Como un estado supuestamente secular, Francia no quiere reconocer el Islam como una religión, incluso separándolo del estado, como lo hizo con el Cristianismo en 1905. Los franceses consideran a sus conciudadanos musulmanes como un problema; son intrusos que no pueden ni deben ser integrados en la sociedad francesa o su cultura. El Estado prohíbe el nombramiento de musulmanes en las diferentes instituciones del Estado, independientemente de sus calificaciones y competencias, y a pesar de que hay más de seis millones de ciudadanos franceses de origen musulmán.

Muchos musulmanes franceses nacieron y se criaron en el país, hijos y nietos de aquellos a quienes Francia utilizó en sus conquistas de los países que colonizó, y que la defendieron durante dos guerras mundiales. Fueron alojados en guetos aislados y empobrecidos en las afueras de las principales ciudades francesas, para ser tratados con un racismo odioso en lo que respecta al empleo, la atención sanitaria y la educación.

El racismo francés y la supremacía blanca prevalecen en la sociedad y se manifiesta en todo el espectro político, desde la extrema derecha hasta la izquierda progresista. Apenas hay diferencias entre ellos. Recuerden, por ejemplo, a Jacques Chirac, el ex presidente socialista de Francia. En 1991, consoló a los trabajadores blancos que vivían entre los inmigrantes árabes y africanos, y se preguntó cómo podían soportar sus olores desagradables y sus ruidos molestos. Estas palabras racistas y ofensivas fueron recibidas con gran apoyo popular; el primero en aplaudir las palabras de Chirac fue el líder del Frente Nacional de derecha racista de la época, Jean-Marie Le Pen.

LEER: El presidente francés fomenta la islamofobia según Pakistan

De hecho, las palabras del presidente no fueron muy diferentes de lo que dijo el ministro del Interior de extrema derecha, Gerald Moussa Darmanin, cuando recientemente expresó su molestia y asombro por la presencia de secciones especiales para productos alimenticios halal en las tiendas de toda Francia, pero no le molestan las secciones especiales para alimentos kosher. Señaló que, en los últimos años, el gobierno de Macron ha cerrado 358 instituciones musulmanas, incluidas mezquitas, y ha deportado a 480 extranjeros. Su abuelo era argelino, por cierto, de ahí su segundo nombre. El ministro ha sido claramente asimilado con tanto éxito que sus propios ancestros no significan nada para él.

El problema de Francia con el Islam, por lo tanto, no es nuevo, y no acaba de aparecer con el asesinato de un maestro de escuela que se burló del Profeta Mahoma, la paz sea con él. Como educador, se esperaba razonablemente que considerara las creencias de sus alumnos adolescentes al planear sus lecciones, pero aparentemente decidió hablar y mostrar las ofensivas caricaturas de Charlie Hebdo una vez más. Se informó que les dijo a sus estudiantes musulmanes que abandonaran el aula si se iban a ofender. ¿Dónde estaba la igualdad y el acceso igualitario a la educación al hacer eso?

Este es un problema profundamente arraigado en la sociedad francesa y el joven y ridículo colonizador Macron lo expresó cuando desafió a los musulmanes de todo el mundo y reiteró que volvería a publicar las caricaturas y que no las dejaría ir. Está decidido a humillar a los musulmanes e incitar a la gente contra ellos en Francia, y posiblemente en otros lugares, creando un ambiente hostil. El apuñalamiento, del que se tiene poco conocimiento, de dos mujeres que llevaban el hiyab cerca de la Torre Eiffel y el llamamiento a quemar mezquitas son sólo dos manifestaciones del odioso racismo del presidente francés.

Las autoridades francesas han aprovechado el incidente en su beneficio, lanzando frenéticas campañas de seguridad, políticas y mediáticas contra los musulmanes. Los grupos de la sociedad civil han sido blanco de ataques, incluido el Colectivo contra la Islamofobia en Francia, que vigila los delitos de islamofobia. También proporciona apoyo jurídico a las víctimas, lo que significa que los ataques contra la gente común pueden continuar más o menos sancionados por el gobierno de Macron y sin que haya nadie que defienda a las víctimas. Además de las violaciones de la derecha contra los ciudadanos musulmanes franceses, hemos visto cómo se cerraban mezquitas, escuelas y tiendas con el pretexto de combatir el terrorismo "islamista".

Macron anunció a principios de este mes - mucho antes del asesinato del profesor - la promulgación de una ley para crear un "Islam francés" para luchar contra lo que llamó "separatismo islámico", imponiendo condiciones a las asociaciones y ciudadanos para asegurar su laicidad. Los teóricos de la conspiración podrían decir que el asesinato del profesor fue una operación de falsa bandera planeada a puerta cerrada para "probar" la tesis de Macron sobre la "crisis" del Islam. Eso podría explicar por qué el joven checheno responsable fue asesinado en lugar de ser capturado y arrestado, y llevado a juicio público, cuando la verdad saldría a la luz. Con él fuera de juego, no tenemos otra opción que tragarnos la versión de los hechos de los servicios de seguridad.

LEER: Las caricaturas francesas son provocativas para el Islam y sus creencias, declaró Hamas

Vale la pena comparar el incidente y la respuesta francesa con lo que ocurrió en Christchurch (Nueva Zelanda) el año pasado, cuando un joven extremista llamado Brenton Tarrant disparó contra los fieles de la mezquita de Al-Noor y el Centro Islámico de Linwood, matando e hiriendo a más de 100 musulmanes. La policía de Nueva Zelandia detuvo y arrestó al autor; fue juzgado y ahora está en prisión cumpliendo una sentencia de cadena perpetua. En Francia, el asesino fue eliminado inmediatamente y la verdad murió con él, creando la atmósfera perfecta para que los políticos hicieran declaraciones escandalosamente provocadoras contra un gran segmento de la población. Macron obviamente sabe que su popularidad está disminuyendo debido a sus fracasos en política interna y externa, por lo que está apelando a la extrema derecha para que lo apoye en las próximas elecciones.

Comparemos también la insensatez de Macron al alimentar el odio y la intolerancia en la sociedad, con la forma en que la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, contuvo la crisis de su país de manera sabia y racional. Se ganó el respeto de la gente de todo el mundo, musulmanes y no musulmanes por igual, por su humanidad en la forma en que se preocupaba por sus ciudadanos y respetaba su fe.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, celebra una concentración en honor de los muertos en la masacre de Christchurch el 22 de marzo de 2019 [MARTY MELVILLE/AFP/Getty Images]

La islamofobia está profundamente arraigada en la sociedad francesa y los políticos la alimentan bajo falsos lemas como el liberalismo, la libertad de expresión, los derechos humanos, la afirmación de "los valores de la república" y la aplicación del laicismo, así como el mayor mito de todos: "Liberté, égalité, fraternité". La esencia de esto ignora e incluso fomenta la discriminación y el racismo contra los musulmanes y otras minorías marginadas. Macron puede predicar sobre la libertad de expresión, los derechos humanos y los valores de la república y, sin embargo, rechaza cualquier expresión de identidad islámica por parte de los ciudadanos musulmanes franceses.

Francia tiene una historia de violencia verdaderamente terrible en los países árabes y africanos que colonizó. Los detalles no necesitan ser relatados aquí; los franceses pueden negarlo y tratar de blanquear su historia, pero muchos siguen vivos y fueron testigos del terrorismo de Francia de primera mano. La realidad detrás de la fachada brillante y el razonamiento elocuentemente engañoso es que Francia nunca ha sido un país civilizado, sino un lugar de intolerancia, injusticia y oscuridad. Su Museo de la Humanidad, adornado con los cráneos de argelinos y otros ejecutados por Francia, es testimonio de la magnitud de su brutalidad y criminalidad. Si Francia llora hoy por el terrorismo, es porque, como el difunto Malcolm X dijo una vez sobre América, los pollos vuelven a casa para descansar.

LEER: Turquía continuará la exploración en el Mediterráneo Oriental hasta el 4 de noviembre

Correspondió al presidente turco Recep Tayyip Erdogan recordar a Francia su vergonzoso pasado. Es el único presidente en el mundo musulmán que defendió el Islam y los musulmanes, y advirtió a Macron sobre el insulto a la fe de más de mil millones de personas. Erdogan también dijo que la charla de Macron sobre la remodelación del Islam ilustra su falta de conocimiento y su homólogo francés debería "tener un chequeo mental".

Las palabras del turco Erdogan parecen haber calmado los corazones de millones de musulmanes en un momento en que sus propios gobernantes les han defraudado al no defender el Islam y el Profeta, la paz sea con él. Sus líderes no pronunciaron una palabra en respuesta a las declaraciones de este necio vengativo que parece desear una guerra religiosa. Debería tener cuidado con lo que desea.

El pensador francés Michel Onfray dice que vivimos en una época de civilización post-cristiana. Por lo tanto, la crisis de Francia, y la verdadera crisis de Macron, es que quiere resucitar la herencia cristiana de su república secular para enfrentarse al Islam. La ironía se perderá con él, pero debe saber que el Islam vencerá, y no será vencido, por la voluntad de Dios. Y que cada vez que las fuerzas en su contra se hacen más fuertes, se expande y se extiende. El bobo Emmanuel Macron descubrirá que está inclinando su lanza hacia los molinos de viento.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaOriente Medio

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines