Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irán ha ganado mucho con el asesinato de Soleimani

La gente se reúne para protestar por el ataque aéreo estadounidense en Iraq que mató al comandante iraní Qasem Soleimani, quien encabezó la fuerza Quds de élite de la Guardia Revolucionaria de Irán en Saná, Yemen, el 6 de enero de 2020. [Mohammed Hamoud / Agencia Anadolu]

Lo que esperaba ha sucedido. Irán respondió al asesinato de su legendario general Qassem Soleimani con ataques militares contra bases estadounidenses en Iraq. Los ataques fueron programados para coincidir con el momento en que Soleimani fue asesinado, y durante su entierro. Fue una respuesta débil, que no estuvo a la altura del nivel del asesinato ni del nivel de la retórica feroz posterior al asesinato; ningún estadounidense fue asesinado ni Estados Unidos sufrió pérdidas significativas.

Aparentemente, Irán informó al gobierno iraquí sobre los ataques antes de que ocurrieran, explicando que atacarían las bases aéreas de Ain Al-Assad y Erbil, según el primer ministro iraquí. A su vez, se lo dijo a los estadounidenses, por lo que todo el personal estadounidense fue evacuado de las bases. Es como si esto es lo que ambas partes querían; una débil operación militar iraní para calmar la ira de las masas y hacer que Irán se vea bien frente a sus ciudadanos y aliados, y una fuerte amenaza de Estados Unidos a Irán si ataca cualquiera de sus bases militares o mata a cualquier soldado para no dañar la reputación estadounidense en el mundo.

El mundo esperó la respuesta de Estados Unidos a los ataques iraníes, tal como esperamos la respuesta al asesinato de Soleimani. Todos nos preguntamos cómo reaccionaría Estados Unidos y escuchamos atentamente la declaración del presidente Donald Trump. Retrasó su anuncio para crear suspense; era puro Hollywood. Trump apareció con su Secretario de Estado y generales detrás de él, como si fuera a declarar la guerra, pero sus palabras también fueron débiles y no se correspondían con la ocasión. Evitó una amenaza directa de acción militar contra Irán y en su lugar pidió el diálogo con Teherán.

Esto sugirió a los muchos teóricos de la conspiración entre nosotros que todo era una farsa acordada de antemano por Irán y los Estados Unidos, pero no fue así. Acordaron un límite más allá del cual ninguno de los archienemigos superaría, y una reunión de intereses comunes a pesar de la enemistad entre ellos.

Leer: US military tried, failed to kill Iran Quds Force leader in Yemen 

Sospeché que esto sucedería; que esto podría ser un movimiento para tratar de obtener el apoyo popular para el gobierno, dado que Alemania y Gran Bretaña, ambos signatarios del acuerdo de 2015, han expresado su apoyo al asesinato de Soleimani. Creí la semana pasada que ahora veremos una intervención y mediación internacional para que Teherán y Washington vuelvan a la mesa de negociaciones para resolver asuntos pendientes, comenzando con Iraq y Siria, seguido por Yemen y un nuevo acuerdo nuclear. Mientras tanto, los analistas políticos creían que existía la posibilidad de una guerra parcial o integral en la región.

Una política de entendimientos implícitos está oculta detrás de la hostilidad abierta entre Washington y Teherán, o lo que ellos llaman un “acuerdo de honor” entre los países en conflicto, y la política pragmática de Irán está dominada por una cultura de comercio. Irán lo ha empleado simplemente para alejarse de la muerte de Soleimani con las mayores ganancias posibles. El incidente sucedió; el hombre fue asesinado y enterrado; y también se abrió la caja de Pandora sobre las relaciones de Teherán con Estados Unidos durante los últimos treinta años.

¿Qué ha ganado Irán con el asesinato de Soleimani? A nivel nacional, existe enfado con el régimen que alcanzó su clímax por las malas condiciones económicas y las manifestaciones en todo el país. Después de la muerte de Soleimani, las masas se unieron detrás del liderazgo en Teherán; vimos esto claramente el día de su funeral. Lo mismo puede decirse de Iraq, que fue testigo de protestas durante meses que pedían la salida de Irán del país. Esto enfureció a los iraníes porque perdieron su influencia sobre su vecino, pero la revolución fue aniquilada por la muerte de Soleimani.

Ésta es la ganancia más importante, ya que todo Iraq estará bajo control iraní tras la solicitud del gobierno iraquí de que las tropas estadounidenses se vayan. Trump acordó esto con la condición de que sea por un entendimiento y pago de los costes de las bases aéreas, que ascienden a miles de millones de dólares. Esto significaría el dominio absoluto de Irán sobre Iraq sin un socio estadounidense. Esta dominación se extendería, por supuesto, a Siria, Líbano y Yemen. Estas ganancias eran inimaginables sin la muerte de Soleimani.

En esta situación, Irán rodeará a los Estados del Golfo por tres lados, lo que significa que su profundidad estratégica ha regresado por primera vez a las fronteras del imperio persa.

Leer: US Pentagon questions Trump’s claim Soleimani presented ‘imminent’ threat 

En el nivel geoestratégico, Irán ha logrado por primera vez reunir una fuerte alianza que está de su lado, incluida Rusia y China, que responsabilizan a Estados Unidos de la escalada actual y han advertido a Washington sobre el inicio de una guerra. Ambos se pusieron en contacto con los líderes iraníes, lo cual es una gran ganancia política que no se habría logrado sin el asesinato de Soleimani. Irán ahora parece ser un agente importante con gran peso al que se le ha agraviado, otorgándole un apoyo internacional sin precedentes.

Irán ha anunciado que ha suspendido el acuerdo nuclear alcanzado por Barack Obama y los países de la Unión Europea, y que enriquecerá uranio sin límite. El asesinato de Soleimani ha sido la razón.

Finalmente, Irán ha logrado establecer su estatus como una gran potencia regional temida por sus vecinos. Ahora deben coexistir con él, ya que el poder que los estaba protegiendo o que habían imaginado que los protegía, Estados Unidos, ha sido atacado y no respondió del mismo modo.

Lo que Qassem Soleimani buscaba y deseaba lograr, que era restaurar la gloria del Imperio persa, se logrará con su sangre manchada después de su muerte. Qué irónico.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIrakIránOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines