Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Rebeldes sirios dicen que Moscú ha desplegado fuerzas terrestres en la campaña de Idlib

Soldados rusos [foto de archivo]

Rusia ha enviado fuerzas especiales en los últimos días para luchar junto a las tropas del ejército sirio, que luchan por ganar terreno en un asalto de más de dos meses en el noroeste de Siria para apoderarse del último bastión de la oposición, dijeron comandantes rebeldes de alto rango, según informa Reuters.

Dijeron que aunque los oficiales y las tropas rusas habían estado detrás del frente dirigiendo las operaciones, usando francotiradores y disparando misiles antitanques, ésta fue la primera vez que Moscú envió tropas terrestres al campo de batalla en la campaña que comenzó a fines de abril.

“Estas fuerzas rusas especiales ahora están presentes en el campo de batalla. Los rusos están interviniendo directamente ahora”, dijo el capitán Naji Mustafa, portavoz de la coalición de facciones rebeldes del Frente Nacional para la Liberación (FNL), respaldada por Turquía.

Las fuerzas terrestres rusas entraron en combate con las fuerzas gubernamentales para apoderarse de las colinas estratégicas de Humaymat en el norte de Hama, que cayeron en manos de los rebeldes la semana pasada, recuperándolas después de los intentos sucesivos anteriores del ejército.

“Cuando las fuerzas de (el presidente sirio Bashar) al-Assad no avanzaron, Rusia intervino directamente … después de bombardear el área con más de 200 incursiones”, dijo Mustafa.

Funcionarios del Ministerio de Defensa ruso no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios.

Más de dos meses de operaciones respaldadas por Rusia en la provincia de Idlib y sus alrededores han rendido poco o nada para Rusia y su aliado, el presidente Bashar al Assad.

Leer: Hezbollah withdraws troops from Syria to the Lebanon border

Es un caso excepcional de una campaña militar que no ha ido a favor de Rusia desde que intervino en 2015.

“Rusia no solo fracasó, sino que ha estado expuesta a la derrota”, dijo Mustafa.

El jefe de un importante grupo rebelde dijo que el despliegue de Moscú de un número no revelado de fuerzas terrestres se produjo solo después de que las tropas sirias de élite, conocidas como las Fuerzas Tigre, y las milicias aliadas no pudieran hacer “ningún avance territorial significativo”.

“El ejército sirio se encontró sumido en una crisis y se vio obligado a pedir tropas rusas en el campo de batalla”, dijo Jamil al-Saleh, el jefe del grupo rebelde Jaish al Izza.

Al Saleh se hizo eco de las opiniones de la oposición de que los rusos y sus aliados, que habían ganado todas las batallas con la oposición desde que Moscú intervino en Siria, habían calculado mal la fuerza y ​​la motivación de los rebeldes.

“En vista del tamaño de la artillería y el bombardeo aéreo, los rusos y el régimen esperaban apoderarse de grandes áreas”, dijo Al Saleh.

Los rebeldes contactados por Reuters dijeron que el suministro de armas, incluidos los misiles guiados antitanque por Turquía, no solo había convertido en una batalla costosa para los rusos y sus aliados, sino que también había rechazado los ataques terrestres.

El asalto liderado por los rusos no solo ha dejado a decenas de aldeas y pueblos en ruinas sino que, según los Estados Unidos, ha obligado a más de 300.000 civiles a huir a la seguridad de las áreas más cercanas a la frontera con Turquía.

Otro oficial rebelde dijo que las fuerzas chiítas respaldadas por Irán, que hasta ahora se habían abstenido de unirse al asalto liderado por los rusos, ahora estaban ingresando al campo de batalla.

“Los iraníes han traído refuerzos y ahora están luchando en varios frentes”, dijo Mohammad Rashid, portavoz de Jaish al-Nasr, un grupo rebelde respaldado por Turquía que lucha contra el ejército sirio.

Categorías
Europa y RusiaNoticiasOriente MedioRusiaSiria

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba