Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las enfermedades mentales afectan a una quinta parte de las personas que viven en zonas de guerra

Un hombre pinta en la pared de la Universidad de Sanaá para reaccionar a la guerra actual en el país, en Saná, Yemen, el 15 de marzo de 2017. (Mohammed Hamoud - Agencia Anadolu)

Según informa Reuters, una de cada cinco personas en zonas de guerra tiene depresión, ansiedad, estrés postraumático, trastorno bipolar o esquizofrenia, dijo el martes la Organización Mundial de la Salud, y muchas personas sufren formas graves de estas enfermedades mentales.

Los hallazgos resaltan el impacto a largo plazo de las crisis provocadas por la guerra en países como Afganistán, Iraq, Sudán del Sur, Siria y Yemen, dijo el organismo de salud de la ONU, y las cifras son significativamente más altas que en las poblaciones de tiempos de paz, donde aproximadamente una de cada 14 personas tiene una enfermedad mental.

“Dado el gran número de personas necesitadas y el imperativo humanitario para reducir el sufrimiento, existe una necesidad urgente de implementar intervenciones de salud mental que se expandan para enfrentar esta carga”, dijo el equipo de investigación.

Mark van Ommeren, un especialista en salud mental de la OMS que trabajó en el equipo, dijo que los hallazgos “añaden aún más peso al argumento de una inversión inmediata y sostenida para que el apoyo mental y psicosocial esté disponible para todas las personas necesitadas que sobreviven al conflicto y sus consecuencias”.

De acuerdo con cifras de las Naciones Unidas, la cantidad de conflictos armados en curso alcanzó un máximo histórico de 53 en 37 países y el 12% de la población mundial vive en una zona de guerra activa. Desde la Segunda Guerra Mundial, casi 69 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de la guerra y la violencia.

El estudio de salud mental en conflicto de la OMS, publicado en la revista médica The Lancet, fue realizado por un equipo de investigadores de la OMS, la Universidad de Queensland de Australia y el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington y la Universidad de Harvard en los Estados Unidos.

Leer: En Yemen, una madre y seis recién nacidos mueren cada dos horas

Analizó investigaciones de 129 estudios y datos de 39 países publicados entre 1980 y agosto de 2017.

Se incluyeron las regiones que han presenciado conflictos en los últimos 10 años y las enfermedades mentales se clasificaron como leves, moderadas o graves. Los desastres naturales y las emergencias de salud pública, como el ébola, no se incluyeron.

En las zonas de guerra en general, el predominio medio fue más alto para las condiciones de salud mental leves, con un 13%. Alrededor del 4% de las personas que viven en medio de un conflicto armado tenían una enfermedad de salud mental moderada, y en condiciones graves, la frecuencia era del 5%.

El estudio también encontró que los índices de depresión y ansiedad en situaciones de conflicto parecían aumentar con la edad, y la depresión era más común entre las mujeres que entre los hombres.

El estudio fue financiado por la OMS, el Departamento de Salud de Queensland y la Fundación Bill y Melinda Gates.

Categorías
AfganistánÁfricaAsia y AméricaIrakNoticiasOMSOrganizaciones InternacionalesOriente MedioSiriaSudán del SurYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba