Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cuál es la posición de Irán en el conflicto de Nagorno-Karabaj?

Los azerbaiyanos, que viven en Estambul, se reúnen en la Plaza Beyazit en apoyo de la lucha de su país contra Armenia, el 4 de octubre de 2020 [Agencia Elif Öztürk/Anadolu].

Mientras que la mayor parte de la atención se centra en las posiciones de Rusia y Turquía en el conflicto actual sobre la región de Nagorno-Karabaj, Irán recibe menos atención. Los primeros son los patrocinadores regionales directos de las partes armenia y azerí de la crisis, pero es probable que Irán sea el más afectado por el resultado. Además de tener largas fronteras terrestres con las dos partes en el conflicto, también hay una gran minoría azerí en Irán; de hecho, más de la que vive en realidad en el propio Azerbaiyán.

Desde el comienzo del conflicto sobre Nagorno-Karabaj tras el colapso de la Unión Soviética, Irán ha adoptado una postura proarmenia, aunque la mayoría de la población azerí es chiíta (pero la religión no desempeña un papel importante en su vida). Al mismo tiempo que Irán se ha presentado como mediador en los actuales combates, hoy en día tiene razones políticas, económicas y geopolíticas para impedir que Azerbaiyán logre una victoria militar.

Una victoria azerbaiyana significaría que se sumarían unos 130 kilómetros a las fronteras del Irán con su vecino. Teherán teme que ello dé lugar a un aumento del separatismo entre sus millones de ciudadanos azerbaiyanos, sobre todo porque un grupo de Azerbaiyán cree que Irán está ocupando el “sur de Azerbaiyán” en las provincias iraníes de Azerbaiyán Oriental y Occidental. El mismo grupo pide que se establezca un Gran Azerbaiyán que incluya a todos los azerbaiyanos a ambos lados de la frontera con Irán. Teherán teme ahora que una victoria azerí en la guerra con Armenia refuerce necesariamente la influencia de Turquía en el Cáucaso meridional -los azeríes son un pueblo turco- y alimente su auge general en la región. Esta es una preocupación para Irán, que debe considerar su propia influencia en la región.

LEER: Azerbaiyán: Armenia utiliza mercenarios de Siria y el Líbano

Además, Irán está considerando con inquietud los proyectos energéticos que Turquía está estableciendo con o a través de Azerbaiyán y Turkmenistán, con el objetivo de suministrar petróleo y gas del Mar Caspio a los mercados europeos. Esto reduciría la dependencia de Turquía del gas y el petróleo de Irán y Rusia, y Teherán cree que esto también reduce la importancia de sus propios proyectos futuros y socava su ambición de ser una fuente de energía importante para Europa. Los tres oleoductos y gasoductos existentes desde el Caspio hasta Turquía evitan pasar por territorio iraní y ruso. Para Irán -y también para Rusia- es importante que Nagorno-Karabaj permanezca en manos armenias, ya que domina el valle por el que Azerbaiyán bombea el 80% de sus exportaciones de petróleo y gas. Se piensa que esto puede estar comprometido si surge la necesidad de presionar a Turquía y a Europa.

Armenia/Azerbaiyán luchando con furia – Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Si bien la relación entre Azerbaiyán y Turquía es una fuente de confusión en Teherán, esto también se aplica a la inclinación de Azerbaiyán a convertirse en un núcleo de la OTAN en el Mar Caspio, especialmente si surge como un aliado en el que se puede confiar si resulta victorioso sobre Armenia. Irán confía en la posición francesa de apoyo a Armenia para frenar el intento de Azerbaiyán de acercarse a Occidente, pero esto puede no tener éxito a la luz del desacuerdo franco-estadounidense sobre varias cuestiones, en particular sobre el propio Irán, así como sobre el Líbano, Libia y el ascenso de Turquía como fuerza regional.

No menos importante que todo esto es la aprensión de Irán sobre la relación entre Israel y Azerbaiyán, y la fuerte presencia de seguridad israelí en Bakú. Algunos en Irán acusan a Azerbaiyán de ser la fuente de la mayoría de los ataques a instalaciones iraníes vitales, especialmente la instalación nuclear de Natanz el verano pasado. Con los Emiratos Árabes Unidos normalizando sus relaciones con Israel, Irán se ve amenazado por la presencia israelí en Azerbaiyán al norte y en el Golfo al sur.

LEER: Azerbaiyán reconoce el uso de drones turcos en el conflicto de Nagorno-Karabaj

En esta etapa, los intereses de Irán se limitan a impedir la propagación de la violencia a través de la frontera hacia su propio territorio, y posiblemente una ola de personas desplazadas. Está considerando todos estos factores mientras vigila el desarrollo del conflicto en sus fronteras septentrionales.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 7 de septiembre de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArmeniaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaAzerbaiyánIránTurquíaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines