Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Recordando la “desconexión” de Israel de Gaza

Tanques y vehículos blindados israelíes se despliegan en la valla de la Franja de Gaza [Foto de archivo]

Qué: Israel evacuó sus asentamientos ilegales en la Franja de Gaza, retirando a todos los colonos y las tropas terrestres del enclave.

Dónde: En la Franja de Gaza, en la Palestina ocupada.

Cuándo: El 15 de agosto de 2005.

 

¿Qué pasó?

El 15 de agosto de 2005, Israel comenzó su retirada de la Franja de Gaza, que había ocupado desde la Guerra de los Seis Días de 1967. En el transcurso de 38 años, Israel estableció unos 21 asentamientos en el enclave costero y trasladó aproximadamente 9.000 colonos al territorio, en contra del derecho internacional.

Ante el rápido incremento de los costes de administrar el territorio, Israel decidió retirar sus fuerzas armadas y colonos ilegales de la Franja. Mientras las cámaras del mundo filmaban, los colonos que no querían irse fueron arrastrados de sus casas, un momento perfecto de relaciones públicas que demuestra la “voluntad” de Israel de retirarse de los territorios ocupados en un intento por “reavivar” el proceso de paz.

Catorce años después, Israel no se ha retirado de Gaza; aún mantiene el control de sus fronteras terrestres, el acceso al mar y al espacio aéreo. La población de 1,9 millones de habitantes de Gaza sigue bajo la ocupación de “control a distancia” y un asedio estricto, que ha destruido la economía local y ahogado los medios de vida palestinos.

Leer: Israel’s siege killing demand for Qurbani meat in Gaza

 

El gran plan de Sharon

Aunque la retirada comenzó oficialmente en 2005, la política había sido larga en la elaboración. En medio de la Segunda Intifada –un levantamiento popular en los territorios palestinos que tuvo lugar entre septiembre de 2000 y principios de 2005– el entonces primer ministro Ariel Sharon propuso retirarse de la Franja de Gaza.

Antes de las elecciones israelíes de enero de 2003, Sharon había expresado su apoyo a la continua colonización de la Franja de su país, diciendo que “el destino de Tel Aviv es el destino de Netzarim”, un asentamiento ubicado al sur de la ciudad de Gaza. Sin embargo, después de su elección, Sharon pareció cambiar de opinión y explicó en diciembre de ese año que “el propósito del Plan de Desconexión era reducir al máximo el terrorismo y otorgar a los ciudadanos israelíes el máximo nivel de seguridad”.

Ariel Sharon, ex primer ministro israelí

Continuó: “El plan de desconexión conducirá a una mejora en la calidad de vida [israelí], ayudará a fortalecer la economía israelí, […] aumentará la seguridad para los residentes de Israel y aliviará la presión sobre las FDI [Fuerzas de Defensa de Israel] y las fuerzas de seguridad”.

En una carta de abril de 2004 dirigida al entonces presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, Sharon describió su visión de la retirada, proponiendo que Israel “reubicase las instalaciones militares y todas las aldeas y pueblos israelíes en la Franja de Gaza”. El plan era incluir la eliminación de cuatro asentamientos ilegales del norte de Cisjordania.

En octubre de ese año, la Knesset dio su aprobación preliminar a la propuesta de Sharon. Uno de sus críticos más vehementes fue el ministro de Relaciones Exteriores, Benjamin Netanyahu, quien amenazó con renunciar al gobierno a menos que Sharon sometiera el plan a un referéndum público. Finalmente retrocedió, citando la “nueva situación” presentada por la esperada partida del veterano líder palestino Yasser Arafat, quien murió el 11 de noviembre de 2004.

En febrero de 2005, la Knesset aprobó oficialmente el plan de desconexión, mientras que en marzo se prohibió a los ciudadanos israelíes que no vivían en la Franja de Gaza establecerse en el territorio. El escenario estaba preparado.

Ver: Israel confiscates Gaza-bound shoes, says they are part of ‘terror’ plot

 

Luces, cámara, acción

El 15 de agosto, Israel comenzó a llevar a cabo su retirada. Gush Katif, un bloque de asentamientos en el sur de la Franja, fue declarado zona militar cerrada y el cruce de Kissufim, la arteria principal que conecta el asentamiento con Israel, fue cerrado.

A las 08:00 hora local [05:00 GMT], las fuerzas israelíes entraron en Gush Katif, yendo puerta por puerta con instrucciones de que los colonos debían irse. Algunos acordaron hacerlo pacíficamente, habiéndose ofrecido indemnizaciones de hasta 500.000 dólares. Otros se negaron a irse, lo que provocó que el ejército israelí los sacara a la fuerza de sus asentamientos.

Las imágenes de los colonos que fueron arrastrados pateando y gritando desde sus hogares se transmitieron en todo el mundo. Los soldados israelíes sollozaron mientras seguían órdenes a regañadientes. Algunos niños de los colonos abandonaron sus hogares dramáticamente con las manos en alto, vistiendo estrellas amarillas de David similares a las que marcaron a los judíos durante el Holocausto. La prensa israelí describió estos “ríos de lamentos” como “cursilerías” y “frívolos”, mientras que muchos israelíes criticaron con dureza la llamada al Holocausto por parte de los colonos.

Como Donald Macintyre —el ex jefe de la oficina de Jerusalén para the Independent— señaló en su libro Gaza: Preparándose para el amanecer: “Hubo algo teatral en esta despedida forzada, y de hecho sobre la retirada israelí de Gaza”.

Para el 22 de agosto, la evacuación se había completado en gran medida. Las fuerzas israelíes arrasaron miles de casas, edificios comunitarios y lugares de culto; incluso los cadáveres en los cementerios judíos fueron exhumados y enterrados de nuevo en Israel.

 La mayor parte del cuerpo militar de Israel fue despedido y, el 21 de septiembre, el gobierno declaró que la Franja de Gaza era territorio extrajudicial, designando los cruces hacia el enclave como fronteras internacionales que requieren documentación de viaje.

En los días que siguieron, los palestinos caminaron por las calles de los asentamientos ahora abandonados, que habían estado fuera de los límites durante décadas. Los niños recogieron balones de fútbol y juguetes que dejaron los niños israelíes para llevarlos a sus hermanos. La gente se alegró de que la ocupación se hubiera ido, mientras que otros se apresuraron hacia el mar, donde antes no podían llegar. Las celebraciones no durarían mucho.

Leer: Israel arrests 2 Palestinian children ‘trying to cross Gaza fence’

 

¿Qué pasó después?

 

Sembrando semillas

Como señala Macintyre, aunque la desvinculación “fue de hecho un precedente histórico, la paradoja fue que también marcó el comienzo de un paralizante bloqueo económico de Gaza y tres ataques militares por parte de Israel, los más devastadores que cualquier otro en la turbulenta historia del territorio”.

Quizás las semillas de lo que estaba por venir se sembraron en septiembre de 2005. Menos de una semana después de que Israel declarase el territorio de Gaza como extrajudicial, los aviones israelíes bombardearon la Franja, matando a varios palestinos, entre ellos el comandante de la Yihad Islámica, Mohammed Khalil. Los ataques israelíes también impactaron en una escuela y otros edificios que, supuestamente, se estaban utilizando para fabricar misiles.

La narrativa de Israel en torno a la retirada afirma que, después de su decisión de retirarse de la Franja, los palestinos tuvieron una oportunidad de oro para ser económicamente prósperos. Este discurso a menudo apunta a los invernaderos que dejaron los colonos que, según cuenta la historia, fueron inmediatamente destruidos por los palestinos en un frenesí característico de falta de visión de futuro.

Sin embargo, aunque algunos de los invernaderos fueron saqueados por sus componentes, en gran parte permanecieron intactos. La cosecha de noviembre trajo frutas y verduras por valor de 20 millones de dólares listas para exportar a Europa y más allá, la mayoría de las cuales se pudrieron en el calor del otoño mientras esperaban las inspecciones de seguridad en el cruce fronterizo de Karni. Según los cálculos de la ONU, sólo se exportó el cuatro por ciento de la cosecha de la temporada.

Leer: Israeli ‘solution’ for Gaza includes massive military offensive and move to Sinai

Ocupación de control a distancia

En enero de 2006, se celebraron elecciones en el Consejo Legislativo Palestino (PLC) en toda la Franja de Gaza y la ocupada Cisjordania. Hamás, entonces un movimiento popular palestino, ganó 74 de los 132 escaños, superando a Fatah —que había dominado la política palestina durante décadas— hasta el primer puesto. Ismail Haniyeh del movimiento islámico fue elegido primer ministro de la AP.

En febrero, Israel había suspendido la transferencia de los derechos de aduana a la Autoridad Palestina (AP), imponiendo restricciones de viaje a los miembros de Hamás en Gaza. Después de que Fatah se negó a cooperar con el gobierno liderado por Hamás —y una facción dentro de Fatah fue respaldada por Israel y los Estados Unidos para organizar un golpe de estado contra Hamás— se produjo una guerra civil de facto, que condujo a la eventual división del gobierno en junio de 2007 y la consolidación del gobierno de Hamás en la Franja, mientras Fatah continuaba gobernando bajo Mahmoud Abbas en Ramallah.

A finales de 2007, Israel selló por completo las fronteras de Gaza, sometiéndola a un estricto asedio que continúa hasta hoy.

En el transcurso del asedio de 12 años, Israel ha continuado estrangulando a Gaza desde la distancia. Tres importantes ofensivas militares israelíes —en las que murieron casi 4.000 palestinos— e innumerables ataques aéreos más tarde, la infraestructura y el sistema de salud de la Franja quedaron hechos jirones. Aproximadamente el 54 por ciento de la población de Gaza ahora está desempleada, mientras que el 53 por ciento vive bajo el umbral oficial de pobreza de 2 dólares por día.

Una ocupación “inhabitable“, de “prisión al aire libre” y de “control remoto” se han convertido en algo común al describir el enclave costero de hoy. Gaza sigue siendo territorio ocupado, sin control sobre sus fronteras, aguas territoriales o espacio aéreo. Mientras tanto, Israel mantiene muy pocas de sus responsabilidades como potencia ocupante, y no satisface las necesidades básicas de los civiles palestinos que viven en el territorio.

Leer: Hamas rejects Egypt proposal to return Rafah Crossing to PA

 

Reasentamiento

En Israel, la retirada se considera en general un error, no debido a las graves condiciones humanitarias que afectaron a los palestinos a su paso, sino porque no aportó ninguna “ventaja diplomática o de seguridad” al estado sionista.

Hoy, miembros de alto perfil del estamento político de Israel, incluidos la ministra de Cultura Miri Regev y el presidente de la Knesset, Yuli Edelstein, han expresado su pesar por la retirada de Israel de Gaza. Políticos de derecha, como el líder de la Derecha Unida, Ayelet Shaked, y el ministro de Transporte, Bezalel Smotrich, han pedido la revocación de la desvinculación y la reconstrucción de los asentamientos ilegales de Israel allí.

En el período previo a las elecciones generales de Israel en septiembre de 2019, las segundas de este año, el reasentamiento de la Franja de Gaza ha sido promocionado por estos ministros de derecha como una forma de corregir el error histórico de Sharon. Con los mismos políticos que abogan activamente por la anexión israelí del Área C de Cisjordania, el próximo mandato de la Knesset podría ver a los colonos israelíes reasentarse en la Franja de Gaza y colocar a la población palestina bajo el dominio militar directo una vez más.

Leer: Former head of Shin Bet: annexing Area C will lead to ‘bloodbath’

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de  Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEn ese díaEn ese díaIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y Análisis

Estudiante en la Universidad SOAS de Londres, Stead se centra en la historia, la cultura y la política de Israel-Palestina como especialidad y en el oriente en sentido más amplio. Ha viajado por la región y estudiado árabe en Jerusalén y Ammán, además trabaja en forma independiente para una serie de revistas y de blogs.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba