Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí defiende la carta que respalda la política china de Xinjiang

La policía patrulla en un mercado nocturno de alimentos cerca de la mezquita Id Kah en Kashgar, en la Región Autónoma Uyghur de Xinjiang en China, un día antes de la festividad del Eid al-Fitr [JOHANNES EISELE / AFP / Getty Images]

Firmando una carta junto con otros 36 países, Arabia Saudí defendió el jueves las políticas de China en su región occidental de Xinjiang, donde las Naciones Unidas dicen que al menos un millón de uygures y otros musulmanes han sido detenidos, informa Reuters.

China ha sido ampliamente condenada por establecer complejos de detención en el remoto Xinjiang. Los describe como “centros de capacitación educativa” que ayudan a erradicar el extremismo y proporcionan a la gente nuevas habilidades.

La semana pasada, casi dos docenas de naciones en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU escribieron una carta pidiendo a China que detenga la detención masiva. En respuesta, Arabia Saudí, Rusia y otros 35 estados escribieron una carta elogiando lo que llamaron los logros notables de China en el ámbito de los derechos humanos.

Cuando se le preguntó sobre el apoyo de Arabia Saudí a la carta, el embajador Arabia Saudí ante la ONU, Abdallah Al-Mouallimi, dijo a los reporteros en Nueva York que la “carta habla sobre el trabajo de desarrollo de China, de eso habla, no aborda nada más”.

“Nadie puede estar más preocupado por el estado de los musulmanes en cualquier parte del mundo que Arabia Saudí”, dijo. “Lo que hemos dicho en esa carta es que apoyamos las políticas de desarrollo de China que han sacado a la gente de la pobreza”.

Leer: Arabia Saudí patrocinará el Hajj para las familias de las víctimas del terrorismo en Nueva Zelanda

Una copia de la carta, vista por Reuters, dijo que la seguridad había regresado a Xinjiang y que se habían protegido los derechos humanos fundamentales de las personas de todos los grupos étnicos.

“Frente a la grave amenaza del terrorismo y el extremismo, China ha emprendido una serie de medidas de lucha contra el terrorismo y la ‘desradicalización’ en Xinjiang, incluida la creación de centros de formación y educación profesional”, se lee en la carta.

El director de Human Rights Watch en la ONU, Louis Charbonneau, dijo que la descripción de Al-Mouallimi de la carta fue “una bofetada en la cara de los musulmanes perseguidos en China, inexacta hasta el punto de lo absurdo”.

A principios de este mes, Estados Unidos y Alemania criticaron a China durante una reunión a puertas cerradas del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los centros de detención. En respuesta, China les dijo a los diplomáticos que no tenían derecho a plantear la cuestión en el Consejo de Seguridad, ya que era un asunto interno de su país.

En junio, Estados Unidos, Gran Bretaña y otros países occidentales se opusieron a una visita del jefe de antiterrorismo de la ONU a Xinjiang, preocupados porque la visita validaría el argumento de China de que estaba combatiendo el terrorismo.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, John Sullivan, habló con el secretario general de la ONU, António Guterres, antes del viaje para expresar las preocupaciones de Washington porque “Beijing continúa pintando su campaña represiva contra los uygures y otros musulmanes como esfuerzos legítimos contra el terrorismo cuando no lo es”.

Categorías
Arabia SauditaAsia y AméricaChinaNoticiasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba