Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Otro mal día para los palestinos al normalizar Israel y los Emiratos Árabes Unidos sus relaciones

El ayuntamiento de la ciudad costera israelí de Tel Aviv se ilumina con los colores de la bandera nacional de los Emiratos Árabes Unidos el 13 de agosto de 2020. [JACK GUEZ/AFP vía Getty Images]

Después de la guerra árabe-israelí de 1967 entre Egipto, Jordania y Siria por un lado e Israel por el otro, los países árabes patrocinaron e impulsaron la Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. La Resolución 242 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas se ha utilizado a lo largo de los años como base de las negociaciones entre los árabes e Israel. El componente clave de la resolución es que Israel devuelva todos los territorios que capturó durante la guerra de 1967. Hasta que Israel no entregue estos territorios la Liga Árabe acordó que no tendría paz, ni reconocimiento, ni negociaciones con el estado de Israel. Sin embargo, Egipto y Jordania rompieron filas en 1977 y 1994, respectivamente, cuando entablaron negociaciones, firmaron tratados de paz y establecieron relaciones formales con Israel.

El 13 de agosto de 2020 Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) acordaron normalizar las relaciones, con lo que los EAU se convirtieron en el tercer país árabe en firmar un acuerdo de paz y normalizar las relaciones con Israel. El presidente de los EE.UU. Donald Trump sorprendió a muchos cuando hizo el anuncio en la Casa Blanca. La firma formal del acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos y la fanfarria tendrá lugar en Washington, confirmó Trump.

Según Trump, Israel, a su vez, ha acordado suspender la anexión de Cisjordania. Esta última medida de un Estado miembro de la Liga Árabe es otro inconveniente para la lucha palestina y debilitará aún más a la Liga Árabe. Será difícil presionar a Israel para que llegue a una resolución equitativa con los palestinos a medida que más y más miembros rompan filas. Una de las ambiciones de la Liga Árabe era establecer una posición de política exterior regional sincronizada entre los estados árabes. Las negociaciones de paz palestino-israelíes se han mantenido entre los pocos temas que a menudo han logrado el consenso en estas plataformas.

Es probable que la reciente y fuerte política exterior independiente de los EAU en relación con Israel y otros asuntos de la región se convierta en una norma y que otros países sigan su ejemplo. Arabia Saudita ya ha indicado sus intenciones de normalizar las relaciones a través de sus continuos compromisos con Israel. Israel y Arabia Saudita, según se informa, han mantenido reuniones secretas desde diciembre pasado, en relación con la inclusión de representantes saudíes en el Consejo del Waqf Islámico en el recinto de Al-Aqsa en Jerusalén.

Los palestinos han despreciado la reciente normalización de las relaciones entre los dos países. Según los palestinos, “Palestina ha estado bajo continua anexión durante décadas. La anexión comenzó en 1948 cuando miles de palestinos fueron expulsados de sus tierras, nunca hubo suspensión de la anexión”.

Además, lo que la normalización de las relaciones entre los dos países comunica es la “aprobación de la continuación de los bombardeos y la asfixia de Palestina”. El anuncio de Trump llega el mismo día en que Israel sigue bombardeando Gaza. Israel volvió a atacar el jueves los objetivos de Hamas en la Franja de Gaza en respuesta a lo que dijo que eran continuos lanzamientos de “globos explosivos” desde el territorio palestino. La normalización también indica tácitamente la aceptación del controvertido reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

LEER: Irán y Turquía condenan el acuerdo de paz de los EAU con Israel

El momento en que se anunció este acuerdo ha planteado una serie de cuestiones. En primer lugar, los Emiratos Árabes Unidos parecen estar jugando en las manos de Trump y Netanyahu. Ambos líderes están luchando por la supervivencia política en sus propios países después de haber tenido que lidiar con los desafíos de COVID-19 en sus países. La incapacidad de Trump para hacer frente a Covid-19 ha llevado al deterioro de la economía de EE.UU. y a altas cifras de desempleo. ¿Podría ser que los Emiratos Árabes Unidos están siendo utilizados para dar un salvavidas a las carreras políticas tanto de Trump como de Netanyahu acordando normalizar las relaciones con Israel?

En segundo lugar, ¿podría ser este último movimiento un intento de Trump y Netanyahu de salvar la cara de la vergüenza al dar marcha atrás en su resolución y la promesa de anexar partes de Cisjordania como parte del Acuerdo del Siglo?

En tercer lugar, tal vez los Emiratos Árabes Unidos se estén preparando para desempeñar un papel mucho más importante en la región, que superará con creces el papel desempeñado tanto por la Liga Árabe como por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG). Cuarto, a principios de este mes, los ministros de asuntos exteriores de los antiguos enemigos regionales, el Irán y los Emiratos Árabes Unidos, mantuvieron conversaciones poco frecuentes sobre varias cuestiones bilaterales y regionales, incluido el brote de coronavirus en el Oriente Medio.

Trump ha insinuado que está dispuesto a hacer un trato con el Irán y el mundo podría ser testigo de un acuerdo pronto entre el Irán y los Estados Unidos. Sorprendentemente, los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Bahrein, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos bloquearon Qatar en mayo de 2017. Exigieron que Qatar bajara las relaciones diplomáticas con Irán, expulsara a los representantes militares iraníes de Qatar y limitara la cooperación económica entre otras cosas. Por último, tal vez la normalización de las relaciones con Israel podría ser la preparación del campo de juego para los Emiratos Árabes Unidos, ya que se prepara para entrar en el club de la energía nuclear.

Los Emiratos Árabes Unidos anunciaron a principios de este mes que han puesto en marcha con éxito su planta de energía nuclear de Barakah, la primera en el mundo árabe y un paso significativo hacia el objetivo del país de obtener electricidad sin emisiones. Cualquiera que sea la razón, ciertas cosas son ciertas, incluyendo que Trump tendrá su última foto significativa antes de las elecciones en la Rosaleda de la Casa Blanca. Los emiratíes se unirán a una liga de corredores de energía regionales. Netanyahu posiblemente extenderá su línea de vida política, a pesar de la reacción que actualmente enfrenta en Israel, y son los palestinos quienes serán los últimos perdedores.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosIsraelPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines