Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

HRW: Las protestas están asustando al gobierno egipcio

El empresario egipcio autoexiliado Mohamed Ali mira su portátil durante una entrevista en una oficina cerca de Barcelona el 23 de octubre de 2019 [JOSEP LAGO/AFP vía Getty Images]

Los arrestos masivos y la dura respuesta ante las protestas del 20 de septiembre muestran lo mucho que las autoridades egipcias temen las protestas masivas, escribe el investigador de MENA para Human Rights Watch Amr Magdi.

“Lo que estas protestas nos dicen es que los egipcios no han renunciado a sus derechos humanos, a pesar de vivir bajo un gobierno que hace muy costoso el ejercicio de esos derechos”.

El 20 de septiembre, las protestas estallaron en algunos de los pueblos y ciudades más pobres del país, desde Damietta en el norte, hasta Luxor y Aswan en el sur.

Los egipcios respondían a un llamamiento del denunciante exiliado Mohamed Ali y se vieron impulsados por el aumento de la pobreza y la subida de los precios, que dejó a muchos sin poder comprar alimentos.

La austeridad económica actual se ha visto agravada por la pandemia mundial de coronavirus. Además, cientos de miles de egipcios corren el riesgo de quedarse sin hogar después de que el gobierno estipulara que debían hacer un pago inicial para la reconciliación si sus casas se construían “ilegalmente”.

LEER: Hamas y Egipto discuten la apertura del cruce de Rafah de forma permanente

Si no hacen el pago, sus casas serán demolidas. Miles de personas han visto sus casas destruidas sin recibir compensación.

Desde que comenzaron las protestas, unas 2.000 personas han sido arrestadas, según el abogado de derechos humanos Khaled Ali.

Según Belady, 110 menores y niños fueron arrastrados por la represión. El 9 de octubre, 79 fueron puestos en libertad y 31 seguían detenidos.

Dos de los niños detenidos, Yahya Qader y Mohammed Amad, tenían 11 y 12 años.

Las fuerzas de seguridad han respondido con gas lacrimógeno y munición real para dispersar a los manifestantes. Las autoridades dispararon a Awais Al-Rawi en la cabeza, matándolo, después de que se opusiera a que entraran en su casa de Luxor sin una orden judicial.

El primer “Viernes de Furia”, las fuerzas dispararon a Samy Basheer de 25 años en Giza mientras se manifestaba.

A pesar de todos los arrestos, la represión y la respuesta violenta, los egipcios siguen saliendo a la calle y reclamando sus derechos.

“A medida que se acerca el décimo aniversario del levantamiento de enero de 2011”, escribe Magdi, “las protestas de septiembre deberían recordar al gobierno que la represión no puede garantizar la estabilidad”.

Categorías
ÁfricaEgiptoHRWNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines