Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los refugiados sirios en Turquía recurren a la venta de órganos para sobrevivir

Refugiados sirios en un campamento en Turquía [Agencia Anadolu]

Se ha descubierto que los refugiados sirios que residen en Turquía están tan desesperados por dinero que están vendiendo sus órganos en el mercado negro para pagar necesidades como el alquiler, ha revelado el canal de medios de comunicación CBS con sede en los Estados Unidos.

En un documental emitido por la CBS, el canal utilizó cámaras ocultas en una investigación sobre los mensajes de Facebook que ofrecían dinero a los refugiados sirios a cambio de sus riñones e hígados, y muchos fueron engañados, ganando menos de lo que valen los órganos en el mercado negro ilegal.

La investigación encontró que un refugiado llamado Abu Abdullah, que huyó de la guerra civil en su país hace cuatro años y ahora gana unos escasos 300 dólares al mes como trabajador del metal, hizo un trato con un corredor de órganos para vender uno de sus riñones por 10.000 dólares.

Sin embargo, tras el procedimiento, el corredor sólo le pagó la mitad de la cantidad acordada y luego desapareció, dejando a Abu Abdullah sin atención médica y con un dolor constante.

LEER: BDS España: El curso anti-racismo fue cancelado por la presión de los grupos pro-Israel

En Turquía, como en muchos países, es ilegal comprar y vender órganos en el mercado negro y, según se informa, la policía ha dicho que está tomando medidas drásticas contra esta práctica que ha demostrado ser popular como resultado de la crisis de los refugiados. Por lo general, los donantes deben demostrar que son familiares cercanos del receptor para que los hospitales aprueben al donante. Sin embargo, se pueden comprar documentos falsos por 200 dólares.

Otro caso citado en el documental es el de Umm Mohammed, una madre soltera de tres hijos que vendió la mitad de su hígado por 4.000 dólares. “Gané lo suficiente para pagar el año de alquiler que debía, y otro año por adelantado”, dijo a la CBS

Aunque el comercio es ilegal, no es una sorpresa para muchos debido a las dificultades económicas que los refugiados a menudo enfrentan después de huir del conflicto de su país, y su lucha continúa incluso después de alcanzar la seguridad.

Según el empresario sirio-americano Yakzan Shishakly: “No tienen opciones. Así que están pensando, si morimos está bien. Al menos tendré algo de dinero para darle a mi familia”.

Categorías
NoticiasOriente MedioSiriaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba