Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

HRW responde a Trump: Sisi no es un “Gran Líder”

Logotipo de Human Rights Watch [foto de archivo]

Human Rights Watch (HRW) condenó el jueves las declaraciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre Abdel Fattah Al-Sisi, durante su reciente reunión en las Naciones Unidas.

En una declaración publicada en su página web, la organización internacional condenó la descripción de Trump sobre Al-Sisi como “el gran líder que sacó a Egipto de la agitación”.

HRW señaló que los elogios de Trump se producen “días después de que estallaran protestas generalizadas en numerosas ciudades egipcias después de que un contratista egipcio, que había trabajado con los principales ejecutivos de Egipto durante años, publicara vídeos en las redes sociales que detallaban una presunta corrupción en el círculo cercano de Al-Sisi”.

La organización abordó que Al-Sisi culpó de las protestas al “Islam político” y afirmó: “Las consignas y los cantos no tenían nada que ver con el Islam. Las protestas parecían ser provocadas por acusaciones de corrupción, la represión severa de la sociedad civil, la campaña abusiva de los militares en el Sinaí, el encarcelamiento masivo de disidentes y el empobrecimiento atribuido a las políticas económicas de Al-Sisi.”

HRW recordó las violaciones cometidas por el régimen de Al-Sisi desde el golpe de Estado de 2013, y agregó: “En los últimos siete años, las fuerzas de seguridad han matado a más de 500 personas en aparentes ejecuciones extrajudiciales y sospechosas redadas. Miles han sido condenados en juicios injustos, a menudo por cargos falsos”.

“Más de 20 periodistas permanecen en la cárcel por hacer su trabajo, y el gobierno ha bloqueado cientos de páginas web (incluida Human Rights Watch). Entre los presos políticos de al-Sisi hay al menos seis ciudadanos estadounidenses (el número podría llegar a 18)”, continuó HRW.

Leer: HRW accuses Iraq courts of ignoring torture in prisons

La organización continuó: “El hacinamiento en las cárceles y las condiciones deplorables han contribuido al deterioro de la salud y probablemente a la muerte de muchos, incluido el ex presidente Mohamed Morsi. La tortura es endémica”.

HRW criticó las relaciones entre Estados Unidos y Egipto a la luz de estas violaciones, y señaló que “el mes pasado, el Secretario de Estado Michael Pompeo renunció a las restricciones del Congreso sobre el financiamiento del Año Fiscal 2018 y autorizó la liberación de los 300 millones de dólares que habían sido condicionados a mejoras en los derechos humanos, citando preocupaciones de seguridad nacional, dada la situación en Egipto”.

La organización también señaló que “las relaciones a largo plazo entre Egipto y Estados Unidos no justifican el consentimiento de la administración a Al-Sisi ni el hecho de hacer la vista gorda de las violaciones masivas de los derechos humanos de su gobierno”.

“Estas últimas protestas dejan claro que los egipcios no han olvidado el sueño de 2011 de vivir en un país que respeta y protege sus derechos básicos. El gobierno de los Estados Unidos también debe tener claro que defiende las esperanzas y aspiraciones de los egipcios”, concluyó HRW.

La sala de operaciones del Centro Egipcio de Derechos Económicos y Sociales ha recibido 1.909 informes de casos de arresto y detención hasta el momento. Unos 1.841 hombres y 68 niñas y mujeres han sido arrestados y detenidos en 20 provincias desde el comienzo de los últimos acontecimientos. Señaló que “se llevaron a cabo investigaciones con 977 de ellos, mientras que no hay información oficial sobre 924 personas”.

Categorías
ÁfricaAsia y AméricaEgiptoHRWNoticiasOrganizaciones InternacionalesUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba