Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Represión en Sudán: Los saudíes ‘dieron luz verde’ a los ataques a manifestantes

El jefe del Consejo discutió los planes para destruir el campamento de protesta durante los viajes a Arabia Saudí, los EAU y Egipto, cuenta un experto militar a MEE
El príncipe heredero Mohammed bin Salman y el general Abdel Fattah al-Burhan, jefe del Consejo Militar de Transición de Sudán, gobernante de Sudán, en La Meca el 1 de junio (AFP)

Arabia Saudí y sus aliados regionales le dieron una “luz verde” al jefe del consejo militar gobernante de Sudán para reprimir a los manifestantes acampados durante semanas frente a la sede del ejército, dijo un experto militar sudanés a Middle East Eye.

Hablando bajo condición de anonimato debido a preocupaciones por su seguridad, el experto dijo que sabía que los planes para disolver el campamento de protesta en Jartum habían sido discutidos durante las recientes visitas a Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Egipto por el teniente general Abdel Fattah al Burhan, jefe del Consejo Militar de Transición (TMC).

“La disolución de la sentada fue uno de los puntos principales en la agenda que se discutió”, dijo el experto. “A menos que obtuviera luz verde por parte de sus aliados regionales, no habría podido cometer tal crimen”.

Las preocupaciones sobre la interferencia extranjera en los asuntos sudaneses también fueron expresadas por la oposición Alianza Democrática de Abogados en una declaración en la que acusó a “algunos países árabes” de apoyar al consejo militar para proteger sus propios intereses en el país.

“Pedimos que algunos países árabes saquen sus manos de Sudán y dejen de apoyar al Consejo Militar y consolidar los pilares de su gobierno con el objetivo de preservarlo y proteger sus propios intereses, los cuales son perjudiciales para el estado sudanés y sus ciudadanos”, dijo la alianza en un mensaje que muchos han interpretado estar dirigido a Arabia Saudí y sus aliados.

En una indicación del grado de influencia que tiene Arabia Saudí en Jartum, el Departamento de Estado de EE. UU. también dijo en un comunicado que un alto funcionario estadounidense llamó al viceministro de Defensa de Arabia Saudí, Khalid bin Salman, para hablar sobre la “brutal represión contra manifestantes pacíficos” y la importancia de una transición a un gobierno liderado por civiles.

El miércoles, el gobierno de Arabia Saudí hizo su primera declaración oficial sobre los acontecimientos en Sudán y dijo: “El Reino espera que todas las partes en Sudán elijan la sabiduría y un diálogo constructivo para preservar la seguridad y la estabilidad en Sudán, proteger a la población de Sudán de todo daño, manteniendo los intereses y la unidad de Sudán.

“El Reino afirma la importancia de reanudar el diálogo entre las distintas partes en Sudán para cumplir con las aspiraciones del pueblo hermano sudanés”.

Los Emiratos Árabes Unidos dijeron: “Los Emiratos Árabes Unidos esperan que la sabiduría, la voz de la razón y el diálogo constructivo prevalezcan entre todas las partes sudanesas, de manera que garantice la seguridad y la estabilidad en Sudán, ayude a evitar a su pueblo el flagelo del mal, proteja sus logros y garantice su unidad.”

 

Paquete de ayuda de 3.000 millones de dólares

Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos respaldaron al consejo militar después del golpe contra el presidente Omar al-Bashir, prometiendo 3.000 millones de dólares en efectivo y ayuda al país, pero un analista dijo al sitio web francés de MEE que la donación habría llegado con limitaciones.

“Es obvio que detrás de esta represión está la mano de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos”, dijo Ahmed Abdelaziz, un analista argelino-sudanés.

“El 21 de abril, Riad y Abu Dhabi prometieron 3 mil millones de dólares a Sudán. No lo hicieron sin consideración. Quieren … que se conserven sus intereses económicos”.

Burhan estuvo la semana pasada entre los líderes árabes que asistieron a dos cumbres de emergencia en La Meca para abordar las crecientes tensiones con Irán en el Golfo.

Su visita a Arabia Saudí siguió a los viajes a Egipto para reunirse con el presidente Abdel Fattah al-Sisi el 25 de mayo, y a los Emiratos Árabes Unidos para reunirse con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohammed bin Zayed, al día siguiente.

Mohamed Hamdan Dagolo, otro importante miembro del consejo militar, el líder de la milicia de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF) conocido como Hemeti, se reunió con el Príncipe Heredero Mohammed bin Salman en Yeda el 23 de mayo.

Las RSF, que se formaron a partir de unidades de la milicia Janjaweed, una vez acusada de atrocidades en Darfur, en el oeste de Sudán, han proporcionado combatientes junto a soldados sudaneses con regularidad para la coalición liderada por los saudíes en Yemen.

También se le ha atribuido el asalto del lunes a los manifestantes en los que se cree que más de 100 personas murieron y cientos más resultaron heridas, según médicos alineados con la oposición.

La represión se produjo después de que los manifestantes ocupasen el espacio frente a la sede del ejército para exigir una transición al gobierno civil a raíz de la eliminación de Bashir tras meses de protestas antigubernamentales.

 

Cómo colapsaron las conversaciones de transición

También siguió a la ruptura de las conversaciones entre el consejo y la opuesta Alianza por la Libertad y el Cambio, que el 13 de mayo dio lugar a un acuerdo preliminar que parecía allanar el camino para la creación de un gobierno dirigido por civiles.

En virtud del acuerdo del 13 de mayo, el cambio al gobierno civil implicaba la formación de tres niveles de gobierno que consisten en un consejo soberano compuesto por miembros del ejército y la oposición, un consejo ejecutivo formado exclusivamente por la alianza de la oposición y una asamblea legislativa de 300 escaños en la que la oposición habría ocupado una mayoría de dos tercios de los 201 escaños.

Taha Osman, un miembro destacado de la Asociación de Profesionales Sudaneses (SPA), que ha desempeñado un papel importante en la organización de protestas, dijo que por cuándo ocurrió de la represión del lunes, se podría pensar que el consejo militar siempre había intentado sabotear el acuerdo con la oposición.

“Se suponía que íbamos a firmar el acuerdo final el lunes, pero el TMC disolvió la sentada”, dijo Osman en una conferencia de prensa el martes.

La represión del lunes fue seguida por una declaración de Burhan en la que dijo que el consejo iba a cancelar el acuerdo de poder compartido y a convocar elecciones en nueve meses.

Burhan también acusó a la oposición de intentar retrasar las conversaciones para obligar a los militares a entregar el poder, y excluir intencionalmente a los militares y a las RSF, que según él tuvieron un papel en la revolución que derrocó a Bashir en abril.

Dijo que el propósito de la redada del lunes por parte de las fuerzas de seguridad había sido arrestar a los “proscritos” que se escondían entre los manifestantes y que las autoridades investigarían las muertes.

En otro mensaje el miércoles marcando la festividad del Eid, Burhan dijo que el consejo aún estaba abierto a las conversaciones con la oposición.

 

Huelgas y protestas

Pero Amged Farid, un portavoz de SPA, le dijo a MEE que la oposición no volvería a la mesa de negociaciones y trabajaría para derribar al consejo militar con huelgas y protestas.

“Anunciamos la huelga general [el mes pasado] y continuaremos protestando hasta que derribemos este consejo, que no es más que una extensión del antiguo régimen”, dijo.

“Los llevaremos a los tribunales para ser juzgados por sus crímenes contra el pueblo sudanés”.

Alshafia Khidir, un analista político, dijo que ambas partes habían tratado de presionar a la otra durante las conversaciones, pero que la represión contra los manifestantes y la convocatoria de elecciones representaron otro “golpe” contra el acuerdo alcanzado con la oposición.

“Las elecciones anticipadas no son una solución en absoluto y solo agravarán la crisis política”, dijo Khidir.

El experto militar con el que habló MEE dijo que el papel principal que desempeñaban las RSF en la represión de los manifestantes planteaba serias preocupaciones sobre los abusos a los derechos humanos porque los miembros de las unidades de la milicia no estaban capacitados para tratar con civiles y carecían de la disciplina de los miembros profesionales del ejército de las fuerzas de seguridad.

Los testigos con los que habló MEE describieron a los combatientes de las RSF disparando de manera indiscriminada, atacando y golpeando a mujeres, y quemando tiendas de campaña, utilizando tácticas que algunos describen como reminiscentes de las utilizadas por los Janjaweed en Darfur durante la guerra civil en el estado occidental durante la década de los 2000.

Dijo que la situación actual también podría llevar a otra división entre las RSF y sus aliados y otras partes de las fuerzas armadas, lo que aumenta la posibilidad de más violencia y batallas callejeras.

“Si el ejército se divide o interviene, también será horrible porque podría causar enfrentamientos callejeros en Jartum, y eso solo haría aumentar las víctimas entre los civiles”, dijo.

 

 

Vía Arabia.Watch

Categorías
ÁfricaArabia SauditaNoticiasOriente MedioSudán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba