Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cómo Israel enseña a sus hijos a odiar

Al igual que los sudafricanos blancos, los israelíes judíos nunca renunciarán voluntariamente a su posición privilegiada como colonos

 

El importante estudio académico de la disidente israelí Nurit Peled-Elhanan, Palestina en los libros escolares israelíes, es una lectura esencial para cualquier persona que quiera entender algunas realidades importantes sobre el Estado israelí y la sociedad israelí.

Siendo una entidad colonial de colonizadores, un cambio real nunca puede provenir de la sociedad israelí. Debe imponerse desde el exterior. Al igual que los sudafricanos blancos, los israelíes judíos nunca renunciarán voluntariamente a su posición privilegiada como colonos.

El apartheid sudafricano fue derrotado por las masas sudafricanas (con el apoyo de algunos disidentes blancos) y sus líderes políticos, en alianza con una campaña de solidaridad mundial.

De la misma manera, el apartheid israelí será derrotado por la lucha palestina. Esta lucha es apoyada por una minoría de disidentes israelíes, y por el movimiento de solidaridad internacional, especialmente el Movimiento de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS).

Leer: Why is the rise of BDS worldwide worrying Israel?

El libro de Peled-Elhanan fue un importante estudio de 17 libros escolares israelíes sobre historia, geografía y estudios cívicos. Como se puede ver en lo que dice en la entrevista anterior, llegó a algunas conclusiones claras.

Mientras que ni siquiera mencionan a los palestinos, los libros escolares oficiales de Israel enseñan un “discurso racista”, que literalmente borra a Palestina del mapa. Los mapas en los libros escolares sólo muestran “la tierra de Israel”, desde el río hasta el mar.

Explicó que ni uno solo de los libros de texto incluía “ningún aspecto cultural o social positivo del mundo de la vida palestino: ni literatura ni poesía, ni historia ni agricultura, ni arte ni arquitectura, ni costumbres ni tradiciones se mencionan jamás”.

De las raras ocasiones en que se menciona a los palestinos, se hace de una manera abrumadoramente negativa y estereotipada: “todos [los libros] representan [a los palestinos] en íconos racistas o en imágenes clasificatorias degradantes como terroristas, refugiados y agricultores primitivos: los tres ‘problemas’ que constituyen para Israel”.

Ella concluyó que los libros escolares para niños “presentan la cultura israelí-judía como superior a la árabe-palestina, y los conceptos de progreso israelí-judío son superiores a la forma de vida árabe-palestina, y el comportamiento israelí-judío como alineamiento con los valores universales”.

Leer: Israel ha matado a 16 niños palestinos en Gaza este año

Todo esto es todo lo contrario de la historia estereotipada y engañosa sobre los libros escolares para niños en Palestina. Los libros impresos por la Autoridad Palestina desde la década de 1990 se presentan con frecuencia en la demonología anti-palestina y presentan las peores calumnias antisemitas sobre el pueblo judío.

En general, esta narrativa es una invención grosera instigada por grupos de propaganda anti-palestinos, como la dirigida por el colono israelí Itamar Marcus y su “Palestinan Media Watch”.

El libro de Peled-Elhanan demolió exhaustivamente un segundo mito israelí complementario: que los israelíes –a diferencia de los malvados palestinos– en cambio “enseñan a amar a su vecino”, para citar a la criminal de guerra y ex ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni.

Tzipi Livni

La ex ministra de Relaciones Exteriores de Israel, Tzipi Livni [foto de archivo]

Hace siete años, cuando se publicó el libro de Peled-Elhanan, advirtió que, a diferencia de las esperanzas liberales de cambio dentro de la sociedad israelí, las cosas estaban “retrocediendo” y que los libros de texto actuales eran poco más que “manifestaciones militares”.

“Tenemos tres generaciones de estudiantes que ni siquiera saben dónde están las fronteras”, entre Cisjordania y el resto de la Palestina histórica, se desesperó en la entrevista anterior, filmada en 2011.

Siete años después de la publicación del libro, las cosas no han hecho más que empeorar progresivamente.

Leer: Palestinian children’s right to education denied in Israel prisons

Esto se puede ver en el vídeo que circuló en las redes sociales esta semana de jóvenes soldados israelíes celebrando y vitoreando tras dinamitar hogares palestinos al este de Jerusalén. Esos mismos soldados son un producto del sistema educativo de Israel.

A medida que la opresión violenta hacia todo un pueblo nativo por parte de Israel se vuelve cada vez más descarada para que la vea el mundo entero, la opinión pública está cambiando cada vez más contra Israel, incluso entre la base de votantes y activistas que anteriormente apoyaba al Partido Demócrata en los Estados Unidos.

Puesto que Israel puede confiar cada vez menos en el apoyo externo, se vuelve más importante para el estado de apartheid defenderse, y garantizar que a la próxima generación de colonos y soldados se les inculque la ideología oficial del estado israelí: el sionismo.

El mes pasado, surgió que Israel comenzó a exigir que todos los estudiantes de secundaria, incluidos los palestinos que son “ciudadanos” de segunda clase de Israel, aprueben un curso online de propaganda del gobierno antes de que puedan participar en viajes al extranjero.

Según el grupo de derechos humanos palestino Adalah, el curso “promueve la ideología racista”, lavando el cerebro a los estudiantes con el mito de que los palestinos son salvajes violentos por naturaleza.

Adalah dice que una pregunta plantea: “¿Cómo usan las organizaciones palestinas las redes sociales digitales?” La respuesta que se precisa es “incitar a la violencia”.

“Otra pregunta les pide a los estudiantes que identifiquen los orígenes del antisemitismo moderno”, explica Adalah. “La respuesta correcta del examen es ‘las organizaciones musulmanas’ y el movimiento BDS”.

De esta manera, Israel está enseñando a sus hijos a odiar: odiar a los palestinos, odiar a los musulmanes, odiar a los árabes en general y odiar a cualquiera que los apoye o se solidarice con ellos contra la opresión.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBDSIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaReportajes y AnálisisUSVideos y Fotos Historias
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba