Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Libia se queja ante el Consejo de Seguridad condenando a Egipto y a los Emiratos Árabes Unidos por apoyar la violencia

Los manifestantes sostienen una pancarta que dice "Detengan la guerra en Libia, Haftar y sus mercenarios" durante una protesta en Berlín el 19 de enero de 2020 [JOHN MACDOUGALL/AFP/Getty Images]

El delegado de Libia ante las Naciones Unidas (ONU) Taher Al-Sunni criticó la selectividad de los comités de sanciones de las Naciones Unidas, subrayando su ineficacia para poner fin a las violaciones y la agencia a algunos países que pretenden alcanzar objetivos políticos en su país.

Al-Sunni se quejó de la injerencia de Egipto y los Emiratos Árabes Unidos (EAU) en los asuntos de Libia, y de su apoyo a la agresión de la milicia de Khalifa Haftar contra la capital de Trípoli.

Esto se produjo en un discurso que pronunció el martes por la noche ante la sesión del comité de sanciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Nueva York, que se celebró a petición de Libia, en presencia de los países implicados en el apoyo a la agresión contra Trípoli.

Expresó: “El plan de trabajo de los comités de sanciones se ha vuelto inútil para detener las violaciones, no sólo en Libia, sino en la mayoría de los países del mundo. Estos órganos se emplean para servir a los intereses políticos de algunos países, emitiendo resoluciones de sanción. Posteriormente se ha hecho evidente que tratan de socavar a los sucesivos gobiernos”.

“¿Cómo podemos seguir escuchando declaraciones que consideren al gobierno legítimo libio y a los forajidos, responsables de la agresión de abril de 2019 (referencia a la agresión de la milicia de Haftar contra Trípoli), como iguales?” preguntó Al-Sunni.

Continuó: “¿Cómo puede un Estado soberano ser responsable de los acuerdos que ha firmado con otras partes para defender a su pueblo y su tierra contra los agresores y quienes los apoyan, que es su legítimo derecho, según la Carta de las Naciones Unidas?”

El pasado mes de noviembre, el Presidente turco Recep Tayyip Erdogan firmó dos memorandos de entendimiento con Fayez Al-Sarraj, jefe del gobierno libio internacionalmente reconocido, sobre la seguridad y la cooperación militar entre Ankara y Trípoli.

LEER: Mishri de Libia: “Acordamos con Turquía repeler la agresión de las fuerzas ilegales”

Al-Sunni explicó que el Consejo de Seguridad de la ONU pidió a los estados miembros de la ONU que ayudaran al gobierno libio a extender su soberanía a todo el territorio libio, y que no se ocuparan de ningún organismo paralelo que reclamara legitimidad.

Planteó la pregunta: “¿Pero qué pasó después de eso? ¿Cuántos países presentes hoy con nosotros (refiriéndose a los representantes de los países involucrados en el apoyo a la agresión contra Trípoli) están tratando abiertamente con instituciones paralelas y apoyando a los agresores y mercenarios con armas y dinero para matar a los libios?”.

Al-Sunni se quejó de la interferencia de El Cairo en la cuestión libia, declarando: “El gobierno egipcio invitó a un grupo de libios y practicó la incitación pública con mandatos falsos para interferir militarmente en Libia, amenazando con armar a nuestras tribus, reclutarlas y contribuir a matar a los libios”.

“¿No es esto una declaración de guerra, una amenaza para la paz y la seguridad internacionales y una violación directa de las resoluciones del Consejo de Seguridad? ¿No era mejor pedir el diálogo, la paz y la reconciliación sin excluir a ninguna de las partes libias?”, cuestionó.

A mediados de julio, el Presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi, durante una reunión en El Cairo con jeques y notables de las tribus libias, pidió a los libios que participaran en lo que él describió como un: “Un ejército nacional unificado y confinar las armas al estado de las instituciones y no a otros”.

Los partidos libios criticaron el uso de las sensibilidades tribales de Sisi en la lucha libia para apoyar el golpe de Haftar contra el gobierno internacionalmente reconocido.

Al-Sunni continuó criticando: “Además de todos los informes que demuestran la participación de la empresa rusa Wagner y de mercenarios de muchas nacionalidades de una manera sin precedentes, el más reciente de los cuales ha documentado la presencia de combatientes, armas y equipo moderno en Sirte, Al-Jufra y varias instalaciones y campos petroleros”.

Él transmitió: “Esto se suma a lo revelado en sus informes sobre el continuo flujo de armas desde los Emiratos, y lamentablemente desde Jordania, que declaró antes su posición neutral sobre la crisis de Libia”.

El funcionario libio concluyó: “Invitamos a todos ustedes a respetar la soberanía e integridad territorial de Libia y a respetar la voluntad de su pueblo de determinar su destino con libre albedrío”.

La milicia de Haftar, con el apoyo de los países árabes y europeos, lanzó una agresión contra Trípoli el 4 de abril de 2019, que provocó muertos y heridos entre la población civil, además de cuantiosos daños materiales y cuantiosas pérdidas, en medio de llamamientos generalizados al diálogo y a una solución política a la crisis que se agrava.

Categorías
ÁfricaEgiptoEmiratos Árabes UnidosLibiaNoticiasOriente MedioUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba