Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos vuelven a usar piedras como armas en la Ribera Occidental

Los manifestantes arrojan piedras a los soldados israelíes mientras los palestinos se manifiestan contra los asentamientos ilegales israelíes, frente a un puesto de control en Hebrón, Cisjordania, el 28 de febrero de 2020. [Mamoun Wazwaz - Agencia Anadolu]

Los palestinos e israelíes siguen sorprendidos por la reciente operación de guerrilla que tuvo lugar en la ciudad de Ya’bad, en las afueras de Jenin en la parte norte de la Ribera Occidental. Durante la operación, un soldado israelí de la Brigada de élite Golani resultó muerto cuando un joven palestino le lanzó una gran piedra, matándolo al instante.

El elemento de sorpresa entre palestinos e israelíes fue que el arma utilizada en la operación que mató a un soldado israelí fue una piedra, y no una pistola, un rifle, un dispositivo explosivo o un cóctel molotov. Era una piedra, el arma más antigua conocida por los palestinos. Es fácil de usar y no puede ser incautada o confiscada en confrontación con las armas más avanzadas y modernas que posee Israel en el siglo XXI.

En la historia reciente, las piedras han sido el arma principal de los palestinos en Cisjordania, simbolizando la persistencia irreversible en la resistencia a la ocupación, independientemente de la diferencia en el equilibrio de poderes.

Las piedras son las primeras armas de los sucesivos levantamientos, y las más comunes y extendidas entre los palestinos, gracias a su disponibilidad sin restricciones, lo que las convierte en un predicamento militar, político y de seguridad para Israel.

A la luz de la política de seguridad arbitraria que aplican la ocupación israelí y la Autoridad Palestina (AP) contra la resistencia en la Ribera Occidental, y de la intrusiva confiscación de todo tipo de armas, ya no hay otros medios sino las piedras para que los palestinos impidan que el ejército israelí siga reprimiéndolos, matándolos y confiscando sus tierras.

LEER: Jordania advierte a Israel de un conflicto masivo debido a la anexión

Los palestinos adoptaron el uso de piedras a lo largo de sus años de resistencia a la ocupación, hasta el punto de que se convirtieron en el principal foco de atención de los funcionarios israelíes. La resistencia fue la forma más famosa de usar las piedras, ya que se recogían y preparaban en cada barrio, calle, callejón, casa y tejado.

El uso de piedras tiene objetivos de gran alcance y es una indicación cierta de que el pueblo palestino se ha levantado y ha tomado la iniciativa una vez más, comprendiendo todas las lecciones de las experiencias de lucha anteriores, armado con este tipo de arma primitiva, y sus métodos innovadores de lucha. Es una afirmación de su capacidad de continuar y crecer y un hecho revolucionario sobre el terreno que le permite imponer una nueva realidad en el curso del conflicto con la ocupación israelí.

Volviendo a tres décadas atrás, durante el levantamiento de la primera Intifada palestina, que ha sido clasificada entre las revoluciones del mundo moderno y conocida como la “revolución de las piedras”, ningún rebelde antes de ella creía que las piedras podían enfrentarse al ejército que asediaba a los palestinos con sus tanques, cañones y disparos.

Los palestinos lanzan piedras con hondas a las fuerzas israelíes durante una manifestación en el marco de la “Gran Marcha del Retorno” en la frontera entre Israel y Gaza, al este de Gaza, el 27 de septiembre de 2019.
[Ashraf Amra – Agencia Anadolu]

Era natural y se esperaba que el enfoque de la resistencia palestina evolucionara durante estos tres decenios, y aunque la resistencia en Gaza se convirtió en lo que parecía un ejército regular y entrenado, equipado con armas de fabricación local, no se desarrolló de la misma manera en Cisjordania, debido a las medidas de Israel y la AP contra cualquier acción en este sentido.

Todo esto convirtió a las piedras en el arma más famosa de Cisjordania con sus múltiples usos, especialmente en los enfrentamientos durante las tumultuosas manifestaciones con la ocupación. Esto dio a las piedras una importante ventaja y se convirtieron en herramientas efectivas para lanzar a las fuerzas del ejército y sus máquinas militares. Las piedras también se utilizaron para levantar barreras, bloquear caminos y construir montículos y barricadas.

La reciente operación en Jenin no estuvo fuera de contexto en la Ribera Occidental. Hace unos años, las masas palestinas de allí utilizaron ampliamente las piedras contra los convoyes y mecanismos militares, las patrullas a pie y los centros de colonos. Las operaciones destacadas en las que se utilizaron piedras como herramienta principal aumentaron, y las estadísticas que el portavoz militar israelí solía publicar registraban un aumento constante del uso de piedras durante los enfrentamientos con las fuerzas del ejército.

El uso de piedras no requiere sesiones de capacitación o de sensibilización, y la resistencia palestina puede arrojarlas y luego retirarse, garantizando su seguridad. Las piedras no requieren una organización central o un liderazgo fuerte. Cuando se usan de forma creativa, privan a los israelíes de considerar lo que ocurre en Cisjordania como un estado de guerra, lo que permitiría al ejército adoptar varias formas de combate, sobre todo la artillería pesada.

LEER: Amnistía condena el apoyo de EE.UU. a los planes de Israel de anexionar Cisjordania

La resistencia palestina en Cisjordania logró, con su uso de piedras, costar a la ocupación israelí su ventaja estratégica en la guerra relámpago, que le conviene. La ideología militar de la ocupación se basa en la tecnología avanzada, y la fuerza militar de ataque que conduce a una victoria militar que da a la ocupación una sensación de seguridad durante años.

El elemento más importante en el uso de las piedras es que el pueblo palestino bajo la ocupación sufre una debilidad fundamental de un desequilibrio de poder. Esto puede haber obligado a la resistencia a luchar su batalla contra la ocupación a través de la resistencia popular desarmada. Esta es una combinación de su resistencia diaria en forma de lucha positiva, representada por los constantes y diarios ataques de los sublevados y el uso de herramientas y métodos primitivos de lucha, para sacar la alfombra de debajo de los pies del ocupante.

El uso de piedras en la Ribera Occidental también adoptó varias formas en los campamentos y barrios poblados, con callejones estrechos y retorcidos, especialmente en los campamentos de refugiados de la Ribera Occidental. Esas formas incluían el uso de piedras por parte del público, directamente a mano contra los soldados y colonos y sus medios de transporte, campamentos y edificios, y el lanzamiento de grandes piedras desde los tejados para matar a un comandante importante o a un soldado del ejército de ocupación o de los colonos, como ocurrió en la reciente operación Ya’bad.

La resistencia en la Ribera Occidental se dio cuenta de que el tanque israelí no estaba diseñado para luchar contra un niño o joven palestino que le levantara una piedra, y que obtenían su fuerza y coraje infinitos del público, armados con una voluntad nacional fuerte y firme y con armas morales. Esto le ha costado a la ocupación cualquier eficacia concebible de su arma material superior. Las piedras jugaron un papel significativo en el choque del mundo al ver a los palestinos enfrentarse a los soldados de la ocupación y a sus jeeps militares con sus piedras.

Así, los palestinos, especialmente en Cisjordania, que sufren una grave escasez de armas de fuego, llegaron a la conclusión de que las piedras como armas no requieren suministros, ni tratos de municiones, ni líneas de suministro, ni apoyo externo, ni relaciones internacionales. Los caminos y las colinas están llenos de piedras en Cisjordania, los combatientes de la resistencia sólo tienen que extender la mano para recogerlas y lanzarlas hacia sus ocupantes. Este tipo de guerra espontánea no puede ser controlada, detenida o escalada, lo que le ha dado alas para volar alto, lejos y libremente, a pesar de que la ocupación posee un arsenal mortal que incluye armas nucleares, aviones y misiles. Sin embargo, todos están indefensos ante los jóvenes palestinos que lanzan piedras a los convoyes israelíes y a sus soldados.

Una piedra es una piedra, pero en las manos de los combatientes de la resistencia en Cisjordania, se han convertido en poderosos proyectiles. Cualquiera que observe el estado de los soldados de la ocupación puede ciertamente sentir el miedo y el terror que sienten al ser golpeados por ellos. Esta es una muestra de las lecciones aprendidas de la reciente operación de Ya’bad y puede inspirar futuras operaciones.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines