Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando a Alan Kurdi

En busca de una mejor vida en Europa

El 2 de septiembre de 2015, el cuerpo de un joven fue arrastrado a la costa de Bodrum en Turquía, encarnando la crisis de refugiados que fluía desde Siria ese año. El niño de tres años, llamado Alan Kurdi, que los medios de comunicación han presentado como Aylan, fue la devastadora víctima mortal de otra de las embarcaciones a las que subieron los refugiados sirios que huían de su patria en su viaje a Europa.

Procedente de la ciudad septentrional siria de Kobane, y perteneciente a una familia de kurdos sirios, Alan se vio obligado a huir con su familia de las feroces batallas entre las milicias kurdas y Daesh, que habían expandido su califato a través de la frontera sirio-iraquí.

Después de cruzar la frontera hacia Turquía, la familia kurda se asentó temporalmente allí antes de decidir, como millones de refugiados sirios que residen allí sin poder encontrar trabajo, abrirse camino hacia una vida más estable y próspera más allá de Europa. El espíritu humano, después de todo, busca la satisfacción después de alcanzar la seguridad.

El padre de la familia, Abdullah Kurdi, dispuso esa fatídica mañana abordar un pequeño barco en la playa de la región turística turca de Bodrum, en un esfuerzo por llegar a la isla griega de Kos. La barca estaba diseñada para un máximo de ocho personas, sin embargo, más de una docena de personas subieron a bordo, sin que se les proporcionara ningún chaleco salvavidas o equipo que funcionara.

Apenas cinco minutos después de salir, el barco se volcó, causando que Alan, su hermano mayor y su madre se ahogaran en las aguas del Mar Egeo. El cuerpo de Alan fue arrastrado hasta la orilla, boca abajo en la arena.

LEER: La corte de Turquía condena a 3 hombres a 125 años cada uno por el ahogamiento de Aylan Kurdi

La angustiosa imagen del diminuto cuerpo sin vida de Alan, de tres años de edad, boca abajo en la arena, con su camiseta roja y sus pantalones cortos azules, dejó atónita a la comunidad internacional e indignada a la apatía de los gobiernos de todo el mundo. Se criticó a los Estados del Golfo por bloquear a los refugiados y por carecer de la infraestructura adecuada para acogerlos, y se castigó a Europa por su falta de voluntad de utilizar los recursos que poseía para ayudar.

El impacto más significativo de la penosa muerte de Alan fue que cambió efectivamente el curso de la opinión pública, dentro de Occidente, hacia los refugiados y el conflicto de Siria. En lugar de las imágenes de hombres jóvenes y sanos saltando vallas, que tan a menudo habían aparecido en los periódicos y en los titulares de las noticias, el público occidental veía ahora la crisis de los refugiados como lo que era: familias enteras huyendo de la persecución, mujeres y niños luchando por sobrevivir y padres arriesgando sus propias vidas y las de sus familias, con la esperanza de una vida mejor.

Las principales preguntas que hay que plantearse son: ¿resultó esta desgarradora imagen de Alan en un cambio importante y en un cambio de política, ya sea poniendo fin a la guerra en Siria o creando un cambio de política para ayudar a los refugiados sirios?

Ciertamente hubo un cambio en la emoción pública después de la publicación de la imagen, con un estudio que reveló que el número de donaciones diarias a la campaña de la Cruz Roja Sueca para los refugiados sirios aumentó 55 veces en la semana siguiente, en comparación con la semana anterior - de 3.850 a 214.300 dólares. Según se informa, este aumento también se observó en otras organizaciones de beneficencia, ya que las donaciones mensuales aumentaron y surgieron más donantes repetitivos. Sin embargo, seis semanas después del ahogamiento, esa suma disminuyó a unos 6.500 dólares, lo que representa el carácter temporal de la respuesta humanitaria, incluso en lo que respecta a las peores tragedias humanas.

También hubo un cambio en la representación de los medios de comunicación. Los periódicos comenzaron a cambiar su redacción de los solicitantes de asilo de "migrantes" que buscaban oportunidades económicas, a "refugiados" que huían de la guerra y la persecución.

Hubo un notable cambio de política de las naciones occidentales, ya que los Estados miembros de la Unión Europea (UE) se comprometieron a aceptar un cierto número de refugiados dentro de sus capacidades en los años siguientes. Sin embargo, esto también se derrumbó en gran medida, ya que algunos no se comprometieron a la cantidad que prometieron reasentar, y otros en Europa meridional y oriental incluso cerraron sus fronteras.

Artista palestino se gana la vida esculpiendo arena recrea la imagen icónica de cuando el cuerpo del refugiado sirio Alan Kurdi llegó a las costas turcas

Artista palestino se gana la vida esculpiendo arena recrea la imagen icónica de cuando el cuerpo del refugiado sirio Alan Kurdi llegó a las costas turcas

Los refugiados se vieron atrapados con escasas oportunidades en países como Turquía y el Líbano, y siguieron intentando realizar sus peligrosos viajes a través del Mediterráneo hasta las costas de Europa, con poca o ninguna ayuda. En realidad, el trato degradante al que se enfrentan sólo ha aumentado por parte de quienes tienen la oportunidad de ayudar, como las autoridades griegas y la fuerza fronteriza, que en cambio han estado disparando a los barcos de refugiados, alejándolos, deteniéndolos y torturándolos, y expulsándolos y abandonándolos en el mar.

Según las estadísticas del organismo de las Naciones Unidas para los refugiados, desde 2014 han recorrido el Mediterráneo alrededor de dos millones de refugiados y migrantes, y aproximadamente 20.000 han muerto como consecuencia de ello.

Posiblemente la medida más dramática adoptada en la búsqueda de justicia para Alan fue la condena por parte de Turquía de tres hombres involucrados en la red de trata de personas responsable de su muerte, en la que todos fueron condenados a 125 años de prisión cada uno, a principios de este año.

En cuanto al angustiado padre de Alan, Abdullah, al parecer reside en la ciudad de Erbil, en el Kurdistán iraquí, donde codirige una organización denominada Fundación Kurdi, que trabaja para prestar ayuda a los niños de los campamentos de refugiados. Su hermana Tima, que vive en el Canadá, dirige la fundación con él, pero sus intentos de ayudarlo a establecerse en el Canadá siguen sin tener éxito.

Cinco años después, poco ha cambiado desde la trágica muerte de Alan Kurdi.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

LEER: Banksy compra un barco de rescate para salvar a los refugiados en el Mediterráneo central

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEn ese díaEuropa y RusiaOriente MedioSiriaTurquíaTurquíaUnión EuropeaVideos y Fotos Historias

Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente lee política en una universidad en Londres Muhammad Hussein actualmente estudia política en una universidad de Londres. Tiene un gran interés en la poliítica de Oriente Medio e internacional.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines