Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La AP falla a los palestinos cada vez que alza su voz

El presidente palestino Mahmoud Abbas celebra una conferencia de prensa sobre el llamado plan de paz de Trump en Ramallah, Cisjordania, el 28 de enero de 2020 [Agencia Issam Rimawi/Anadolu]

Es una lástima que el líder de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas haya perdido tanto tiempo declarando que nadie tiene derecho a “hablar en nombre del pueblo palestino”. La declaración se hizo en el contexto del acuerdo negociado por los Estados Unidos para normalizar las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, que supuestamente ha paralizado la anexión de tierras de la Cisjordania ocupada por un período indefinido.

El acuerdo exacerba el aislamiento de Palestina en la región; en particular, significa el comienzo de un consenso tácito para cuando Israel decida que es hora de retomar la anexión. Para el pueblo palestino se ha iniciado otra ronda de “espera”, una táctica muy favorecida por la comunidad internacional cuando se trata de hacer caso omiso de las exigencias políticas palestinas. El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu no ha descartado la anexión; el único cambio es que ahora hay un contexto para las declaraciones anteriores, que son vagas. La normalización de las relaciones es la opción más fácil y la que probablemente evitará un escrutinio no deseado por parte de Israel.

La normalización no debería haber sido una sorpresa, después de todo Netanyahu había declarado repetidamente que Israel podría construir lazos con los países árabes y los Estados del Golfo, ya que la causa palestina ya no era una prioridad principal en la región. ¿Es una sorpresa, viendo que la Iniciativa de Paz Árabe de 2002 promovió el concepto de normalización, aunque ligado al compromiso de dos estados?

Sin embargo, antes del anuncio, la AP no tuvo reparos en promover la Iniciativa de Paz Árabe. Hasta el mes pasado, este paradigma fue respaldado por el Secretario General de la OLP, Saeb Erekat, como parte del “programa nacional” de la OLP.

LEER: La delegación de Israel retrasa la visita a los Emiratos Árabes Unidos

Si se sustituyera el “programa nacional” por “imposiciones internacionales”, surgiría una verdad más clara. Es de esperar la reacción de la AP al acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel, pero también está haciendo una excepción que excluye todas las imposiciones al pueblo palestino que han alterado la causa palestina más allá de lo reconocible. La AP nunca se volvió hacia adentro para consultar con el pueblo palestino. Se abrió camino ciegamente a través de los marcos y resoluciones internacionales, siguiendo una ilusión de Estado que nunca ocurrió, porque fue creada para promover la narrativa internacional sobre Palestina.

La AP no sólo no ha promovido la narrativa y las demandas políticas palestinas. Permitió que la comunidad internacional determinara lo que debería ser Palestina, en particular mediante su respaldo al compromiso de los dos Estados y las concesiones relativas al derecho de retorno de los palestinos. Con cada pérdida, la AP se motivó a trabajar para conseguir más pérdidas, junto con los líderes y países que hacen promesas engañosas a los palestinos. Francia, considerada en su día como un aliado por ayudar a los palestinos en la redacción de las resoluciones de la ONU, ha acogido con satisfacción la normalización de las relaciones entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel. ¿Qué ha logrado la AP para los palestinos, aparte de acentuar y promover una mayor pérdida de territorio y una constante erosión de los derechos políticos?

¿Cómo responderá la AP a este giro de los acontecimientos? ¿Otra conferencia internacional inútil? ¿Presionar por el difunto compromiso de los dos Estados? El pueblo palestino está siendo olvidado incluso en el contexto de este acuerdo de normalización. Erekat ya ha opinado que el acuerdo entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel “matará” el compromiso de los dos estados. Que la AP pueda estar regularmente a la altura de la ocasión para fallar a los palestinos es un espectáculo macabro, más allá de cualquier vergüenza política.

LEER: OLP: La Liga Árabe y la OCI se disolvió y nunca se reunirá

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestina

MEMO Staff Writer

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines