Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Experto: "Turquía puede usar el derecho de defensa propia en el Mediterráneo"

Una foto aérea muestra al buque de perforación de pabellón turco Fatih' continuar las operaciones de perforación mar adentro en compañía de un acorazado turco y un helicóptero en el oeste de la isla de Chipre en el Mar Mediterráneo el 11 de julio de 2019 [Ministerio de Defensa Nacional turco/Agencia Anadolu].

Turquía tiene derecho a intervenir si un barco bajo su protección es atacado en el Mar Mediterráneo, dijo un experto turco, informa Anadolu.

A medida que las tensiones aumentan en la región cada día debido a la crisis libia y a las reservas de hidrocarburos en el Mediterráneo, también lo hacen las políticas e intervenciones.

Recientemente, buques de guerra griegos y franceses trataron de detener los buques de carga que iban a Libia desde Turquía. Pero los buques de guerra turcos que escoltaban los cargueros no permitieron las intervenciones.

Yucel Acer, jefe del Departamento de Derecho Internacional de la Universidad Yildirim Beyazit de Ankara, dijo que cualquier interferencia de otros países en los buques mercantes que van a Libia desde Turquía no puede ser legal o legítima.

Acer dijo que, según el derecho internacional, la soberanía de cualquier país no se aplica en aguas internacionales.

LEER: El Ministro de Defensa de Italia: “Nuestra presencia en tierra libia es importante y necesaria”

Refiriéndose a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar que se aprobó en 1982, Acer dijo que la alta mar es la zona que todos los países pueden utilizar libremente, tengan o no costa.

"Estas libertades que tienen los países; libertad de transporte, libertad de volar sobre alta mar, libertad de tender cables y tuberías submarinos, libertad de construir islas artificiales y otras instalaciones permitidas por el derecho internacional, libertad de pesca y libertad de investigación científica", dijo.

Subrayó que en este contexto, Turquía, declarada o no zona económica exclusiva (ZEE), tiene definitivamente el derecho de proteger sus buques en alta mar.

Acer dijo que, por regla general, cada buque (civil, militar, individual u oficial) en alta mar está sujeto a los poderes legislativo, ejecutivo y judicial del país para el que está abanderado.

Excepciones

Sobre las condiciones que legitiman una intervención en aguas internacionales, Acer enumeró el tráfico de esclavos y de drogas, la piratería o la radiodifusión no autorizada desde alta mar.

"Si el buque no tiene nacionalidad o enarbola una bandera extranjera o se niega a mostrar su bandera o está asociado con al menos una de las situaciones delictivas mencionadas", dijo, se puede realizar una intervención.

Acer dijo que según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, tales intervenciones se denominan "derecho de visita".

"Cuando el personal militar autorizado está a bordo, sólo tiene derecho a comprobar el documento o la carga relacionada con la sospecha", dijo.

Sin embargo, añadió que incluso en estos casos, los buques oficiales que se utilizan con fines no comerciales y los buques de guerra tienen inmunidad.

Por lo tanto, Acer subrayó que cualquier intervención de otros países en los buques mercantes turcos que van a Libia desde Turquía no puede ser legal ni legítima.

Derecho de legítima defensa

Acer dijo que en caso de una posible intervención, el estado protector o el estado de la bandera obtiene el derecho a la autodefensa.

"En caso de intervención ilícita, los buques de guerra turcos tienen derecho a tomar las medidas necesarias para proteger a los buques que enarbolan el pabellón de Turquía", dijo.

Continuó diciendo que los buques de guerra turcos pueden corresponder con las medidas militares necesarias si es necesario.

"Si hay pruebas que demuestran que la intervención se realiza con un propósito político, también es posible iniciar un proceso judicial penal contra el personal interviniente", añadió Acer.

Dijo que toda intervención en un buque de pabellón turco se considera jurisdicción de las autoridades turcas.

LEER: Medios franceses: Turquía está jugando honestamente en Libia

Derecho de defensa propia

Acer dijo que en caso de una posible intervención, el estado protector o el estado de la bandera obtiene el derecho a la autodefensa.

"En caso de intervención ilícita, los buques de guerra turcos tienen derecho a tomar las medidas necesarias para proteger a los buques que enarbolan el pabellón de Turquía", dijo.

Continuó diciendo que los buques de guerra turcos pueden corresponder con las medidas militares necesarias si es necesario.

"Si hay pruebas que demuestran que la intervención se realiza con un propósito político, también es posible iniciar un proceso judicial penal contra el personal interviniente", añadió Acer.

Dijo que toda intervención en un buque de pabellón turco se considera jurisdicción de las autoridades turcas.

Operación Irini

Se refirió a la legalidad de la inspección de los buques turcos en el Mar Mediterráneo en el marco de la Operación Irini, que la Unión Europea puso en marcha en marzo de este año para hacer cumplir el embargo de armas a Libia.

Acer dijo que lo que realmente importa en alta mar es la inspección del estado de la bandera.

"Si el estado de bandera hace una inspección, en principio, no habrá ningún vacío", añadió.

Acer también dijo que si se cree que un estado está violando el embargo, la alta mar no es apropiada para estas inspecciones. En tales circunstancias, deben probarse otros métodos sin atacar los derechos de soberanía de los estados, de acuerdo con el derecho internacional.

Los acuerdos bilaterales y el embargo
Aclaró que el embargo de armas sólo se aplica a la transferencia de armas ilegales a Libia y no a las que se envían al gobierno legítimo reconocido por la ONU en base a varios acuerdos de seguridad.

"Desde este punto de vista, cualquier inspección de los barcos turcos no será legal. Porque, el acuerdo de cooperación militar y de seguridad fue firmado entre los dos países el 28 de noviembre de 2019", dijo Acer.

Dijo que la razón por la que la UE sentía la necesidad de tal operación provenía de razones políticas más que de cualquier legalidad y debía ser tratada como tal.

LEER: Francia pide a la UE que examine las relaciones con Turquía

Antecedentes
El 26 de febrero de 2011, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (UNSC) decidió imponer un embargo al suministro de armas y equipo militar hacia y desde Libia.

En junio de 2016, el UNSC autorizó a todos los estados miembros de la ONU a inspeccionar los buques en alta mar frente a la costa de Libia que se cree que violan el embargo.

La UE no había tomado ninguna medida concreta para abordar la transferencia de armas y municiones a Libia, aunque han pasado cuatro años desde la decisión del CSNU.

La UE acaba de lanzar la Operación Irini el 31 de marzo para inspeccionar los buques después de que las fuerzas libias respaldadas por Turquía hayan realizado con éxito operaciones sobre el terreno contra el señor de la guerra Khalifa Haftar.

Sin embargo, el único representante legítimo de Libia en la ONU, el Primer Ministro Fayez al-Sarraj, se opuso a la Operación Irini, alegando que la operación era parcial.

Sarraj subrayó que existen pruebas e informes sólidos de que se están suministrando armas y equipo para apoyar a Haftar a través de las fronteras terrestres y aéreas orientales de Libia.

Una declaración similar fue hecha por el Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu.

En una conferencia de prensa con el Ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, el 19 de junio, Cavusoglu señaló que los aviones de guerra, que anteriormente estaban estacionados en Siria, aterrizaron en zonas controladas por Haftar.

Cavusoglu declaró que los estados que participaron en la Operación Irini guardaron silencio sobre el suministro de armas a Haftar por parte de los Emiratos Árabes Unidos.

Observando que algunos estados que participaron en la operación han adoptado claramente una posición como el apoyo abierto de Francia a Haftar, Cavusoglu añadió que la operación no era objetiva.

Libia ha sido desgarrada por la guerra civil desde la destitución del último gobernante Muammar Gaddafi en 2011. El nuevo gobierno de Libia fue fundado en 2015 bajo un acuerdo liderado por la ONU, pero los esfuerzos para un acuerdo político a largo plazo fracasaron debido a la ofensiva militar de las fuerzas de Haftar, lo que resultó en una guerra civil y más de 1.000 muertes.

Categorías
NoticiasTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines