Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A través de numerosos campos de batalla, todo el mundo está tratando de acabar con Turquía

Turkey's hydrocarbon research ship 'Yavuz' , escorted by Turkish navy, is seen offshores of the Mediterranean Sea [Turkish Defence Ministry/Handout/Anadolu Agency]

Entre el Mar Negro y el Mar Mediterráneo, se ha encendido la mecha de varias crisis. Sus personajes son una compleja red de aliados y oponentes. Estas crisis parecen tener un solo elemento en común, la lucha contra la creciente influencia de Ankara.

Desde Libia y el conflicto entre el gobierno legítimo y Haftar y sus partidarios, la crisis del Mediterráneo Oriental, la disputa turco-griega y los acuerdos marítimos en conflicto, hasta las disputas sobre el tratamiento de la cuestión palestina y las complejas crisis sirias, y finalmente la guerra entre Armenia y Azerbaiyán, encontramos que Turquía es una parte activa, ya sea directamente o a través de su apoyo a una de las partes.

Ninguna de estas crisis puede leerse aisladamente del resto, ya que el complejo entrelazamiento de intereses en conflicto hace que cada una de ellas influya directamente en la otra.

En Libia, donde el alineamiento es claro, Turquía y Qatar apoyan claramente al gobierno legítimo de Trípoli, mientras que los Emiratos Árabes Unidos y Francia apoyan a Haftar, pero los papeles de Egipto y Rusia a favor de Haftar complican aún más la escena.

LEER: Azerbaiyán niega que Turquía haya enviado combatientes sirios para apoyarla

El presidente egipcio anunció más de una vez que un ataque a Sirte por el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), respaldado por Turquía, es una línea roja para Egipto, aunque esta amenaza no fue acompañada por ninguna acción sobre el terreno.

Por su parte, Rusia se contentó con prestar apoyo a través de mercenarios y evitó una postura explícita en apoyo de Haftar. Con el frágil alto el fuego, cada campo sigue movilizando sus fuerzas, esperando la batalla decisiva.

En el Mediterráneo Oriental, aparece la misma red de jugadores, pero en un escenario más complejo. La disputa aquí es entre Grecia y Turquía sobre las fronteras marítimas, la zona económica y los derechos de las dos partes de Chipre en el Mediterráneo, pero Grecia se beneficia del apoyo de Egipto a través de un acuerdo marítimo, que se enfrenta al acuerdo de Turquía con el Gobierno de Libia de Acuerdo Nacional (GNA).

Francia declara claramente su posición de apoyo a Grecia, mientras que los Emiratos Árabes Unidos apoyan a Grecia indirectamente en los medios de comunicación y políticamente. En esta crisis, ha habido una calma relativa con el comienzo de las negociaciones turco-griegas, pero con el compromiso de Turquía de continuar la exploración y la demanda de Grecia de un mayor apoyo europeo, la crisis sigue en marcha.

El acuerdo de normalización entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel se enmarcó en estas crisis, aunque en circunstancias diferentes, pero estaba relacionado con él en términos del consenso entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel sobre la limitación del papel de Turquía en la región.

No cabe duda de que la exploración de gas israelí en el Mediterráneo oriental representa un factor adicional en el enfrentamiento entre las partes.

El cambio y la fluctuación de la red de intereses en Siria sigue siendo la principal amenaza para Turquía. Aunque el apoyo americano a los kurdos allí ha cesado casi por completo, la cautela rusa que se mueve entre la coordinación con los turcos y el ataque directo a las fuerzas turcas está agotando a Ankara política y militarmente.

Entre bastidores, los Emiratos Árabes Unidos siguen comunicándose con el régimen que apoya a los kurdos sirios. Estos acontecimientos han retrasado los esfuerzos de Turquía por facilitar el regreso de los refugiados sirios y el establecimiento de un gobierno local en las zonas que están vinculadas a Turquía en el plano de la seguridad y militar.

El estallido de la guerra entre Azerbaiyán y Armenia confirma la formación de la red de oponentes y aliados de Turquía. A pesar del conflicto de intereses o al menos su ausencia entre los partidarios de Armenia, todos lo apoyan frente a Azerbaiyán, que cuenta con el apoyo de Turquía.

Turquía pretende liberarse de los grilletes impuestos por las importaciones de energía gracias al gas natural que se encuentra en el Mar Negro – Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Rusia, Francia y los Emiratos Árabes Unidos mantienen cálidas relaciones con Armenia y, a pesar de las posiciones iniciales que parecen equilibradas, estas fuerzas han mostrado en el pasado apoyo político, mediático y militar a Armenia. El más reciente fue el préstamo ruso a Armenia para comprar sistemas de defensa y armas rusas.

A pesar de la presencia de Francia y Rusia junto a los Estados Unidos en la dirección del Grupo de Minsk de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que es el mediador oficial entre las dos partes en el conflicto, las posiciones francesa y rusa representan un flagrante prejuicio a favor de Armenia.

El gas es el vínculo más importante entre lo que está ocurriendo entre Armenia y Azerbaiyán con la crisis del Mediterráneo Oriental. Turquía ha trabajado en los últimos años para reducir su dependencia del gas ruso, que solía satisfacer alrededor del 60% de las necesidades energéticas de Turquía a través del gasoducto que se extiende desde Azerbaiyán y lo conecta con Europa.

Los descubrimientos turcos en el Mar Negro y los intentos de exploración en el Mediterráneo también se inscriben en el marco de este objetivo. Dado que Rusia es la mayor víctima de esta política, se esforzó por apoyar el estallido de operaciones militares en zonas cercanas al gasoducto en Azerbaiyán y por apoyar el eje opuesto al GNA en Libia a fin de reducir la capacidad turca de reducir la dependencia del gas ruso.

El eje anti-Turquía está formado por actores que están unidos sólo por la preocupación por el creciente papel de Turquía en la región, por lo que encontramos un movimiento coordinado en todas estas crisis.

El papel de Rusia en Libia está vinculado a las políticas de Moscú en el norte de Siria y está relacionado con el fomento del conflicto entre Armenia y Azerbaiyán. Mientras tanto, los papeles de los Emiratos en todos estos expedientes vienen en apoyo de los opositores de Turquía aunque no haya un interés directo por Abu Dhabi, como es el caso del apoyo a los kurdos en Siria, Grecia y Armenia.

LEER: Los Emiratos Árabes Unidos anuncian su candidatura al Consejo de Seguridad de la ONU

En cuanto a Francia, que trata de recuperar el alcance de su influencia colonial, representa una posición avanzada contra los turcos, incluso bajo la cúpula de la OTAN y sin tener en cuenta otras posiciones europeas. En cuanto a los EE.UU., su papel de “entrada y retirada” ha disminuido drásticamente en los últimos años.

Hoy en día, todos estos países se mueven en el vacío dejado por la ausencia de Washington y Turquía se enfrenta a enormes desafíos para demostrar su capacidad de desempeñar el papel de una potencia regional efectiva.

Con el creciente grado de hostilidad hacia ella desde este variado eje, Turquía tendrá que elegir sus batallas cuidadosamente y formar sólidas alianzas en la dirección opuesta, a fin de formar un frente regional unido contra los proyectos de dominación regional e internacional.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en el Nuevo Khaleej el 30 de septiembre de 2020.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArmeniaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChipreEgiptoEuropa y RusiaFranciaGreciaLibiaOriente MedioRusiaSiriaTurquíaUnión EuropeaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines