Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No puede haber estabilidad en Malí mientras dependa de Francia

La gente sostiene pancartas que dicen "Fuera Francia" durante una protesta contra las fuerzas francesas y de la ONU con base en Mali el 10 de enero de 2020 [ANNIE RISEMBERG/AFP/Getty Images]

Malí ha sido testigo de cuatro golpes militares desde su independencia de Francia en 1960, con un promedio de un golpe cada veinte años. La excepción es que el golpe del mes pasado se produjo ocho años después del anterior que depuso a Amadou Toumani Toure cuando estaba a punto de terminar su segundo mandato. Como presidente civil, entró en la vida política después de su retiro del ejército. El contexto de este golpe fue muy similar al del golpe de 1991, dirigido por el entonces general Amadou Toumani Toure contra Moussa Traore, el presidente más antiguo de Malí, aprovechando el levantamiento popular contra las condiciones económicas.

La reacción del pueblo de Malí al derrocamiento del presidente Ibrahim Abu Bakr Keita ha oscilado entre la comprensión temerosa y el apoyo absoluto. El ejército se limitó a llevar a cabo la demanda del pueblo, habiendo dado a Keita la opción en junio entre la reforma y la dimisión. En toda África y en otros lugares, hay una oposición casi unánime al golpe de Estado, junto con la condena del uso de la fuerza para el cambio político.

El Comité Nacional para la Salvación del Pueblo está tratando de eliminar la ambigüedad y la confusión mediante la adopción de medidas conocidas como los quince compromisos mediante los cuales espera ganarse la confianza de todas las partes. El punto de partida fue obligar al presidente a presentar su dimisión con el fin de preparar el terreno para una fase de transición. El comité ha anunciado su clara posición sobre la autoridad, con el jefe del Estado mayor del Aire diciendo en nombre de todos los miembros que no permanecerán en el poder y que no son un partido en conflictos políticos e ideológicos. Añadió que el comité también iniciará deliberaciones con las fuerzas vitales de Malí y una delegación de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), así como reuniones con representantes de las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Unión Africana, junto con los embajadores de Rusia, Francia, América, Argelia, Marruecos y Mauritania.

LEER: Marruecos cierra Casablanca para contener el coronavirus

Los comandantes del ejército justificaron su intervención para derrocar al presidente citando el fracaso de los políticos en la gestión de los asuntos de Estado. Sin embargo, el principal problema de Malí es la seguridad, como lo ha sido antes. En 2012, por ejemplo, el golpe siguió a la rebelión del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad en el norte. Ahora, ha habido un crecimiento de las organizaciones extremistas en todo Malí. Esto sugiere que la esencia del fracaso es militar, no política, ya que la responsabilidad de establecer la seguridad y enfrentar los peligros que enfrenta el país recae en los hombros de la dirección del ejército, no sólo en la presidencia.

Además, el deterioro de la situación de seguridad fue el motivo de la intervención de Francia en Malí en 2013, de acuerdo con una resolución de la ONU. Declarando la guerra a los terroristas y a los separatistas, se lanzaron operaciones militares en una guerra cuyo objetivo no era otro que el de reforzar la presencia francesa en el país. El número de soldados franceses en Malí superó los 5.800, pero no lograron estabilizar la situación. En cambio, las armas se hicieron más comunes y la identidad de los portadores de armas cambió. Esto planteó dudas sobre el verdadero propósito de la presencia de las tropas francesas en el país, sobre todo tras el aumento de la actividad de los movimientos armados religiosos y étnicos en el norte, cerca de las bases francesas.

París sigue considerando a Malí como un protectorado francés, en el que el terrorismo constituye una amenaza para sus propios intereses, y esto es por sí solo una justificación convincente de su presencia en el país, a pesar del aumento - hasta el 80%, según algunas encuestas- de los que piden la expulsión de las fuerzas francesas.

La intervención francesa ha exacerbado la situación y ha aumentado la ira del pueblo maliense contra el nuevo colonialismo disfrazado de intervención humanitaria. Esto es así sobre todo después de que se haya tomado conciencia de que París está jugando con países de toda África, creando diferencias entre instituciones clave -el gobierno, la oposición y las fuerzas armadas, por ejemplo- y luego explotándolas en su propio beneficio. Francia lo hace ahora para controlar los acontecimientos en uno de los países más pobres del continente, a pesar de su riqueza en recursos naturales, como el oro y el uranio.

LEER: El jefe de inteligencia francés se une a los esfuerzos para llevar a cabo reformas en el Líbano

Así pues, Malí es el blanco de la codicia colonial. Francia está tratando de restablecerse como fuerza internacional en la zona del Sahel y el Sáhara buscando oportunidades para establecer una base militar, dado el bloqueo de EE.UU. y China a su base en Djibouti. La ubicación de Malí afecta al resto de la región, especialmente al grupo de la CEDEAO, así como a los países del Sahel africano.

Esto lleva a una conclusión convincente acerca de por qué las fuerzas francesas, que estaban cerca del golpe, no intervinieron o lo impidieron protegiendo a Keita. En resumen, los franceses se dieron cuenta de que su valor había disminuido a los ojos de los malienses, y aceptaron el golpe hasta el punto de que uno no siente que su reacción sea la de un país cuyos intereses no están siendo atacados.

Entre bastidores, Francia se coordina con los líderes de la CEDEAO para negociar con los golpistas. Esto explica, a otro nivel, la dificultad de cualquier experiencia democrática que tenga éxito en los países de África Occidental simplemente porque Francia teme tener que anunciar una expulsión en los países leales a París. Cualquier presidente producido por elecciones democráticas libres y justas con apoyo popular será considerado automáticamente como una amenaza a la presencia francesa en África Occidental. París teme que esto pueda desencadenar una rebelión popular en Malí y en los países vecinos, como Costa de Marfil, Guinea, Burkina Faso, Ghana y Níger.

Los habitantes del continente africano entienden que deshacerse de la influencia francesa es la clave para resolver la mayoría de sus problemas. Así pues, se han alzado voces para pedir la liberación de los países de África occidental de la dependencia y la lealtad a Francia. El conflicto que se ha producido en las estructuras de la CEDEAO durante años por la retirada del proyecto de moneda única es un claro ejemplo de la profundización de esta dependencia y lealtad entre las elites dirigentes de África.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónFranciaMaliUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines