Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Corrupción: el último pretexto de Estados Unidos para liquidar la UNRWA

#DignityIsPriceless (“La dignidad no tiene precio”) Adhesivo de campaña de UNRWA [Ferdous Al-Audhali /Middle East Monitor]

En los últimos días, la comunidad palestina ha estado preocupada por los informes de casos de corrupción que involucran a altos funcionarios de la UNRWA, particularmente después de la renuncia del comisionado general adjunto. Esto coincidió con los llamamientos estadounidenses e israelíes para desmantelar la UNRWA e interrumpir los fondos como preludio al anuncio del “acuerdo del siglo”.

Las preocupaciones palestinas han aumentado a medida que países europeos como Suiza, los Países Bajos y Bélgica anunciaron que los fondos de la UNRWA se suspenderían hasta que concluyesen las investigaciones de corrupción, con la revelación de que las investigaciones internas de la UNRWA se llevaban a cabo bajo la presión de los Estados Unidos. Mientras tanto, las facciones palestinas dijeron que las medidas eran puramente políticas.

El caso comenzó a surgir a finales de julio cuando un informe de Al Jazeera English sospechaba que los funcionarios de UNRWA eran corruptos, implicándolos en abuso de poder para beneficio personal y en reprimir la disidencia legítima para sus propios fines. También acusaron a los funcionarios de la agencia de favoritismo, venganza y abusos de poder, lo que representa una grave amenaza para la reputación de la ONU. Afirmaron que debería considerarse su eliminación inmediata.

El informe citaba datos desde dentro de UNRWA, ya que estas acciones provocaron que el personal superior abandonara la agencia, desmotivación, temor a represalias, desconfianza, secretismo, acoso, intimidación y marginación.

El informe también hablaba de acusaciones contra algunos altos funcionarios de UNRWA de participar en conductas sexuales inapropiadas, nepotismo, discriminación y formas de abuso de poder para beneficio personal.

Leer: Las escuelas de UNRWA abrirán a tiempo a pesar de los recortes en la financiación

El informe de la ONU dijo que el comisionado general de la UNRWA, Pierre Krahenbuhl, estaba en el centro de la corrupción, porque había usado su autoridad para ascender a los que estaban cerca de él y tratarlos de manera inapropiada. Además, el informe afirmaba que altos funcionarios habían ascendido a las personas en función de sus relaciones, tomaron represalias contra el personal de UNRWA y se aprovecharon de su autoridad de muchas maneras.

Además de Krahenbuhl, el informe de la ONU mencionó que la funcionaria de UNRWA, Maria Mohammedi, había viajado con Krahenbuhl varias veces y que su relación iba más allá de lo profesional. La comisionada general adjunta Sandra Mitchell renunció a finales de julio, mientras que el jefe de gabinete, Hakam Shahwan, también se fue durante el mismo período.

Los palestinos tienen pocas dudas de que UNRWA, siendo una organización internacional, tendría una atmósfera de corrupción. Sin embargo, la filtración de estas investigaciones tiene varias implicaciones notables. Primero, que las investigaciones aún no se han completado y aún están recopilando información y pruebas. En segundo lugar, las investigaciones coinciden con los llamamientos explícitamente estadounidenses e israelíes para cerrar UNRWA. En tercer lugar, las medidas inmediatas que siguieron a la exposición de estas investigaciones fueron que varios países europeos dejaron de financiar a UNRWA, como si se tratara de una medida discutida de antemano.

El enviado de paz de Estados Unidos a Oriente Medio, Jason Greenblatt, no esperó mucho para comentar sobre las investigaciones de corrupción de la UNRWA. Tuiteó: “Estamos extremadamente preocupados por las acusaciones de UNRWA. Instamos a una investigación completa y transparente por parte de la ONU”.

Los palestinos han sembrado muchas dudas y sospechas sobre el momento del informe de corrupción en UNRWA, porque coincide con los intentos estadounidenses e israelíes de liquidar la agencia y poner fin a su papel. Esto se debe a que el informe tiene como objetivo socavar la reputación de UNRWA ante la Asamblea General de la ONU, que se reúne para otorgar a la organización de ayuda un nuevo mandato durante tres años, programado en septiembre. Esto significaría que Estados Unidos está utilizando el informe para servir su posición política.

No hay duda de que el informe de la ONU sobre la corrupción de los funcionarios de la UNRWA servirá a sus enemigos, especialmente a los EE. UU. e Israel, porque intentarán hablar del informe antes de la reunión para presionar a los países que apoyan a la UNRWA, que votaron en 2016 para renovar su mandato en un intento de interrumpir la próxima votación.

La revelación de las investigaciones de corrupción en UNRWA se produce después de una declaración previa del asesor del presidente de los Estados Unidos, Jared Kushner, en la que describió a la agencia como “corrupta, ineficiente y no ayuda a la paz”. Esto respalda la teoría de que el informe se está utilizado políticamente para servir al enfoque estadounidense de liquidar el organismo. Por otro lado, los palestinos no descartan la posibilidad de que alguien en el comité de ética de la ONU, que emitió el informe, esté confabulando con la visión israelí y estadounidense, y use los resultados para servirles.

Leer: UN chief appoints interim UNRWA head amid probe

El asesor de medios de UNRWA, Adnan Abu Hasna, anunció que todos los detalles en los medios con respecto a la corrupción de los funcionarios de UNRWA son acusaciones y que no se han emitido resultados de las investigaciones realizadas por la Oficina de Servicios de la ONU. Describió las filtraciones en los medios sobre la corrupción como una exageración sin precedentes.

Abu Hasna acusó a las partes no identificadas de tratar de aprovecharse del problema para lograr sus propios objetivos, citando la emisión de llamamientos, declaraciones y tuits de funcionarios de un país u otro, para cerrar la UNRWA.

Las facciones palestinas emitieron simultáneamente declaraciones y posturas similares, advirtiendo sobre un plan dirigido a la UNRWA a la luz de los informes filtrados sobre corrupción en la administración de la agencia. Esto se debe a que ningún palestino encubriría la corrupción en UNRWA o permitiría que los responsables no rindiesen cuentas. Sin embargo, está claro que la aparición de casos de corrupción y de hacer juicios rápidos antes de que se completen las investigaciones no es inocente, y sirve al proyecto israelí-estadounidense dirigido a la agencia de refugiados más importante, al atacar a sus figuras centrales.

Estas facciones confirmaron que la filtración de las investigaciones de corrupción ocurrió después de que fracasaran los planes de asediar financieramente a la agencia. Por lo tanto, los funcionarios israelíes y estadounidenses se apresuraron a declarar la necesidad de dar a la UNRWA por perdida, a pesar de la existencia de investigaciones más serias en otras agencias de la ONU, pero nadie sugirió la idea de cancelarlas.

Leer: Top UNRWA officials under investigation for corruption, sexual misconduct

Las facciones notaron la presencia de esfuerzos de algunos países, comenzando con los Estados Unidos, de aprovechar las sospechas de corrupción en UNRWA para atacarla políticamente y atacarla para liquidarla. UNRWA ha confirmado este ataque porque es el mayor apoyo para los refugiados palestinos y un testigo internacional e histórico de su Nakba.

Al mismo tiempo, las fuerzas políticas palestinas han dejado en claro que abordar cualquier manifestación de corrupción en las instituciones de UNRWA es obligatorio y loable, ya que cualquier institución corregiría su desempeño para lograr su misión y objetivo lo mejor posible. Sin embargo, la manera y el momento en que se planteó este problema no es inocente y se basa en premisas políticas destinadas a poner fin a la agencia internacional y liquidar su papel y estatus.

Las investigaciones de corrupción financiera y moral llevadas a cabo dentro de la UNRWA deben ser abordadas por la ONU, y la agencia debe ser purgada de los funcionarios plagados de casos de corrupción y de aquellos que se oponen a los derechos de los refugiados palestinos.

Los portavoces de UNRWA se han encontrado en una posición poco envidiable de tener que responder a las acusaciones de corrupción. UNRWA deberá abordar los resultados de la investigación una vez que surjan. Algunos insinuaron que algunos se adelantaron a la situación al filtrar los detalles de la investigación interna, mientras que otros no ocultaron la presencia de presiones externas sobre UNRWA, coincidiendo con los intentos de cuestionar su papel.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaReportajes y AnálisisUNUNRWAUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba