Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los legados coloniales de Gran Bretaña y las promesas rotas

Manifestantes, en las afueras de la calle Downing, sostienen pancartas y ondean banderas durante una protesta contra el tratamiento de los palestinos por parte de Israel en Londres, Reino Unido, el 15 de mayo de 2018 [Agencia Yunus Dalgic/Anadolu]

El dramático cambio de política de Gran Bretaña hacia China ha sido respaldado por dos cargos. Que Beijing violó sus obligaciones de tratado internacional en Hong Kong y en segundo lugar, que ha participado en terribles violaciones de los derechos humanos contra su población uigur en la provincia de Xinjiang.

Visto desde Londres, la Ley de Seguridad Nacional de China en Hong Kong fue un paso más allá. Sus amplios poderes se consideraban una amenaza a la fórmula “un país, dos sistemas” que prometía que los habitantes del territorio mantendrían sus libertades sociales y económicas.

Tras su entrega en julio de 1997, Hong Kong dejó de ser una colonia británica. Se devolvió la soberanía a China y se convirtió en una región administrativa especial con amplios poderes de autonomía.

Gran Bretaña no se limitó a condenar la nueva Ley de Seguridad. El Primer Ministro Boris Johnson ofreció a unos tres millones de residentes de Hong Kong la oportunidad de establecerse en el Reino Unido y adquirir posteriormente la ciudadanía británica.

LEER: Israel: El presidente arremete contra el gobierno por la retórica de las elecciones anticipadas

En este caso, los residentes de Hong Kong pueden considerarse algo privilegiados en comparación con la generación Windrush que llegó a Gran Bretaña desde el Caribe entre 1948 y 1973. De los 550.000 que llegaron como súbditos británicos para reconstruir el país, se estima que aún hoy en día hay unos 50.000 cuyo estatus no se ha regularizado. No tienen derechos legales, por lo que muchos fueron detenidos o deportados.

La diáspora caribeña dirigida a Gran Bretaña coincidió con la expulsión de 850.000 palestinos de su patria. John Dugard, el renombrado jurista sudafricano, ha argumentado que la tragedia nacional palestina fue una consecuencia directa de la traición de Gran Bretaña a la confianza sagrada en Palestina. Según los términos del mandato conferido por la Sociedad de las Naciones en 1920, Gran Bretaña aceptó una “confianza sagrada” para ayudar al pueblo palestino a realizar su aspiración a un Estado democrático independiente. Esa misión sigue sin cumplirse hasta hoy.

Desde 1948, Gran Bretaña ha tenido muchas oportunidades de reparar sus injusticias históricas en Palestina. Al reclamar la responsabilidad moral de los residentes de Hong Kong, podría haber hecho lo mismo durante mucho tiempo para los palestinos desposeídos que, significativamente, no buscaban el derecho a establecerse en Gran Bretaña sino el derecho a regresar a sus hogares. Ya sea que se trate de la violación de tratados internacionales o de la violación de derechos humanos, la respuesta de Gran Bretaña a los abusos israelíes nunca ha ido más allá de la reprimenda verbal. Sin embargo, en las raras ocasiones en que esto ocurrió, nunca fueron acompañadas de advertencias explícitas con consecuencias graves. Así pues, mientras que la Ley de Seguridad de China se enfrentó a amenazas de consecuencias graves, el plan de Israel de anexionar tierras palestinas se consideró simplemente ilegal e inaceptable.

LEER: El Sheikh Raed Salah advierte de los mensajes de los extremistas judíos para asaltar la mezquita de Al-Aqsa

En la cuestión específica de los derechos humanos, a los palestinos no les ha ido mejor. Años de peticiones de protección internacional han sido ignorados, a pesar del extenso catálogo de abusos de los derechos humanos. Han pasado exactamente diez años desde que el ex primer ministro británico David Cameron describió la Franja de Gaza como un “campo de prisioneros”. Después de condenar el bloqueo del territorio, declaró que “Gaza no puede ni debe permitirse que siga siendo un campo de prisioneros”. Aunque los sucesivos gobiernos británicos han pedido el fin del bloqueo, ningún otro primer ministro, antes o después de Cameron, ha sido tan contundente y gráfico en su descripción de la Franja de Gaza.

El humo y el polvo se elevan tras un ataque aéreo israelí en Gaza el 8 de julio de 2014 [SAID KHATIB/AFP via Getty Images]

No obstante, cuando se trata de Palestina, los políticos occidentales parecen tener poca memoria. Así, se les recordó la tragedia de Gaza en enero de 2020 cuando un grupo de obispos católicos de Europa y América del Norte visitaron el territorio. A su regreso, emitieron una declaración conjunta en la que deploraban la “profunda crisis humanitaria” de la que habían sido testigos y confirmaban el hecho de que Gaza se había convertido en una “prisión al aire libre”.

Ya sea en campos de prisioneros, prisiones al aire libre o campos de concentración, ninguna persona debe ser sometida a tal indignidad por su raza, religión o color. La intervención del Primer Ministro Johnson en nombre de los musulmanes uigures es bienvenida más allá de toda medida; pero no debe terminar con ellos. Debe reconocer igualmente el terrible sufrimiento infligido a los dos millones de palestinos que habitan en la Franja de Gaza. Después de todo, su humanidad es tan inapreciable y sacrosanta como la del pueblo uigur.

LEER: Israel libera a un prominente líder de Hamas

Si no hubiera sido por su pasado colonial, Gran Bretaña no se habría visto envuelta en esta continua confrontación diplomática con China. Incluso después de la entrega de Hong Kong a China en 1997, se asumió el compromiso con los residentes del territorio de que el arreglo de “un Estado, dos sistemas” preservaría la democracia liberal y garantizaría sus libertades. Hoy en día, están exigiendo que Gran Bretaña cumpla su promesa.

En la otra punta del mundo, se hicieron compromisos similares con el pueblo palestino. Primero en la Declaración Balfour, que no se hará nada que pueda perjudicar sus derechos civiles y religiosos. Y en segundo lugar aceptando la “sagrada confianza de la civilización” para llevarlos a la autodeterminación e independencia. Ambas promesas siguen sin cumplirse.

Claramente, si el Primer Ministro Johnson quiere convencer al mundo de que está realmente comprometido con los derechos humanos, debe cumplir inmediatamente las responsabilidades históricas de Gran Bretaña no sólo con Hong Kong, sino también con Palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónChinaOriente MedioReino Unido
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines