Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Irán controla cuatro capitales árabes?

Niñas jóvenes caminan frente a un mural que muestra la bandera nacional iraní en el centro de la capital Teherán, el 23 de abril de 2019 [ATTA KENARE / AFP via Getty Images]

Un clérigo iraní dijo una vez en una declaración temeraria que Irán controla cuatro capitales árabes, a saber: Beirut, Damasco, Sanaa y Bagdad. Muchos partidos anti-Irán celebraron debates sobre esta declaración, considerándola una realidad, y comenzaron a advertir al mundo sobre el poder emergente del Irán y su futura hegemonía sobre la región árabe. Incluso escuché a un famoso escritor islámico extender todo un enfoque político y doctrinal sobre la declaración del clérigo.

Me pregunté sobre el tipo de información en la que este mulá basó su declaración, indicando su ignorancia política. Empecé a examinar más a fondo la condición política de cada una de las cuatro capitales, tratando de encontrar un terreno adecuado para la declaración del mulá.

He sido consciente durante décadas de que los países árabes están infiltrados por los EE.UU., los británicos y los sionistas, ya que nadie ha tratado de aflojar el control de estas potencias en la región. La derrumbada Unión Soviética trató de infiltrarse en el mundo árabe y competir con los EE.UU. Sin embargo, estos intentos no tuvieron éxito ni siquiera en los países que adoptaron el enfoque socialista, como Egipto, Argelia y Siria. Así, los EE.UU. logró mantener su dominio sobre los árabes, y continuó expandiendo su influencia hasta el día de hoy.

Tal vez no fue posible desacreditar las declaraciones de los mulás en ese momento, porque los enemigos árabes del Irán ya habían controlado la opinión pública árabe y se adhirieron firmemente a la declaración del jeque delirante. Así pues, refutar las declaraciones del mulá durante ese período se consideró un acto de blasfemia. Sin embargo, la etapa actual puede allanar el camino para proceder con una dialéctica diferente.

En el Líbano, por ejemplo, es fácil para cualquiera que esté dispuesto a profundizar en el asunto, ver que Beirut sigue dominada por los Estados Unidos. Es cierto que el Hezbollah pro-iraní tiene una fuerte presencia en el Líbano, sin embargo, el movimiento no controla Beirut y no tiene influencia en la voluntad del gobierno libanés. En otras palabras, Hezbollah no puede dictar las acciones del gobierno de acuerdo con sus preferencias o la agenda iraní, y la prueba es que los EE.UU. impidieron que el Líbano aceptara la oferta de Irán de armar a las fuerzas militares libanesas.

La evidencia más prominente de la hegemonía de los Estados Unidos sobre el Líbano es el caso de Amer Al-Fakhoury, quien fue liberado de una prisión libanesa debido a las presiones ejercidas por los Estados Unidos sobre los responsables políticos y el poder judicial del Líbano. Los Estados Unidos no dudaron en enviar un helicóptero a Awkar, Beirut (donde se encuentra el cuartel general de la embajada de los Estados Unidos) para transportar a Al-Fakhoury a los Estados Unidos. Como tal, Trump agradeció al Líbano por cooperar en la liberación del espía libanés más destacado de la entidad sionista, que torturó brutalmente a los detenidos libaneses en el Centro de Detención de Khiam, y mató a algunos de ellos bajo tortura. Esto sin mencionar la interferencia de los EE.UU. en los asuntos económicos del Líbano.

LEER: Rouhani de Irán: “La pandemia de COVID-19 podría permanecer hasta el final del año civil iraní”

Si Hezbollah tiene un papel en la gestión de la política libanesa, su influencia se limita principalmente a evitar que el Líbano se deslice hacia la entidad sionista, como han hecho algunos regímenes árabes caídos, defender el Líbano frente a las aspiraciones sionistas. Hezbollah también permanecería como guardia del Líbano contra los ataques de otros, pero no esperamos que lo logre más allá de sus capacidades.

En cuanto a Irak, la cuestión ya no es un secreto, después de las actividades militares y de inteligencia de los EE.UU. reportadas en los medios de comunicación. El territorio iraquí es como un escenario para los EE.UU., ya que establecen bases militares, despliegan sus soldados y reposicionan sus fuerzas militares. Además, el presidente estadounidense visitó a menudo las fuerzas de su país en Iraq sin informar al presidente iraquí, y los aviones y helicópteros estadounidenses volaron sobre el Palacio Republicano Iraquí y asesinaron a iraquíes y no iraquíes en tierra iraquí, mientras que los funcionarios iraquíes se mantuvieron educados y no protestaron. Sólo durante este período los medios de comunicación comenzaron a hablar del tráfico aéreo de EE.UU. sobre Bagdad y todo el espacio aéreo iraquí. Los EE.UU. están ocupando Irak y dominando la tierra iraquí.

Hay organizaciones en Irak que están aliadas con Irán y reciben apoyo militar de este país, pero no dirigen el país. Estas organizaciones están tratando de atacar a los EE.UU., especialmente con el poder de los misiles. En cambio, el gobierno iraquí no está comprometido con las mismas intenciones, lo que significa que Irán no controla Bagdad, sino los Estados Unidos.

Para muchas personas, es permisible para los EE.UU., pero no para otros países, especialmente que el componente estadounidense se ha convertido en parte de su estructura psicológica, y se han impacientado por su ausencia.

En cuanto a Siria, los EE.UU. permanecen allí, controlando los pozos de petróleo sirios y vagando por la región oriental, con sus aviones volando en el espacio aéreo sirio con comodidad y tranquilidad. La presencia de algunas fuerzas iraníes y rusas en Siria todavía no ha afectado la insistencia de los EE.UU. en permanecer en Siria, mientras que Sanaa está ocupada defendiendo sus caballos de pura raza árabe.

Traducido de Arabi21, 2 de abril de 2020

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIrakIránLíbanoOriente MedioSiriaYemen
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines