Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ex-funcionarios critican el pacto de demarcación marítima entre Egipto y Grecia

El presidente chipriota Nicos Anastasiades (C), el primer ministro griego Alexis Tsipras y el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi (I) asisten a una conferencia de prensa en el palacio presidencial de Nicosia el 21 de noviembre de 2017. [IAKOVOS HATZISTAVROU/AFP vía Getty Images]

Varios ex parlamentarios egipcios y miembros del partido de la oposición han firmado un comunicado en el que denuncian el acuerdo de fronteras marítimas del país con Grecia que se firmó la semana pasada.

El pacto, dijeron, “es un apoyo, ante todo, a sus patrocinadores regionales e internacionales [del régimen gobernante], que garantizan su supervivencia y continuidad, incluso a expensas de los intereses nacionales de Egipto”, y no ayuda al pueblo egipcio.

LEER: La respuesta libia a Egipto y Grecia después de la demarcación de la frontera marítima: “No permitiremos que nadie viole nuestros derechos”

“El acuerdo de demarcación de la frontera marítima con Grecia no sólo significa que Egipto cede grandes áreas de sus aguas económicas y cientos de miles de millones de dólares, el valor de los recursos naturales que contienen estas áreas, sino que también significa la eliminación de futuras oportunidades para que el Estado egipcio se beneficie de su riqueza en el resto de espacios”, añadieron.

MEMO recibió una copia de la carta que se puede encontrar traducida en su totalidad a continuación:

Declaración oficial al pueblo egipcio: Sobre el crimen de demarcar la frontera marítima con Grecia

Seguimos con gran preocupación la política exterior del régimen golpista de Al-Sisi, que desde los primeros días demostró estar al servicio de un programa concreto, a expensas de la seguridad nacional egipcia, y de una manera que contradice los fundamentos de la política exterior del país y sus derechos históricos establecidos en virtud de acuerdos internacionales, al tiempo que desperdicia sistemáticamente la riqueza económica de Egipto y disuelve sus fronteras geográficas, a partir de la firma de los acuerdos de delimitación de la frontera marítima con Chipre en diciembre de 2013, luego la declaración de principios sobre la Gran Presa del Renacimiento Etíope en marzo de 2015, la cesión de las dos islas egipcias de Tiran y Sanafir en abril de 2016, y por último, pero no por ello menos importante, el delito de demarcación de la frontera marítima con Grecia el 6 de agosto de 2020.

Dado que consideramos que todos estos acuerdos son nulos y sin valor, y que rechazamos el reconocimiento de cualquiera de los acuerdos mencionados, en base a nuestra absoluta preocupación por los intereses estratégicos, los derechos históricos y las riquezas naturales de nuestro país, destacamos lo siguiente:

En primer lugar: Los daños catastróficos causados por las políticas del régimen de Sisi al Estado egipcio y su empeño en legitimar esas políticas mediante lo que denomina acuerdos internacionales que restringirían la capacidad de cualquier sistema político futuro para hacer frente o retirarse de él, sin entrar en una confrontación directa y crear hostilidades con los Estados y partes interesados.

Segundo: Las alegaciones del régimen de que estos acuerdos se ajustan a las normas de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) son inaceptables e ilógicas, porque este tratado, que es un medio para preservar los derechos de sus signatarios, no obliga a los Estados a renunciar a sus derechos y a su riqueza.

Tercero: El régimen gobernante de Egipto se mueve según un programa que apoya, ante todo, a sus patrocinadores regionales e internacionales, que garantizan su supervivencia y continuidad, incluso a expensas de los intereses nacionales de Egipto.

Cuarto: El régimen actual está aprovechando sus poderes hegemónicos sobre las instituciones políticas, militares, de seguridad y de los medios de comunicación del Estado para suprimir todas las fuerzas civiles y los partidos políticos que rechazan sus políticas dentro y fuera de Egipto, aprobar esos acuerdos sospechosos, cuyos textos y anexos no se anuncian oficialmente, como parte de un enfoque fijo destinado a encubrir sus crímenes.

Quinto: El acuerdo de demarcación de la frontera marítima con Grecia no sólo significa que Egipto cede grandes áreas de sus aguas económicas y cientos de miles de millones de dólares, el valor de los recursos naturales que contienen estas áreas, sino que también significa la eliminación de futuras oportunidades para que el Estado egipcio se beneficie de sus riquezas en el resto de espacios, debido a los sospechosos acuerdos del régimen con Chipre e Israel, que firmaron un acuerdo con Grecia para establecer un gasoducto para transportar gas a Europa, lo que implica transformar a Grecia, y no a Egipto, en una estación principal para controlar las importaciones de gas a Europa.

Sexto: El régimen de Sisi hizo caso omiso de las opiniones de los expertos y asesores, así como de los informes científicos y políticos publicados por instituciones oficiales, como el Ministerio de Relaciones Exteriores de Egipto y otros órganos soberanos, que previamente habían advertido de las repercusiones de la firma de este acuerdo, y publicó documentos oficiales para justificar sus preocupaciones, que fueron ampliamente difundidos. Así pues, las autoridades adoptaron el mismo enfoque en todos los acuerdos que firmaron con Chipre, Etiopía, Arabia Saudita e Israel, lo cual tuvo resultados desastrosos para los derechos y la seguridad nacional de Egipto.

Séptimo: La política exterior del régimen en la región del Mediterráneo está relacionada en su mayor parte con disputas y maniobras políticas, más que con la defensa de los derechos de Egipto en esta región estratégica, ya que las importantes concesiones hechas por Al-Sisi en favor de Israel, Chipre y Grecia vinieron a confirmar este enfoque, especialmente porque estos regímenes se encuentran entre los principales partidarios de Al-Sisi desde el golpe de 2013.

El jefe del régimen egipcio ha entablado una red de relaciones y alianzas políticas, económicas y militares con esos países, que perjudicaría la seguridad nacional de Egipto y obligaría al Estado egipcio a verse atrapado en conflictos y negociaciones innecesarias en muchos expedientes.

Basándonos en lo anterior:

1- Rechazamos categóricamente el reconocimiento del acuerdo de demarcación de la frontera marítima firmado por el régimen egipcio con Grecia el 6 de agosto de 2020, y lo consideramos nulo y sin valor.

2- Pedimos al pueblo egipcio que exprese su rechazo a este sospechoso acuerdo, por todos los medios disponibles y posibles, para construir una opinión nacional global contra cualquier medida que amenace sus recursos y riquezas nacionales.

3. Pedimos a todas las fuerzas nacionales egipcias que firmen esta declaración como medida preliminar a la que seguirán otras medidas en el futuro, para defender los derechos históricos de Egipto, proteger sus recursos naturales y aumentar su seguridad nacional.

4. Pedimos al ejército egipcio que desempeñe el papel que tanto necesita para hacer frente a estas políticas y a los acuerdos consiguientes, sobre la base de que la defensa de la seguridad nacional y fronteriza constituye la función más importante de los ejércitos nacionales, y no polarizar la vida política interna del país y dominar los recursos económicos del Estado.

5- Afirmamos la continuación de nuestra lucha nacional contra el régimen golpista en el poder desde 2013 y sus políticas, por todos los medios disponibles y posibles, dentro y fuera de Egipto, al tiempo que nos esforzamos por descubrir y exponer sus crímenes contra el pueblo, la tierra y el Estado egipcio con todos sus pilares, riqueza, soberanía y condición.

Dios bendiga a Egipto y a su pueblo

Publicado el sábado 8 de agosto de 2020

Los firmantes:

Dr. Essam Abdel-Shafy, Profesor de Ciencias Políticas

El Dr. Ayman Nour, fundador y presidente del partido Al Ghad

La Dra. Magda Rifaa Al-Tahtawi

El Sr. Yahya Hamid, ex Ministro de Inversiones

El Dr. Tariq Al-Zomor, jefe del Centro Hurriyat de Estudios Políticos y Estratégicos

El ex diputado Muhammad Al-Feki, jefe del grupo parlamentario para los miembros del Parlamento de 2012

El Dr. Osama Rochdi, ex miembro del Consejo Nacional de Derechos Humanos

El ex parlamentario Hatem Azzam

La Sra. Magda Mahfouz

Sr. Ashraf Tawfik, Secretario General de la Organización de Derechos Humanos de Najda

El ex parlamentario Nizar Ghorab

El ex parlamentario Mohamed Musaad Al-Imam

El ex diputado Tamer Mekki

El ex diputado Yasser Hassanein

El ex diputado Adel Ismail

El ex diputado Ahmed Gad

El ex diputado Tariq Morsi

El Dr. Hatem Abdel Azim, un ex parlamentario

Sr. Sadeek Abd Al-Muttalib

El ex diputado Izz Eddin Al-Kumi

El Sr. Ahmed Shaboun

Sr. Salah Al-Doubi, Suiza

Dr. Ahmad Abdul Basit

El periodista Ahmed Rochdi

 

Categorías
EgiptoGreciaLibiaNoticiasOriente MedioTurquía
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines