Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

EXCLUSIVA: Trump aprueba la oferta turca para formar un grupo de estudio conjunto del S-400

En una llamada con el presidente turco, Trump accede a un organismo para encontrar formas de cohabitar la compra de sistemas F-35 y de misiles rusos por parte de Ankara
A los funcionarios estadounidenses les preocupa que la compra de Ankara del sistema de misiles ruso ponga en riesgo a los aviones de combate avanzados F-35 (AFP)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha aceptado una oferta para formar un grupo de estudio técnico conjunto con Turquía para investigar las preocupaciones de Washington sobre la compra por parte de Ankara del sistema de misiles S-400 de fabricación rusa, según ha podido saber Middle East Eye.

Según varios funcionarios turcos, Trump, en una llamada telefónica con el presidente turco Tayyip Erdogan el miércoles, ignoró al Pentágono y al Departamento de Estado, que habían estado en contra del grupo de estudio.

Los funcionarios estadounidenses estaban preocupados por que la compra de Ankara del sistema de misiles pudiese poner en riesgo a los aviones de combate F-35, que Turquía también había pedido, en riesgo ya que Moscú podría robar información confidencial a través del radar del sistema.

Seguros de su evaluación sobre los peligros planteados por el sistema de misiles, los oficiales de defensa de los Estados Unidos se habían negado a participar en el grupo de estudio varias veces durante los últimos dos meses.

En una sola llamada telefónica, esa política cambió.

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Garrett Marquis, dijo a Middle East Eye que "no hay nada nuevo que anunciar ahora mismo".

"Hemos tenido claro que obtener el S-400 supondría un riesgo inaceptable para la tecnología de los EE.UU., nuestros pilotos y nuestros aviones", agregó Marquis.

De igual manera, el portavoz del Pentágono, Eric Pahon, dijo que las discusiones continúan.

"Estados Unidos ha enviado equipos técnicos a Turquía más de una vez y ha recibido a homólogos aquí para discutir la amenaza planteada por el S-400, nuestra participación mutua en el programa F-35 y la oferta estadounidense Patriot", agregó Pahon.

 

Liberación de un científico

La medida supone una gran victoria para los funcionarios turcos que han afirmado que un grupo de estudio podría encontrar formas de convivir con las compras de S-400 y F-35, de gran importancia para las necesidades de defensa a largo plazo de Turquía.

Ankara es parte del consorcio F-35 que desarrolla el avión y hasta el momento ha pagado más de 1.000 millones de dólares por los aviones de combate.

En la misma llamada, Erdogan le dijo a Trump que el ex-científico de la NASA Serkan Golge, con doble ciudadanía turca-estadounidense, sería liberado pronto de la cárcel.

Golge, un presunto miembro del grupo que planificó un intento de golpe de estado en Turquía en 2016, estuvo bajo custodia desde finales de 2016.

Golge fue liberado bajo control judicial, lo que significa que no se le permite salir del país y tendrá que informar regularmente a las autoridades locales.

El jueves, Trump agradeció a Erdogan frente a las cámaras por facilitar la liberación de Golge.

Los mercados reaccionaron positivamente a la llamada telefónica, con la lira turca subiendo más del dos por ciento frente al dólar estadounidense el jueves.

 

Visita de Estado

Erdogan, en la llamada telefónica a Trump, también reiteró su invitación al presidente de Estados Unidos para una visita de estado.

Trump una vez más aceptó la invitación y dijo que visitaría Ankara en julio.

A principios de este mes, el Departamento de Estado se opuso a la visita por cuestiones de horarios, y dijo que coincidiría con la llegada del sistema de misiles S-400 a Turquía, que está sujeto a las sanciones del Congreso.

El departamento había sugerido que Turquía posponga la entrega del sistema por nueve meses para ayudar a facilitar la visita, algo a lo que los funcionarios turcos se negaron.

Erdogan y sus asesores cercanos creían que Trump podía usar su influencia política para evitar una crisis bilateral por la compra del S-400.

"Trump tiene una buena relación con Erdogan. Sabe que Turquía no puede retirarse de su compra del S-400. Otros funcionarios estadounidenses piensan de otra forma", dijo un importante funcionario turco a MEE a principios de este mes.

Sin embargo, existe un consenso, tanto en Turquía como en los EE.UU., de que la Casa Blanca no tiene demasiado poder contra los miembros del Congreso que insisten en implementar sanciones contra Turquía por el sistema de misiles ruso.

La semana pasada, un borrador final de la Ley de Autorización de Defensa Nacional prohibió la transferencia del F-35 a Turquía en caso de la compra del sistema de misiles S-400.

Los legisladores estadounidenses también amenazaron a la administración de Trump de que podrían ratificar leyes específicas para atacar a Turquía si el presidente no hace cumplir la ley existente que exige sanciones contra Ankara.

 

Vía Arabia.Watch
Categorías
Asia y AméricaEEUUEuropa y RusiaNoticiasRusiaTurquía

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines