Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Bin Salman ordenó a un escuadrón asesinar a un ex funcionario, según la demanda

El príncipe heredero saudí Mohammed Bin Salman es conducido a una reunión con el primer ministro argelino a su llegada a Argel el 2 de diciembre de 2018 [RYAD KRAMDI/AFP vía Getty Images]

El príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad Bin Salman, ordenó a un escuadrón asesino que buscara y matara a uno de sus antiguos altos funcionarios de inteligencia en Canadá, sólo 13 días después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, según una demanda estadounidense. La acusación explosiva fue hecha el miércoles en la demanda presentada en el Tribunal de Distrito de EE.UU., Washington DC, por Saad Al-Jabri. El hombre de 62 años ha afirmado que Bin Salman hizo varios intentos de asesinarlo después de que huyera del Reino debido a la preocupación por su seguridad.

En un caso que tiene sorprendentes paralelismos con el asesinato de Khashoggi hace casi dos años en el consulado saudita de Estambul, se dice que Bin Salman orquestó personalmente el intento de ejecución extrajudicial de Al-Jabri “para cumplir su deseo asesino”. El famoso “Escuadrón Tigre”, que mató a Khashoggi, también fue dirigido por el príncipe para asesinar a Al-Jabri, según el documento.

Se afirma que Bin Salman tomó inicialmente medidas para atraer a Al-Jabri de vuelta a Arabia Saudita o a otra jurisdicción donde pudiera ser asesinado más fácilmente sin consecuencias. Cuando huyó del Reino, el jefe de Estado de facto envió mensajes amenazadores a WhatsApp, exigiendo que volviera a Arabia Saudita en un plazo de 24 horas.

Los intentos de atraer al ex oficial de inteligencia de vuelta incluyeron el uso de su familia como “cebo humano”. Poco después, el príncipe amenazó con enviar un avión privado para hacer regresar a Al-Jabri a Arabia Saudita, al tiempo que dirigió el arresto, la detención y el secuestro de los miembros de la familia del disidente, todo ello con el fin de atraerlo a salir de su escondite para, según se afirma, poder matarlo.

Cuando estos esfuerzos fracasaron, se envió un escuadrón asesino a América del Norte para asesinarlo. En la demanda se alega que los asesinos trataron de entrar en Canadá, donde Al-Jabri vive en el exilio, utilizando visados de turista. Su plan para evitar ser detectados por los funcionarios de seguridad de la frontera canadiense fracasó. El llamado Escuadrón Tigre despertó sospechas y, tras una nueva investigación, se determinó que sus miembros habían mentido sobre el motivo por el que entraban en Canadá.

MBS y la verdad sobre Khashoggi – Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente Medio]

LEER: Yemen: Los hutíes afirman haber derribado un dron cerca de la frontera con Arabia Saudita

No obstante, Bin Salman aparentemente sigue decidido a “eliminar de una vez por todas” a Al-Jabri, según la demanda. Al-Jabri sigue creyendo que su vida está en peligro y teme que el príncipe envíe asesinos al Canadá por carretera desde los Estados Unidos para “completar el trabajo”.

Al-Jabri se convirtió en un hombre marcado por sus estrechos vínculos con la comunidad de inteligencia de los Estados Unidos y su “íntimo” conocimiento de las actividades de Mohammad Bin Salman. Se dice que tiene el potencial para poder socavar la influencia y el apoyo del Príncipe Heredero en la Casa Blanca.

“Esa combinación de profundo conocimiento y confianza duradera por parte de los altos funcionarios de EE.UU. es la razón por la que no hay prácticamente ningún acusado [que] Bin Salman quiere muerto más que el Dr. Saad”, dice la demanda. Se cree que Al-Jabri desempeñó un papel fundamental en la conclusión de la CIA de que el príncipe heredero había autorizado el asesinato de Khashoggi.

La demanda se presentó más de una semana después de que el New York Times publicara una historia detallando el complot para atraer a Al-Jabri de vuelta a Arabia Saudita usando a su familia como cebo. Bin Salman también tentó a Al-Jabri con un nuevo trabajo. Cuando eso falló, buscó sin éxito que lo extraditaran por cargos de corrupción a través de la Interpol. Eso también fracasó, pero llevó al arresto de los dos hijos de Al-Jabri en Riad.

Al-Jabri cayó en desgracia en 2017, tras el golpe sorpresa que vio a Bin Salman reemplazar a Mohammed Bin Nayef como príncipe heredero. El funcionario de inteligencia abandonó el Reino y se instaló en Turquía antes de trasladarse al Canadá, mientras que el príncipe se movió en contra de los aliados nacionales de Nayef, que para entonces había sido puesto bajo arresto domiciliario.

El destino de los hijos de Saad Al-Jabri ha llamado la atención de cuatro senadores estadounidenses. El mes pasado escribieron una carta al Presidente Donald Trump para expresar su preocupación por la “desaparición forzada” de los dos niños cuyo padre describieron como un “aliado cercano y amigo”.

 

 

Categorías
Arabia SauditaNoticiasOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines