Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El hijo de Morsi muere de un presunto ataque al corazón

Abdullah Morsi, hijo del derrocado presidente egipcio Mohamed Morsi, es visto durante el juicio por el estallido de las protestas de Rabaa Al-Adawiyyah, en la academia de policía en El Cairo, Egipto, el 10 de diciembre de 2016 [Moustafa Elshemy / Agencia Anadolu]

El hijo menor del fallecido presidente egipcio Mohammed Morsi murió el miércoles de un presunto ataque al corazón en un hospital de El Cairo.

Una fuente de la familia Morsi confirmó la muerte de Abdullah Morsi a las agencias de noticias. Sin embargo, el Ministerio de Salud egipcio aún no ha comentado sobre su muerte.

Abdallah Morsi, de 24 años, comenzó a sentir espasmos mientras conducía en El Cairo con un amigo y murió poco después, dijo a Reuters su hermano Ahmed.

Mohammed Morsi, el primer presidente egipcio elegido democráticamente, murió en junio mientras era juzgado por cargos de motivación política.

Días después de la muerte de su padre, Abdullah identificó a varias figuras, incluido el actual ministro del Interior Mahmoud Tawfiq, su predecesor Majdi Abdel Ghaffar y Mohamed Shereen Fahmy, el juez que supervisó el juicio del ex presidente, como “cómplices” en el “asesinato del mártir, presidente Morsi”, según informa Middle East Eye.

Morsi se derrumbó en una sesión judicial el 17 de junio después de sufrir seis años de prisión en régimen de aislamiento, donde se le negó constantemente el acceso a la atención médica para su diabetes, hipertensión y enfermedad hepática y renal.

Leer: Morsi ‘killed’ by Egyptian regime, son says

Morsi fue elegido presidente después de que la Revolución del 25 de enero derrocase a Hosni Mubarak, pero fue destituido un año después por el entonces general militar y ahora presidente Abdel Fattah Al-Sisi.

A pesar de las afirmaciones del Fiscal General de que Morsi fue “llevado inmediatamente al hospital”, los testigos le dijeron al periódico británico The Independent que “nadie se molestó en ayudar”.

“Lo dejaron tirado durante un tiempo hasta que los guardias lo sacaron. Una ambulancia llegó después de 30 minutos. Otros detenidos fueron los primeros en notar su colapso, y comenzaron a gritar. Algunos de ellos, que son médicos, pidieron a los guardias que les permitieran tratarlo o que le dieran primeros auxilios”, dijo Abdullah Al-Haddad, quien estaba en el tribunal para apoyar a su padre y hermano que también eran juzgados ese día.

Hay aproximadamente 60.000 presos políticos en Egipto. Muchos han muerto por falta de acceso a la atención médica adecuada.

Categorías
ÁfricaEgiptoNoticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba