Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cachemira y Palestina: La destrucción del patrimonio cultural nativo

Soldados indios caminan cerca del lugar de la batalla de armas en el área de Pantha Chowk de Srinagar, Cachemira, el 30 de agosto de 2020. [Faisal Khan - Agencia Anadolu]

El Centro para el Oriente Medio y África (CMEA), en colaboración con Middle East Monitor, organizó un seminario online titulado “Cachemira y Palestina: La destrucción del patrimonio cultural nativo” el 10 de septiembre de 2020.

El distinguido panel de oradores incluyó al presidente de Azad Cachemira Sardar Masood Khan, fundador y presidente de la Sociedad de la Tierra Palestina y al historiador Dr. Salman Abu Sitta, esposa del presidente del Frente de Liberación de Jammu y Cachemira (JKLF) detenido, Mushaal Hussein Mullick, ex asesor jurídico adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Commonwealth del Reino Unido y de la Autoridad Palestina Kevin Chamberlain, profesor adjunto de la Universidad Quaid-e-Azam Dr. Salma Malik, arqueólogo y ex director del Museo Palestino Dr. Mahmoud Hawari y profesor adjunto de relaciones internacionales de la Universidad de Defensa Nacional de Pakistán Dr. Khuram Iqbal.

En su discurso de apertura, Sardar Masood Khan destacó varios aspectos superpuestos y diferentes de las dos luchas de Cachemira y Palestina. Expresó que el dilema de las Naciones Unidas (ONU) era que siempre derraman una lágrima después de que el genocidio ha ocurrido. Hablando del papel y la responsabilidad de la ONU, transmitió que la organización tiene la obligación de honrar las voces y los derechos de los pueblos de Palestina y Cachemira en su lucha por el derecho a la autodeterminación. También aludió a las diversas etapas del genocidio como la clasificación, el simbolismo, la discriminación, la deshumanización, la organización para cometer genocidio, la politización, la persecución, el exterminio final y la negación. Cachemira, señaló, estaba en la etapa de la persecución. También subrayó que, si bien Palestina recibía un amplio apoyo internacional, Cachemira no obtenía el mismo nivel de atención.

En sus observaciones introductorias, la directora de la CMEA, Amina Khan, señaló que existen varios paralelismos entre dos de los conflictos más prolongados y mortíferos: Cachemira, donde el pueblo ha estado luchando por el derecho a la libre determinación frente a las atrocidades cometidas por la India, y Palestina, donde su pueblo ha estado luchando contra la brutal ocupación israelí. En opinión de Khan, a pesar de la adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que reconoce los derechos a la cultura, la diversidad y la libre determinación, las reivindicaciones de genocidio cultural suelen ser objeto de burla, y sus indicadores se desestiman como efectos benignos de la modernidad y la difusión cultural indígena. Tanto la India como Israel utilizan tácticas de desviación para desviar la atención de sus acciones. Israel camufla su brutal ocupación culpando a los atentados suicidas con bombas de los palestinos y a la desunión entre Hamas y Fatah. Del mismo modo, para desviar la atención de las violaciones de los derechos humanos en la Cachemira ocupada por la India, el Primer Ministro Modi utiliza el terrorismo y la islamofobia para reivindicar las acciones de su gobierno contra los civiles inocentes de Cachemira.

LEER: Mulán de Disney boicoteado por trabajar con la seguridad de China que tortura musulmanes uigur

El Dr. Daud Abdullah, director del Middle East Monitor, explicó en sus observaciones introductorias que el saqueo de los bienes culturales y la destrucción es una característica principal de los conflictos armados desde tiempos inmemoriales. Los vencedores de la ocupación han considerado que es su derecho robar a las poblaciones derrotadas su patrimonio cultural distintivo. Observó que tanto en el caso de Palestina como en el de Cachemira, como resultado del conflicto armado, hemos sido testigos de una enorme pérdida de bienes y patrimonio culturales. Los edificios, museos y archivos fueron saqueados mientras que los rituales, festivales, idiomas y prácticas culturales, que eran de naturaleza generacional, fueron destruidos o inhibidos. El Dr. Abdullah también se refirió a la Convención sobre el Genocidio de 1948 y a los Convenios de Ginebra que surgieron de las situaciones durante ambas guerras mundiales. Hizo hincapié en que para mantener vivo este debate y ponerlo bajo la definición más amplia de genocidio, tanto MEMO como CMEA se han unido para organizar este seminario web.

El director general del Instituto de Estudios Estratégicos en Islamabad, el embajador Aizaz Ahmed Chaudhry, comunicó en sus observaciones que el acuerdo estadounidense del siglo ha envalentonado a los dirigentes israelíes e impedido la resolución del conflicto palestino, mientras que en Cachemira, tras la revocación de los artículos 370 y 35A, se desató un infierno y la organización Genocide Watch también ha emitido una alerta al respecto. Además, declaró que la inclinación de los Estados Unidos hacia la India ha alentado al gobierno de Modi a continuar con sus atrocidades contra el pueblo de Cachemira, en lugar de cumplir las resoluciones de las Naciones Unidas sobre Cachemira.

El Dr. Salman Abu Sitta se explayó sobre las diez guerras coloniales que se están librando contra los palestinos: operaciones militares para conquistar y apoderarse de la tierra, aplastar la disidencia, utilizar tácticas políticas para promover su agenda, la guerra geográfica mediante la modificación de mapas, la guerra histórica que implica la obliteración de la historia palestina, la guerra arqueológica para destruir sitios culturales, la guerra religiosa para expulsar a los palestinos de los sitios sagrados, la difamación de los combatientes palestinos, la guerra contra el derecho internacional y la guerra económica.

Mushaal Hussein Mullick habló de la difícil situación de los cachemires y los palestinos y dio su propio relato de las luchas a las que se ha enfrentado su marido debido a las atrocidades cometidas por los indios. También se refirió a los paralelismos que existen entre los israelíes y los palestinos, y a que se requieren esfuerzos concertados por parte de los palestinos y los cachemires para crear una mayor solidaridad y comprometerse con la comunidad internacional para promover estas causas.

Kevin Chamberlain explicó que, si bien se hace hincapié en las penurias que sufre el pueblo palestino como consecuencia de la ocupación israelí de Gaza y la Ribera Occidental, se ha dado mucha menos publicidad a la destrucción sistemática del rico patrimonio cultural palestino resultante de la ocupación. Tras el conflicto de 1967, cuando Israel ocupó la Ribera Occidental y Gaza, hubo una intensa actividad arqueológica. Los objetos fueron retirados de dos maneras: oficialmente por las autoridades de ocupación israelíes, o clandestinamente por soldados israelíes individuales, civiles y, lamentablemente en algunos casos, incluso por palestinos impulsados por problemas financieros.

La Dra. Salma Malik se refirió a las mujeres como objetivos de las campañas genocidas, al trauma que sufren las mujeres en conflictos como los de Cachemira y Palestina y a la forma en que las fuerzas de ocupación borran sistemáticamente las culturas de los pueblos indígenas.

LEER: Las sentencias saudíes en el caso de Khashoggi carecen de legitimidad, según el portavoz de la ONU

El Dr. Mahmoud Hawari detalló cómo el pueblo palestino tiene una cultura vibrante y un patrimonio representado en todos los aspectos, a través de la música, el teatro, el cine y la literatura, lo cual ha sido comprobado a través de extensas expediciones arqueológicas.

También habló de la destrucción del patrimonio cultural nativo y del uso y mal uso de la arqueología. Expresó su solidaridad con el pueblo de Cachemira y Palestina contra las brutalidades que han cometido sus ocupantes. Se refirió a los sitios que son de importancia religiosa para las tres religiones – el judaísmo, el cristianismo y el Islam – sin embargo, los cristianos y los musulmanes no se les permite visitar.

El Dr. Khuram Iqbal consideró las reacciones globales al genocidio en curso en Cachemira y Palestina, la evolución de las convergencias entre el sionismo y el Hindutva y cómo podría conducir a la extinción y las posibles formas de contrarrestarla.

El embajador Khalid Mahmood concluyó afirmando que, si bien el origen de estas dos controversias -Palestina y Cachemira- es diferente, varios componentes como el derecho a la libre determinación, la violación de la inviolabilidad de las resoluciones de las Naciones Unidas y del derecho internacional humanitario son factores comunes.

Categorías
CachemiraIndiaIsraelNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaUNUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines