Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La popularidad de Turquía aumenta en Palestina mientras disminuye el papel de Egipto

La gente se reúne para celebrar después de que Hamas y Fatah llegaron a un acuerdo en El Cairo, en la ciudad de Gaza, Gaza el 12 de octubre de 2017 [Agencia Mustafa Hassona/Anadolu]

No es ningún secreto que el papel de Egipto en Palestina ha ido disminuyendo, especialmente después de no haber mediado en un alto el fuego entre Hamas e Israel, lo cual hizo Qatar en su lugar. Además, las conversaciones de reconciliación patrocinadas por Turquía entre Hamas y Fatah pusieron de manifiesto el declive regional de El Cairo en favor de Doha y Ankara.

Egipto no ha apoyado a los palestinos en varias ocasiones, a pesar del hecho de que El Cairo considera que la Franja de Gaza es su patio trasero y cree que tiene el derecho exclusivo de hablar en nombre del pueblo de Palestina. ¿Acudieron los palestinos a otras partes porque consideraban que Egipto era un mediador deshonesto y tendente hacia Israel? Pedirá Israel el apoyo de otras partes y también dará la espalda a Egipto?

Es significativo que una delegación oficial de Fatah que incluía a miembros del comité central del movimiento, Jibril Rajoub y Rouhi Fattouh, se reuniera en Turquía con una delegación de Hamas encabezada por Ismail Haniyeh y su adjunto, Saleh Al-Arouri. Hablaron de poner fin a la división, aplicar las recomendaciones de la reciente reunión de los secretarios generales en Beirut y debatir la activación del mecanismo de liderazgo conjunto. El líder de Fatah, la OLP y la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, pidieron al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que apoyara la iniciativa de reconciliación y la celebración de elecciones en Palestina. Se le pidió a Erdogan que apoyara las elecciones enviando observadores oficiales.

Cuando los secretarios generales de las facciones palestinas se reunieron en Beirut a principios de septiembre, establecieron tres comités, el más importante de los cuales es el comité de diálogo para la reconciliación entre Fatah y Hamas. Las recientes reuniones de Estambul fueron un preludio del diálogo; cada una de las partes parece estar contenta con el lugar donde se celebran sus reuniones.

LEER: Erdogan: ‘La presencia de Turquía en Qatar sirve a la estabilidad del Golfo’

La aparente falta de entusiasmo de Egipto por su papel de mediador podría deberse a que necesita el apoyo de EE.UU. en sus negociaciones con Etiopía sobre la Gran Presa del Renacimiento en el río Nilo, y no quiere hacer nada sobre Palestina-Israel que pueda molestar a Washington. Esto a pesar de que Palestina necesita mantener buenas relaciones con todos los países y partidos y construir una red de apoyo internacional.

Durante su visita a Turquía, Haniyeh se reunió con Erdogan, lo que sugiere que las acciones de Turquía están aumentando a expensas de algunos estados árabes, especialmente Egipto. Puede que los palestinos estén ansiosos por pedir apoyo a Turquía, pero ¿puede Ankara tomar el relevo de El Cairo?

Los palestinos esperan que las conversaciones de Estambul allanen el camino para una estrategia nacional integral para hacer frente a Israel, a la luz de la ola de normalización con el Estado de ocupación. Los intentos americanos e israelíes de liquidar la causa palestina son también una gran preocupación. Incluso si se reconcilian y presentan un frente unido, los palestinos necesitan el apoyo de amigos y aliados para formar un bloque árabe y musulmán significativo, que pueda respaldar su posición y rechazar la normalización por parte de algunos regímenes árabes. Parece que Turquía se inclina a aceptar ese papel, rechazando la normalización y manteniéndose a la misma distancia de todas las partes palestinas, incluidos Fatah y Hamas.

Me enteré por Egipto que El Cairo trató de celebrar reuniones con los dirigentes de Fatah y Hamas, pero la invitación fue rechazada, tal vez debido a la posibilidad de que Haniyeh fuera detenido y no se le permitiera completar su gira regional e internacional. Arabia Saudita, por su parte, presionó al Líbano para que no fuera anfitrión de la reunión de los secretarios generales, pero Irán y Hezbollah utilizaron su influencia para bloquear el esfuerzo saudí por desbaratar los esfuerzos de reconciliación.

Israel y los EE.UU. también están preocupados por estas reuniones y se oponen a cualquier paso que pueda unir a los palestinos. Esa es posiblemente otra razón para el aparente desinterés de Egipto.

Las reuniones entre Hamas y Fatah en Estambul se produjeron en el contexto del intento de la AP de retirarse del eje Arabia Saudita-Egipto y reconciliarse con Hamas, tras percibir la proximidad del colapso de esta alianza en la que se han apoyado los dirigentes políticos de Palestina durante años. La AP también está acorralada por la reciente normalización árabe con Israel. Aunque existe la preocupación de que el aumento de la influencia de Turquía podría ver a Hamas tomar el control, la normalización del Golfo fortalece a aquellos que sienten que la importancia de conseguir que Ankara se involucre supera cualquier temor sobre los movimientos de resistencia.

No obstante, la AP ha asegurado a Egipto que Turquía no asumirá su papel celebrando las reuniones en la embajada palestina en Ankara en lugar de la sede de la presidencia turca. En el mundo diplomático, esa fue una medida astuta.

LEER: Hamas condena el ataque de Bin Sultan a los líderes palestinos

La AP no parece estar reposicionándose más allá de sus alianzas regionales convencionales. Los dirigentes se decepcionaron con la reciente posición de Egipto, pero Abbas no se unirá al eje turco, que incluye a Qatar, Irán y Hamás, aunque sabe que el régimen de El Cairo no podrá evitar la hegemonía saudita. Al mismo tiempo, sin embargo, la dirección de la AP cree que las contribuciones de Egipto no cumplirán sus aspiraciones.

Las conversaciones entre Hamas y Fatah se están celebrando en condiciones regionales difíciles. Es cierto que los palestinos sienten la necesidad de una red de apoyo árabe, popular y oficial, pero esto es un problema porque varios candidatos árabes, incluido Egipto, se están centrando en sus crisis internas. Además, las alianzas regionales con los sauditas y los emiratíes -como la de Egipto- tienen intereses que entran en conflicto con los de Turquía.

Los palestinos tratan de establecer un sólido apoyo árabe y regional que les permita no sólo aplicar los resultados de las reuniones de Beirut y Estambul, sino también trabajar en la elaboración de un amplio programa nacional. Por lo tanto, los dirigentes políticos palestinos saben que la situación regional allana el camino para una mayor influencia externa que impulsará la hegemonía de los Estados Unidos e Israel y obstaculizará los esfuerzos de los países árabes, especialmente Egipto, para potenciar la causa palestina. Turquía probablemente llenará entonces el vacío resultante.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestinaTurquía
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines