Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La normalización con Israel y la respuesta palestina

Una protesta contra la normalización de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein con Israel en la embajada de los Emiratos Árabes Unidos en Sudáfrica el 15 de septiembre de 2020 [BDS Sudáfrica]

Ha habido una brecha en el Frente Árabe a favor de Israel y en contra de Palestina. Los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han causado una amplia brecha en el Golfo en beneficio de Israel, mediante la firma del llamado Tratado de Paz entre dos partes que ni siquiera están en guerra. Utilizaron detalles específicos en el título del tratado llamándolo “paz a cambio de paz” y “paz a cambio de economía”, emitiendo así excusas que son inaceptables y que nunca pueden ser convincentes bajo ningún pretexto.

En la Conferencia de Madrid de 1991, encabezada por los Estados Unidos y la Unión Soviética en ese momento, se utilizó el lema “Tierra por Paz”, que estipulaba la retirada de Israel a las fronteras del 5 de junio de 1967, entre otras cosas. Yitzhak Shamir, el primer ministro de Israel en ese momento, hizo un cambio fundamental al lema de la conferencia propuesta, llamándolo “Paz por Paz”, lo que significaba que los árabes y los palestinos debían rendirse a los planes sionistas en el Oriente Medio, y no sólo en Palestina.

En otras palabras, después de 29 años los Emiratos Árabes Unidos, bajo el liderazgo de Mohammed Bin Zayed, adoptaron el proyecto del Likud “Paz para la Paz”, que Shamir pidió en Madrid en 1991.

A pesar de las conocidas relaciones del Rey de Bahrein, Hamad Bin Isa, con el lobby sionista de los EE.UU. y con los dirigentes israelíes, de las que todos los expertos en asuntos árabe-israelíes tienen conocimiento desde principios de los años 90, no pudo hablar de esas relaciones en público, a pesar de filtrar información sobre ellas aquí y allá.

LEER: Trump marca el “amanecer de un nuevo Oriente Medio” mientras Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein firman “acuerdos de paz”

En 2019, el Rey Hamad Bin Isa recibió al Rabino Principal de Israel Shlomo Amar en su palacio de Manama. Antes de eso, en 2018, se envió una invitación especial al rabino de Nueva York Marc Schneier, que fue acompañado por una gran delegación de judíos a Bahrein. El príncipe heredero de Bahrein asistió a celebraciones y festivales judíos en California, y su ministro de Relaciones Exteriores, Khalid Al-Khalifa, no oculta sus contactos con los sionistas en Nueva York y Washington durante las sesiones de la Asamblea General, a las que asiste todos los años.

El rey Hamad Bin Isa se reunió con el rabino Marvin Hier, decano del Centro Simon Wiesenthal de California, así como con el director adjunto del Centro, el rabino Abraham Cooper. Ambos se reunieron con el rey en Manama en 2017 y dijeron a los medios de comunicación que el rey les había expresado su absoluto rechazo al boicot árabe a Israel, y que estaba dispuesto a romperlo.

Así que no hay nada nuevo en la reciente normalización de Bahrein con Israel y el intercambio de representación diplomática con la entidad sionista. No es sorprendente que el rey fuera a Washington para asistir a la humillante ceremonia de los gobernantes del Golfo que se están normalizando con Israel en la Casa Blanca en Washington. El rey Hamad Bin Isa es un narcisista al que le encanta aparecer con gente importante, y para él, esta es una oportunidad. Pero la verdad es que será una reunión de seguidores derrotados.

El rey de Bahrein cree que el dinero judío caerá sobre él como la lluvia. Pero sabe, o quizás no lo sepa todavía, que Israel no valora a Bahrein en absoluto. Bahrein es una cresta de tierra en medio del mar que no tiene un peso estratégico significativo, como lo fue en tiempos anteriores cuando era un estado perteneciente al emirato de Dammam en el Reino de Arabia Saudita.

La pregunta que se plantea al público del Golfo y de los países árabes, y a las elites en general, es: ¿cuál es la respuesta de la Autoridad Palestina y de las facciones palestinas? Las denuncias, las condenas, las protestas, las manifestaciones, los llamamientos… ya no sirven.

LEER: Protestas anti-Netanyahu en EE.UU. mientras el primer ministro firma “acuerdos de paz” con los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein

¿Cuál es la respuesta decisiva e influyente a las celebraciones de la Casa Blanca en Washington, que tuvieron lugar el martes en presencia de normalizadores árabes y representantes de gobiernos semiárabes, entre otros? Mi opinión es que el Presidente Mahmoud Abbas y los miembros de su oficina deberían trasladarse a Gaza y anunciar el fin de la división entre Gaza y Ramala, volver a la carta de la Organización de Liberación de Palestina y cancelar los Acuerdos de Oslo y sus resultados, porque los israelíes prácticamente han cancelado ese acuerdo unilateralmente. Abbas debe pronunciar su discurso, que se espera que sea pronunciado en Nueva York en la Asamblea General, desde Gaza.

Egipto puede impedirle llegar a Gaza, por lo que puede pronunciar su discurso desde Ramallah, y el mundo lo escuchará y tendrá una gran reacción internacional. Hará sombra al festival de Bin Zayed, Bin Isa, Netanyahu y Trump, siempre que el discurso sea escrito por un grupo de personas que trabajen en política, historia, derecho internacional y sociología, y no por los escritores de Abbas, o de acuerdo con su estado de ánimo.

Es una posición histórica en respuesta a las afirmaciones de los sionistas del Golfo, de que lo que lograron fue un acontecimiento histórico encomiable. Entonces, ¿lo hará el Presidente Abbas? ¿O perderá la oportunidad y seguirá esperando que los países donantes le den pequeñas donaciones?

A partir del martes, el primer día de la sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, algunos árabes desfilarán por lo que han hecho para mantener la paz y la seguridad internacional, y para establecer la paz en el Oriente Medio a través de la firma de tratados de paz con Israel. Abordarán el problema del pueblo palestino tímidamente, sólo para salvar las apariencias.

Finalmente, los árabes y los musulmanes están esperando la decisión de la autoridad de Abbas en este sentido. De lo contrario, el pueblo palestino ya no existirá y el autor será la Autoridad Palestina en Ramala, además del crimen de los pequeños reyes y príncipes.

Traducido de Al-Sharq, 16 de septiembre de 2020.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónBahrainEmiratos Árabes UnidosIsraelOriente MedioPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines