Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Es hora de detener la manipulación externa de “lo que los palestinos quieren”

Los manifestantes palestinos queman un cartel con una foto del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, durante una manifestación contra el acuerdo de siglo, en la ciudad de Hebrón, en Cisjordania, el 22 de febrero de 2019 [Wisam Hashlamoun / Apa Images]

El “acuerdo del siglo” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la próxima cumbre económica en Bahréin han cosechado una gran cantidad de análisis, incluso de los propios funcionarios de los Estados Unidos. Jared Kushner, asesor principal del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ahora se ha comprometido a imponer sus definiciones con respecto a la diferencia entre el liderazgo palestino, con referencia a la Autoridad Palestina, y al pueblo palestino.

En una entrevista reciente declaró: “No estoy aquí para que se confíe en mí”. Kushner intentó definir las acciones de los Estados Unidos que han estancado política y financieramente a la Autoridad Palestina como respuesta a las reacciones del liderazgo palestino ante la diplomacia de los Estados Unidos. “La ayuda de Estados Unidos no es un derecho”, afirmó.

La retórica de Kushner desafía toda lógica. La Autoridad Palestina ha exprimido a Palestina, de eso no hay duda. Sin embargo, decir que la diplomacia de los Estados Unidos se vio afectada por las decisiones de la Autoridad Palestina es totalmente falso.

Por otro lado, las suposiciones de Kushner sobre el pueblo palestino tenían un significado siniestro, y se valió una vez más de la brecha actual entre los Estados Unidos y la comunidad internacional. “Con respecto al pueblo palestino”, dijo, “creo que quieren tener una vida mejor”.

Leer: IMF expects global financial turnout at US-led Palestinian conference

La comunidad internacional ha invertido fuertemente en la retórica rechazando el acuerdo de Trump. Sin embargo, al igual que los Estados Unidos, ha basado su diplomacia en conjeturas de “lo que los palestinos quieren”.

Ninguno de los dos ha articulado aún claramente el hecho de que la planificación internacional, ya sea colectiva o unilateral, manipule lo que los palestinos quieren porque no hay una sola entidad comprometida a escuchar e implementar las demandas legítimas del pueblo palestino.

Bajo el pretexto de “los palestinos quieren una vida mejor”, Estados Unidos está inventando supuestos incentivos económicos para los inversores, mientras que la Unión Europea lega a la Autoridad Palestina con ayuda financiera, aparentemente para la construcción del estado. Para enfatizar el cliché, la ONU ha estado recientemente al mando culpando a Hamás por el bombardeo de Israel a Gaza.

Trump's peace conference in Bahrain

La conferencia de paz de Trump en Bahréin, donde Estados Unidos revelará el acuerdo del siglo – Viñeta [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

Los palestinos quieren la liberación, que es el preludio de la “vida mejor” con que Estados Unidos y la comunidad internacional insisten. Pero la diplomacia se preocupa por lo que Israel quiere, por lo que busca extender las escasas concesiones a los palestinos que, sin embargo, se otorgan en cuanto a cómo Israel se beneficia de los acuerdos.

Tanto los Estados Unidos como la comunidad internacional están comprometidos a sostener esta forma perversa de política durante décadas, entreteniendo con el discurso de las necesidades palestinas impuestas y al mismo tiempo eliminando el papel colonial de Israel en el proceso.

No hay necesidad de excavar dentro de la conspiración internacional que ha enterrado al pueblo palestino en el olvido desde antes de la Nakba de 1948. Tomar ese camino jugaría directamente en el plan que perpetuamente habla sobre los palestinos y finge expresar sus demandas. De hecho, existe un peligro cada vez mayor de que los derechos de los palestinos continúen disociándose de los propios palestinos, mediante la referencia constante de los agentes internacionales para determinar qué constituyen dichos derechos.

Dado que los palestinos han determinado lo que quieren, la comunidad internacional no debe tener prioridad. El acuerdo de Trump no debe usarse como una excusa para promover otra agenda colectiva y peligrosa. Mientras este frente de batalla diplomático continúa entre Estados Unidos y la comunidad internacional, los palestinos corren el riesgo de pérdidas adicionales; el resultado es una lucha para determinar la compensación de una narrativa externa que busca eliminar todos los conceptos de Palestina y de los palestinos.

Leer: Report: some Trump allies want ‘peace plan’ shelved

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBahrainBlogsBlogs- PolíticaEEUUIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisUNUnión Europea

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba