Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los israelíes acaban de votar por la ocupación: dejad de fingir que quieren la paz

Los israelíes acaban de votar a favor de seguir negando la igualdad de derechos a todos los palestinos, entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.

 

Los resultados electorales de Israel ya están aquí. En términos de política estrecha centrada en los partidos, los resultados no fueron concluyentes. Las dos principales listas electorales acabaron en un empate cercano.

Según el recuento final de votos, la alianza electoral del partido Azul y Blanco, liderado por dos ex generales israelíes y un ex presentador de noticias de televisión, terminó con 33 escaños en la Knesset, el parlamento de Israel.

Pero tenían solo un escaño más que el gobernante Partido Likud del actual primer ministro, Benjamin Netanyahu, que ganó 32 escaños.

No obstante, el presidente israelí acaba de brindarle a Netanyahu la primera oportunidad de formar un gobierno, ya que el titular obtuvo más recomendaciones de los legisladores entrantes en general.

Pero en términos de lo que significan las elecciones para los pueblos nativos de Palestina, esta votación concluyó con un resultado enfático. Los israelíes acaban de votar para continuar imponiendo permanentemente su régimen racista de ocupación militar a millones de palestinos.

Los sionistas liberales en el Reino Unido y los Estados Unidos, cuando son criticados por su apoyo a Israel, a menudo adoptan una postura defensiva alegando que se oponen al “gobierno de Netanyahu“.

Muchos han tomado las redes sociales en las últimas semanas rezando por la caída de Netanyahu. A veces también afirman oponerse a “la ocupación”, sosteniendo que trabajan para una “solución de dos estados” al “conflicto”.

Pero todo eso es sofistería.

Leader of the Blue and White political alliance, former chief of staff of the Israeli army, Benny Gantz (L) and Revital Gantz (R) cast their votes during the Israeli legislative elections, at a polling station in Rosh Haayin district of Tel Aviv, Israel on 17 September 2019. [Faiz Abu Rmeleh - Anadolu Agency]

Líder de la Alianza Política Azul y Blanca y ex jefe de gabinete del ejército israelí, Benny Gantz (izquierda) y Revital Gantz (derecha) emitieron sus votos durante las elecciones legislativas israelíes, en un colegio electoral en el distrito de Rosh Haayin de Tel Aviv, Israel, el 17 de septiembre de 2019. [Faiz Abu Rmeleh – Agencia Anadolu]

Es ignorar la realidad del régimen sionista y lo que significa para la vida palestina.

La realidad es que los israelíes han votado abrumadoramente a favor de continuar la ocupación para siempre.

Los israelíes acaban de votar a favor de continuar una dictadura violenta, racista y militar que el ejército israelí impone a Cisjordania y la Franja de Gaza, indefinidamente.

Los israelíes acaban de votar a favor de seguir negando la igualdad de derechos a todos los palestinos, entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.

Y los israelíes acaban de votar incuestionablemente a favor de continuar negando permanentemente a los refugiados palestinos sus derechos legales internacionalmente reconocidos para regresar a sus hogares, en el actual Israel.

Ésta es la fría y dura realidad de las últimas elecciones israelíes, como la de todas las elecciones israelíes de hecho.

Todos los partidos sionistas en la Knesset se oponen a poner fin a la ocupación militar israelí de Cisjordania y la Franja de Gaza.

Leer: The Palestinians and Arabs await the new Israeli government with interest 

Solo la Lista Conjunta, una alianza de partidos dirigida por políticos en su mayoría árabes palestinos, pidió el fin de la ocupación. Incluso el llamado partido sionista de “izquierda” Meretz (ahora parte de la lista de la Unión Democrática), no emitió una declaración alegando que terminarían con la ocupación.

La lista conjunta funcionó razonablemente bien, ganando 13 escaños. Pero incluso eso significa que solo casi el 11 por ciento de los ciudadanos de Israel votaron para poner fin a la ocupación de los palestinos.

Significa que más del 89 por ciento de los ciudadanos israelíes votaron para mantener a 5,3 millones de palestinos viviendo bajo su dictadura militar, negándoles para siempre los derechos humanos y políticos más básicos.

Para todos los sionistas liberales occidentales sobre la “democracia israelí”, el hecho es que ninguno de esos 5,3 millones de personas tiene voto en las elecciones para el único gobierno que realmente controla todos los aspectos de su vida cotidiana, simple y llanamente porque no son judíos.

Ninguna de éstas son acciones de una democracia. Éste es un régimen de apartheid, una etnocracia.

Como lo expresó la intelectual palestina, Diana Buttu, esta semana en una entrevista, no hay una diferencia real para los palestinos entre Netanyahu y el líder del partido Azul y Blanco, el ex general israelí Benny Gantz.

Israeli Prime Minister, leader of Likud Party Benjamin Netanyahu and his wife Sara Netanyahu (L) cast their votes during the Israeli elections, at a polling station in Jerusalem, on 17 September 2019 [HAIM ZACH/Anadolu Agency]

El primer ministro israelí y líder del partido Likud, Benjamin Netanyahu, y su esposa Sara Netanyahu (izquierda) emitieron sus votos durante las elecciones israelíes, en un colegio electoral en Jerusalén, el 17 de septiembre de 2019 [HAIM ZACH / Agencia Anadolu]

Como explicó Buttu, este último es “un hombre que incluso cuando las personas decían que todo lo que exigían era igualdad, salió y dijo que no cree en absoluto en la igualdad”. Sobre el tema de Gantz contra Netanyahu, cuando se trata de palestinos, son exactamente idénticos”.

En su campaña electoral de este año, Gantz se jactó repetidamente de cuántos palestinos ha matado durante las guerras que ha liderado. Sus vídeos electorales se jactaban de que en la guerra de 2014, había bombardeado partes de Gaza hasta la “edad de piedra”.

Cuando Netanyahu dio a conocer su plan para anexar grandes extensiones de Cisjordania este mes, en lugar de condenarlo, Gantz también explicó que el Valle del Jordán permanecería para siempre bajo la ocupación militar israelí.

Todo esto significa que cualquier persona que haga campaña a favor de los derechos de los palestinos debe enfrentar una cruda realidad: la gran mayoría de los israelíes apoyan la ocupación. No se oponen, como a menudo se afirma.

La cifra del 89 por ciento de israelíes que apoya la ocupación es extremadamente conservadora. La mayoría de los menos del 11 por ciento, que votaron por la Lista Conjunta, habrán sido ciudadanos palestinos de Israel.

Es cierto que una pequeña minoría de judíos israelíes disidentes están en contra de la ocupación y abogan por la igualdad, al igual que en el apartheid de Sudáfrica hubo una pequeña minoría disidente de la población de colonos blancos que se opuso, e incluso luchó contra el régimen de la supremacía blanca.

Pero tenemos que hacer frente a este hecho. Al igual que fue el caso de los sudafricanos blancos: la gran mayoría de los israelíes nunca van a votar para renunciar a sus privilegios bajo el sistema racista de Israel.

Se tendrá que imponer la igualdad total sobre ellos.

Eso significa aislar el régimen de apartheid de Israel, apoyando la lucha palestina por la libertad y la igualdad mediante el boicot, las desinversiones y las sanciones.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y Análisis
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba