Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mediterráneo oriental: un nuevo hervidero de tensiones a las puertas de Europa

El Golfo Pérsico el 12 de marzo de 2017 [Agencia Fatemeh Bahrami / Anadolu]

Los primeros descubrimientos importantes de depósitos de gas y petróleo en el Mediterráneo oriental han acelerado enormemente la dinámica geopolítica de la región. Si bien las riquezas submarinas del área han generado grandes esperanzas y oportunidades para todos los países de la región, esta potencial “mina de oro” también ha lanzado una amarga competencia entre los estados. La militarización de la región y las disputas políticas profundamente arraigadas pueden tener serias ramificaciones en el norte de África, Oriente Medio y Europa, que afectan a los paisajes energéticos regionales y los equilibrios de poder.

El Servicio Geológico de los Estados Unidos estima que esta región, también conocida como Cuenca Levantina, que cubre unos 8.000 kilómetros cuadrados del Mediterráneo Oriental, contiene entre 3.5 trillones de metros cúbicos (tcm) y 6,4 tcm de gas, así como 1,7 mil millones de barriles de petróleo recuperable. Es fácil imaginar cómo estas vastas reservas impulsarían las economías regionales y reducirían la dependencia de Europa del gas ruso.

Los primeros descubrimientos importantes en Tamar (2009) y Leviatán (2010) en Israel fueron seguidos rápidamente por nuevos descubrimientos en Chipre (Afrodita) y en la costa de Egipto (el campo gigante Zohr). Otro potencial campo de gas en alta mar conocido como Calypso se realizó en Chipre en 2018.

Sin embargo, la explotación de estos tesoros submarinos sería cualquier cosa menos suave. Además de enfrentar la dura competencia de otros productores de gas como Qatar, Rusia y los estados del Mar Caspio, la región está plagada de múltiples conflictos geopolíticos, que atraen la atención de potencias extranjeras, es decir, la UE, los EE.UU y Rusia. Parece que la región se está convirtiendo en una especie de nuevo Golfo Pérsico/Árabe en el contexto de rivalidades regionales y disputas diplomáticas/territoriales y derechos de explotación. Si bien esta comparación no es nueva y ha surgido en la última década después de los cambios que han tenido lugar en el área, las razones subyacentes que pusieron a la región en el centro de atención son diferentes del Golfo.

Leer: Greece rejects Turkey call to demilitarise Aegean islands

El principal desacuerdo, según Rauf Mammadov, un erudito del Instituto de Oriente Medio, está impulsado por diferentes interpretaciones del derecho del mar y, “el hecho de que no todos los jugadores involucrados en la disputa sean signatarios de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) complica aún más el asunto”, dijo a MEMO. Sin embargo, estas rivalidades no son nuevas. Existieron antes de los descubrimientos de gas en el Oriente Medio (Israel / Líbano, Israel/ Hamas en Gaza y Turquía/Chipre). Pero el potencial de gas de esta región puede empeorar estas disputas, según Francis Perrin, investigador principal del Instituto Francés de Asuntos Internacionales y Estratégicos (IRIS).

Según Chiara Proietti Silvestri, analista de la consultora energética con sede en Bolonia Rie-Ricerche Industriali ed Energetiche, todavía no estamos en el punto de las rivalidades hegemónicas que distinguen al Golfo Pérsico. Además, las dos áreas divergen en algunos aspectos, como el papel de los actores regionales, los tipos de rivalidad y la influencia de las superpotencias.

Más precisamente, a medida que Irán y Arabia Saudí dominan el Golfo Pérsico, la geografía hace de Turquía un jugador dominante en la región del este del Mediterráneo. Explica que, si bien la mayoría de los estados litorales del Golfo Pérsico se benefician del petróleo y el gas, Turquía carece de recursos energéticos indígenas, a pesar de ser un jugador dominante en la región. “En cambio, ha tratado de sacar provecho de su posición geográfica, como un estado de tránsito para el mercado europeo, pero también busca acceder a recursos productivos”, lo que potencialmente pone a Turquía en conflicto con otros productores regionales, agregó.

Los desarrollos regionales recientes podrían describirse a través de la observación de que la cooperación y la competencia coexisten, se superponen y, con bastante frecuencia, se inhiben entre sí, explica Federico Borsari, investigador del Centro MENA del Instituto Italiano de Estudios Políticos Internacionales (ISPI).

También observa que la fase de cooperación de los últimos años está evolucionando hacia una más competitiva, especialmente después de que Grecia rechazase de inmediato como ilegal los acuerdos bilaterales firmados por Turquía y el Gobierno de Acuerdo Nacional de Libia (GNA), Egipto, Chipre e Israel sobre fronteras marítimas y cooperación militar. En su opinión, la creciente asertividad de Ankara está desestabilizando la región al imponer su propia interpretación de las zonas económicas exclusivas (ZEE) y las fronteras marítimas, mientras que, por otro lado, esta iniciativa está acercando a los países que se oponen a las políticas energéticas de Turquía en el Mediterráneo Oriental.

Leer: Erdogan slams UAE for funding Russian mercenaries in Libya

La parte turca afirma que la propiedad de las aguas en alta mar debe regirse por la plataforma continental y que la zona económica exclusiva (ZEE) de una isla, como Chipre, se limita a solo 12 millas náuticas de aguas territoriales. Turquía no reconoce la soberanía exclusiva de Chipre e insiste en el derecho de la comunidad turcochipriota a dividir los recursos naturales de la isla. Pero los expertos en derecho internacional minimizan las reclamaciones turcas que no están de acuerdo con el derecho internacional y la UNCLOS (de la cual Turquía no es signataria).

Proietti Silvestri explica que las decisiones turcas fueron una respuesta a los movimientos unilaterales de los grecochipriotas para buscar gas en la isla dividida, sin coordinarse con los turcochipriotas. En 2019, el presidente turcochipriota pidió a la administración grecochipriota que estableciera una comisión conjunta de cooperación, pero la contraparte no aceptó, lo que dio a los turcochipriotas y a Turquía la motivación para continuar su acción unilateral. No está claro por cuánto tiempo Erdogan continuará persiguiendo intereses unilaterales incluso al precio del aislamiento.

Greek and Cypriot flag at squer of Omodos village on April 04, 2018 in Limassol, Cyprus [Athanasios Gioumpasis/Getty Images]

Bandera griega y chipriota en el pueblo de Omodos el 4 de abril de 2018 en Limassol, Chipre [Athanasios Gioumpasis / Getty Images]

 

Al flexionar sus músculos militares, Ankara intenta luchar contra la debilidad legal, ya que quiere desesperadamente su pedazo de pastel del Mediterráneo Oriental. Mammadov agregó que las recientes decisiones de Erdogan ya han llevado al ostracismo de su país a la comunidad occidental, como en el caso de una compra del sistema de defensa aéreo ruso S-400, que ha perturbado profundamente a la OTAN y a los EE.UU, en particular.

En opinión de Proietti Silvestri, el compromiso militar turco en Libia y la victoria de Fayez Al-Sarraj fortalecerían decisivamente su posición en el Mediterráneo Oriental, mientras arruinan los planes de sus competidores para exportar gas a Europa a través del oleoducto submarino propuesto.

Leer: The EU is dogmatic in its opposition to Turkey

Según Borsari, cualquier nuevo fallo podría elevar el costo del aislamiento a un nivel insoportable, lo que empuja a Turquía a revisar su enfoque de política exterior y buscar un nuevo compromiso más cooperativo con sus vecinos. Esto, a su vez, “también podría afectar la posición política interna de Erdogan, obligándolo a aceptar o considerar diferentes visiones y voces sobre la dirección de la política exterior del país”, señaló.

Sin embargo, algunos analistas, como Mona Sukkarieh de las Perspectivas Estratégicas de Oriente Medio con sede en Beirut, piensan que “cuanto más nos acercamos a la posible explotación de los recursos en alta mar antes de una reconciliación entre las dos comunidades chipriotas, más audaces serán las acciones de Turquía”

Pero es dudoso cuánto puede lograr Turquía con su política agresiva. Perrin nos recuerda que Chipre es un estado miembro de la Unión Europea (UE) y que el comportamiento de Turquía podría empeorar la relación con la UE. “Las compañías petroleras que realizan trabajos de exploración en las costas de Chipre incluyen el gigante estadounidense ExxonMobil y grupos europeos como Total y Eni, que contarán con el apoyo de sus respectivos gobiernos locales”, explica. Dado que Turquía enfrenta dos grandes riesgos; el aislamiento político y la extralimitación (presencia militar en Siria y actividades en Libia, disputas con Chipre, Grecia, Egipto, así como con otros estados árabes), será muy difícil para Ankara ganar en estos diversos frentes, concluye Perrin.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChipreEuropa y RusiaLíbanoLibiaOriente MedioReportajes y AnálisisTurquíaUNUS

Antiguo corresponsal del diario Qatar Magazine, Salacaninse ha especializado en el Consejo de Cooperación del Golfo, incluyendo análisis especializados sobre los setores del gas y del petróleo, la aviación, los servicios sociales, así como las relaciones internacionales y los retos geopolíticos.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba