Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Liga de la Vergüenza, primera parte

Una visión general de la reunión extraordinaria de los ministros de Relaciones Exteriores de la Liga Árabe sobre el llamado plan de paz para el Oriente Medio del presidente estadounidense Donald Trump en El Cairo, Egipto, el 1 de febrero de 2020 [Thaer Ghanaim/Palestinian Presidency/Handout - Anadolu Agency]

No esperaba una respuesta valiente de la llamada Liga Árabe en relación con el acuerdo de normalización entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, porque los muertos no pueden hablar, y la Liga Árabe está básicamente muerta y enterrada después de rechazar el proyecto de resolución palestino para condenar el acuerdo. Lo hizo a pesar de que dicha normalización se aleja de las resoluciones de las cumbres árabes e islámicas y de la iniciativa de paz que la propia organización adoptó en la cumbre de Beirut de 2002.

Esta Liga de la Vergüenza escribió su propia necrología en forma de una declaración ambigua en la que trató de salvar las apariencias y afirmó que estaba comprometida con la Iniciativa de Paz Árabe, que vincula la normalización con Israel al fin completo de la ocupación del Estado sionista, un compromiso con la solución de dos Estados y el principio de tierra por paz. No mencionó a los que se normalizaron antes de que la ocupación terminara, diciendo tonterías que ni siquiera un niño creería y subestimando a las masas árabes que rechazan la normalización tratando de apaciguarlas con una declaración sin sentido. Esto animó a Bahrein a seguir los pasos de los Emiratos Árabes Unidos y anunciar su propia normalización de las relaciones con Israel, el establecimiento de relaciones diplomáticas completas y la apertura de embajadas.

Es una idiotez pensar que la Liga de la Vergüenza condenaría a los Emiratos Árabes. ¿Cómo podría hacerlo cuando los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita controlan la organización y están profundamente enamorados de Israel? Sin duda, Riad hará público su compromiso muy pronto, pero mientras tanto ha optado por dormir en la cama israelí detrás de cortinas cerradas para ocultar su sucia acción. Ya ha vendido Palestina e incluso toda la nación árabe y su herencia islámica sólo para ganar prestigio en Tel Aviv y Washington.

LEER: Pompeo dice que la administración de Trump está ansiosa por poner fin a la división del Golfo

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu tenía razón cuando dijo que “algo muy grande está sucediendo: la transformación de Israel en las mentes de muchos en el Oriente Medio”. Ya no es percibido como un enemigo. Nos hemos convertido en un aliado indispensable contra el enemigo del Islam militante”. Señaló que el único problema radica en las que podríamos llamar las naciones árabes independientes. Los gobiernos árabes sionistas han dado a los israelíes más de lo que podrían soñar, pero afortunadamente, las naciones árabes libres se erigen como un muro contra sus sueños prohibidos. Estos se convertirán en pesadillas y los perseguirán, ya que las masas árabes aún tienen un corazón palpitante y hombres fuertes para resistir esta ocupación usurpadora y liberar Palestina. Israel teme a estos hombres fuertes, no sólo en Gaza y Jerusalén, sino en todo el mundo árabe. Por eso luchó contra las revoluciones de la Primavera Árabe y utilizó el estado conspirativo, los Emiratos Árabes Unidos, como su base para controlar la contrarrevolución, con financiación de los propios saudíes y los emiratíes.

Cuando la Revolución del 25 de enero estalló en Egipto, y la soberanía volvió a estar en manos del pueblo, la Embajada de Israel en El Cairo fue asediada, su bandera fue arriada y se vio obligada a cerrar; su personal tuvo que abandonar el país. Un joven subió al decimonoveno piso del bloque de pisos con vistas al río Nilo, donde se encuentra la embajada, y retiró la bandera israelí en medio de los vítores y aplausos de la multitud que se reunió abajo. Esto asombró al mundo y preocupó a los israelíes. El gobernador de su ciudad le dio al joven un apartamento para que se casara y se instalara. Mientras tanto, el joven que izó la bandera palestina en el estadio de El Cairo durante un partido de fútbol Egipto-Sudáfrica del año pasado fue arrestado y encarcelado.

Cinco años después del golpe de Estado que puso fin a la revolución en Egipto, Israel celebró su llamado Día de la Independencia -el aniversario de su ocupación de Palestina- en un hotel situado a pocos metros de la sede de la Liga Árabe, con vistas directas a la Plaza Tahrir, símbolo de la Revolución de Enero. Lamentablemente, asistieron a él figuras políticas, diplomáticas, culturales y de los medios de comunicación, así como hombres de negocios.

No cabe duda de que se han producido grandes cambios en los últimos años desde que se abortaron las revoluciones de la Primavera Árabe, con la aparición del eje árabe-sionista con cobertura estadounidense, representado por Arabia Saudita y los Emiratos, así como los que siguen su ejemplo. Están fijando la actual agenda política árabe en ausencia de una oposición real que se adhiera a las constantes árabes. El resto de los gobiernos árabes que se suponía que formaban un eje de oposición están preocupados por las luchas contra su propio pueblo. Por ello, no deberíamos sorprendernos demasiado cuando la Liga de la Vergüenza, liderada por el eje emiratí, rompe la Iniciativa de Paz Árabe y anuncia una normalización general con la ocupación israelí.

No podemos descartar esto. El eje dominante que lidera la Liga Árabe ya no ve a Israel como un enemigo, como lo veía Gamal Abdel Nasser en los años 50 y 60, cuando Egipto lideraba la organización y emitía los Tres Nos: sin reconciliación, sin reconocimiento y sin negociación.

LEER: Los Emiratos Árabes Unidos colaborarán con el mayor hospital de Israel en tecnología sanitaria

El eje de los EAU ha cambiado la brújula de la Liga Árabe. Ya no apunta al enemigo histórico de la nación, que se ha convertido en amigo y aliado, sino a Turquía, que se ha convertido en el enemigo que debe combatirse en todas partes. Si bien la Liga Árabe rechazó el proyecto de resolución palestino, decidió formar un subcomité permanente para vigilar la “agresión” turca. Se le encargó que presentara un informe al respecto en cada una de las reuniones siguientes. Mientras tanto, los ministros de relaciones exteriores de este eje compiten para atacar a Turquía y exagerar su amenaza a la llamada seguridad nacional árabe. El primer acto del “festival del espantapájaros turco” lo realizó el Ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, Anwar Gargash, quien acusó a Turquía de amenazar la seguridad del tráfico marítimo en el Mediterráneo al violar flagrantemente las leyes y cartas de los Estados interesados y violar su soberanía. También acusó a Turquía de interferir en los asuntos internos de los países árabes.

La Liga Árabe se niega a condenar la normalización de los Emiratos Árabes Unidos e Israel – Caricatura [Sabaaneh/Monitor Medio Oriente]

A continuación, el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry, dijo: “Las prácticas y la injerencia de Turquía en los asuntos internos de múltiples países árabes configuran amenazas contra la seguridad nacional árabe… Egipto no se quedará de brazos cruzados ante las ambiciones turcas que se manifiestan en el norte de Iraq, Siria y Libia en particular”.

Esto confirma lo que he dicho antes: la normalización EAU-Israel no es más que una alianza estratégica, y el núcleo de una alianza más amplia que incluye a muchos países árabes, para formar una “OTAN árabe sionista” con cobertura de EE.UU.-UE, dirigida contra Turquía.

En efecto, se trata de una declaración de guerra tácita contra Turquía, que se encontró en oposición obligatoria a todas ellas; su única culpa es que es un Estado soberano independiente que es dueño de sus decisiones, a diferencia de los Estados árabes, que se inclinan ante las potencias sionistas. Turquía tiene un ejército fuerte que es autosuficiente en armas y municiones; ha podido construir una economía fuerte; y es autosuficiente en tecnología moderna para maximizar los beneficios del descubrimiento de gas natural en el Mar Negro. Los países árabes, por su parte, dependen de empresas estadounidenses, británicas, canadienses e italianas, y sólo obtienen las migajas de sus amos cuando explotan los campos de gas árabes.

El mayor “crimen” de Turquía se puede poner firmemente en la puerta del presidente Recep Tayyeb Erdogan personalmente: el simple hecho es que las masas árabes miran a Turquía como su esperanza para la restauración de la Ummah musulmana, y como un modelo a adoptar. El pueblo ama a Erdogan casi tanto como odia a sus propios líderes, porque ven a un líder fuerte que ha restaurado parte de la dignidad de la Ummah. En lo que respecta al embajador de los Emiratos Árabes Unidos en Washington, este es un pecado imperdonable. Yousef Al-Otaiba lo expresó en su reciente artículo en el diario israelí en lengua hebrea Yedioth Ahranoth, en el que señaló la necesidad de oponerse a lo que llamó “expansión islámica”.

La segunda parte de “La Liga de la Vergüenza” se publicará proximamente.

LEER: Sisi de Egipto aplaude la normalización entre Bahrein e Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLiga ÁrabeOrganizaciones InternacionalesOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines