Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando el incendio provocado en la Mezquita de Al-Aqsa

La mezquita de Al Aqsa se incendió después de que el pirómano Denis Michael Rohan provocara un incendio el 21 de agosto de 1969 [Wikipedia]

El 21 de agosto de 1969, un extremista cristiano australiano, Dennis Michael Rohan, intentó incendiar la mezquita de Al-Aqsa; su acción tuvo la aparente bendición de las fuerzas de ocupación israelíes. Unos 48 años después, el Noble Santuario de Al-Aqsa sigue siendo una gran amenaza como siempre.

Qué: Un incendio provocado

Dónde: En la Mezquita de Al-Aqsa, en Jerusalén

Cuándo: El 21 de agosto de 1969

 

¿Qué ocurrió?

Heavily guarded by police, Australian born Denis Michael Rohan leaves court where he is on trial accused of setting fire to the Ancient Al-Aqsa Mosque on 21 August, 1969 [Bettmann, CORBIS/Wikipedia]

Fuertemente custodiado por la policía, el australiano Denis Michael Rohan abandona el tribunal por el juicio en el que se le acusó de incendiar la antigua mezquita de Al-Aqsa el 21 de agosto de 1969 [Bettmann, CORBIS / Wikipedia]

Era temprano el jueves por la mañana cuando sonó la alarma. Los guardias palestinos en el complejo de Al-Aqsa vieron humo saliendo del ala sureste de la mezquita y, tras una inspección más detenida, vieron un incendio dentro de la sala de oración.

Tanto musulmanes como cristianos se apresuraron a la mezquita para sofocar las llamas, pero las fuerzas de ocupación israelíes impidieron su entrada. Después de breves pero violentos enfrentamientos, entraron al Noble Santuario y comenzaron a hacer frente al incendio. Después de ver que los extintores no funcionaban, buscaron fuentes de agua, pero descubrieron que las bombas estaban rotas y las mangueras, cortadas. Se unieron rápidamente para formar una cadena humana y utilizaron cubos y otros recipientes pequeños para llevar agua al edificio.

Cuando llegaron los camiones de bomberos de las ciudades de Nablus, Ramallah, Al-Bireh, Belén, Hebrón, Jenin y Tulkarem, en Cisjordania, las fuerzas de ocupación israelíes también les impidieron llegar al lugar, alegando que era responsabilidad del Municipio de Jerusalén controlar la situación. El fuego ardió durante horas y las llamas alcanzaron las ventanas justo debajo de la cúpula, antes de que el fuego se extinguiera finalmente.

Cuando el humo se disipó, se dio a conocer el alcance del daño. El incendio se había extendido por algunas de las partes más antiguas de la mezquita, destruyendo notablemente el púlpito de madera y marfil de 900 años de antigüedad, regalado por Salahuddin Al-Ayubi, así como paneles de mosaico en las paredes y techos; muchas áreas dentro de la mezquita quedaron carbonizadas y quemadas.

Leer: Israel and the arson attack against Al-Aqsa Mosque

A medida que se difundía la noticia del infierno, se produjeron manifestaciones acaloradas en toda la ciudad. Toda la Jerusalén ocupada se puso en huelga, un movimiento que se imitó en Cisjordania e incluso en los territorios israelíes. Como reacción, todos los puntos de acceso a la mezquita fueron bloqueados por las fuerzas de seguridad israelíes, de modo que, por primera vez, no se celebraron las oraciones del viernes al día siguiente en el complejo.

Pronto se identificó a un sospechoso; Dennis Michael Rohan, un turista cristiano australiano, que fue arrestado el 23 de agosto. Rohan no tenía miedo de revelar sus motivos del crimen; siendo “el emisario del Señor”, quería acelerar la segunda llegada de Jesucristo, lo que, en su opinión, solo se podía lograr permitiendo a los judíos construir un templo en el lugar de la mezquita de Al-Aqsa, donde se afirma que el Templo de Salomón originalmente se alzaba.

Mientras que a Rohan se le declaró como loco y fue hospitalizado en un hospital psiquiátrico, otros se mostraron escépticos acerca de que él fuera el único culpable. El 28 de agosto, 24 naciones de mayoría musulmana presentaron una denuncia ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en la que el embajador jordano ante la ONU, Mohamed El-Farra, declaró:

“Según las noticias que se originaron en fuentes israelíes, el sospechoso australiano es un amigo de Israel, que fue traído por la Agencia Judía para trabajar para Israel. La Agencia Judía organizó para que el australiano trabajara en un kibutz durante algunos meses, para que pudiera aprender el idioma hebreo y adquirir más de la enseñanza sionista … la vida de este australiano en el kibutz y sus sueños de construir el templo de Salomón ponen en duda el caso y se suma a los temores y preocupaciones de los musulmanes sobre sus santuarios sagrados; también esclarece quién es el criminal y quién es el cómplice”.

La carta se refería a numerosos comentarios declarados en años anteriores por funcionarios israelíes, que prometieron establecer el Templo de Salomón en el lugar de la Mezquita de Al-Aqsa. La continua agresión israelí contra los palestinos también se abordó en vista de la ocupación de Cisjordania y Jerusalén Oriental dos años antes de la guerra de 1967.

La ONU respondió condenando el ataque y pidió a Israel que anulase todos los planes que alterarían el estatus de Jerusalén. Israel ignoró esta resolución, como lo ha hecho con todas esas peticiones antes y después.

Las sospechas de que Israel participó activamente en la planificación y facilitación del incendio premeditado nunca han sido refutadas. Muchos también ven la normalización de la intimidación sionista, incluidos los intentos de Israel de erradicar la herencia palestina en la región, como la principal fuente de la mentalidad que condujo a este ataque, y a todos los demás desde entonces.

 

¿Qué pasó después?

Israeli forces take security measures at the gates of Al Aqsa Mosque, after Israeli authorities decided to remove metal detectors from Al-Aqsa Mosque Compound in Jerusalem on 25 July, 2017 [Mahmoud İbrahem/Anadolu Agency]

Las fuerzas israelíes toman medidas de seguridad a las puertas de la mezquita de Al Aqsa, después de que las autoridades israelíes decidieran retirar los detectores de metales del complejo de la Mezquita Al-Aqsa en Jerusalén, el 25 de julio de 2017 [Mahmoud İbrahem / Agencia Anadolu]

Este año, el aniversario de este evento llega solo semanas después de que Al-Aqsa fuese nuevamente amenazada y se violase su santidad. Después de un tiroteo mortal el 14 de julio, las fuerzas de ocupación israelíes cerraron la mezquita por primera vez desde el incendio provocado de 1969, e instalaron detectores de metales y cámaras de videovigilancia en el recinto cuando se volvió a abrir. Esto condujo a protestas generalizadas, ya que Israel fue acusado de violar el statu quo al imponer medidas de seguridad innecesarias. Los fieles palestinos organizaron una sentada frente al muro del complejo en protesta, y los enfrentamientos con el ejército durante dos semanas dejaron seis muertos y miles de heridos.

Después de 11 días de indignación y manifestaciones, Israel cedió y eliminó todas las medidas ofensivas e intrusivas. Los palestinos se alegraron cuando entraron a la mezquita, pero tal incidente sirve como un recordatorio de cómo la agresión contra Al-Aqsa nunca ha terminado. Hasta el día de hoy, la mezquita sigue siendo un símbolo de las continuas violaciones de los derechos más básicos de los palestinos, incluida su capacidad de adorar libremente.

Leer: Al-Aqsa has been abandoned by those who profess leadership of the Muslim world

Del mismo modo, la inacción de los otros países árabes en respuesta a tales ataques se ha mantenido constante. Escribieron cartas de condena en 1969, pero casi 50 años después, colonos judíos y fuerzas de seguridad armadas asaltan habitualmente Al-Aqsa, los fieles son rechazados en la puerta y los cimientos de la estructura están siendo destruidos por túneles. Jordania pagó la reconstrucción de la mezquita dañada por el fuego, pero mientras Al-Aqsa estaba bajo asedio en julio, el gobierno de Ammán priorizó el regreso de un hombre armado israelí a Tel Aviv a petición de los Estados Unidos.

Al recordar el incendio provocado en la mezquita de Al-Aqsa, está claro que el Noble Santuario se enfrenta a las mismas amenazas que hace 48 años, tal vez aún más.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEn ese díaEn ese díaIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y Análisis

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba