Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Hojas de parra y la mujer de Jerusalén

Mujeres palestinas preparan comida para aquellos que se encuentran en el complejo de la mezquita de Al-Aqsa [Nasser Atta / Twitter]

Hay una imagen que circula en las redes sociales que retrata y resume el papel de la mujer palestina en la lucha contra el sionismo y la codicia y ambición de los colonos en Jerusalén. La imagen debería estudiarse en universidades de todo el mundo como parte del currículo de medios y comunicaciones. Esta imagen realmente vale más que mil palabras y es el ejemplo más claro de las herramientas y los medios, y todos sus componentes, utilizados en la lucha palestina contra la ocupación israelí. Esta imagen del activismo de las mujeres palestinas llega en un momento difícil, 70 años después de la Nakba, cuando los palestinos fueron desplazados por la fuerza de su patria histórica. Se produce después de la actual conspiración sionista, desde la Declaración Balfour en 1917, para establecer un estado, e incluso antes, cuando el sionismo eligió a Palestina como parte de su enrevesado sueño para apoderarse del área de una manera sistemática y cancerosa.

Esta imagen muestra la lucha de la mujer palestina, que parece ser “tradicional” con su velo, mientras, junto con otras mujeres palestinas, llevan ollas de comida tradicional palestina, como hojas de parra y maklouba, que aprendieron de sus madres y abuelas. Dominaron los platos, que saben y huelen a Palestina, su tierra natal, por la que luchan por todos los medios posibles. Quizás esta imagen nos recuerde que las mujeres han estado luchando y combatiendo junto a los hombres desde el primer día.

Leer: Saladin’s maklouba

Las ollas de las mujeres y los olores de lo que han vertido en grandes bandejas en Jerusalén recientemente, mientras permanecían valientemente inamovibles en la mezquita de Al-Aqsa, desafían el odio y las armas del brutal ejército israelí. La comida se ha convertido en un método y cultura nacional, que muestra al mundo el alcance de la conexión y dedicación de los palestinos a Jerusalén, la capital del estado palestino por la que están trabajando para preservar y proteger sus lugares sagrados musulmanes y cristianos. El papel de las mujeres y su existencia solo como madres, esposas y amas de casa, ha cambiado para convertirse en un acto de resistencia y un medio para desafiar la ocupación. Estas ollas de maklouba y hojas de parra llenas de carne y con sabor a hogar, fueron cocinadas con sudor, amor y fe religiosa, social y política. Lo sirven a los combatientes palestinos, a los prisioneros y a cada hogar en todo el mundo a través de las fotos tomadas, que irritan a Israel, ya que expresan significados y mensajes de fructíferos trabajadores en masa.

Las mujeres palestinas participaron en el movimiento de mujeres y se unieron al movimiento nacional desde el principio. Rechazaron la Declaración Balfour bajo el colonialismo anglo-sionista durante el mandato británico y participaron en las protestas. Las mujeres de Jerusalén se enfrentaron al entonces primer ministro británico, Winston Churchill, en 1921 cuando provocó a las masas y glorificó a los cruzados durante su visita a Jerusalén. Las mujeres de Jerusalén transportaron a los heridos a los hospitales y ayudaron a sanar sus espíritus después de los ataques contra los manifestantes. Las mujeres de Jerusalén participaron en un acto histórico después del Levantamiento de Buraq en 1929 y celebraron la primera conferencia de mujeres palestinas en Jerusalén, a la que asistieron 300 mujeres de varias ciudades palestinas. A pesar de los desafíos, marcharon con pañuelos, gorros y vestidos, hombro con hombro, y desafiaron al Alto Comisionado, negándose a tomar café con él cuando se reunieron para expresar su enfado y rechazo a la política colonial. Tal vez los hombres que colmaban de flores a las mujeres patriotas mientras conducían en coche por las calles de Jerusalén era una señal de bienvenida, aliento y homenaje a la mujer, madre, esposa y ama de casa palestina, así como a todas las formas de trabajo político.

Leer: Volunteer women guard Al-Aqsa Mosque during Ramadan 

La acción nacional y política se mantuvo viva y se fortaleció aún más, ya que las mujeres palestinas participaron en la gloriosa revolución palestina en 1936. Su activismo se convirtió en un símbolo distintivo. También asistieron a la primera Conferencia Histórica de Mujeres Orientales en El Cairo para Palestina en 1938 por invitación de Huda Sharawi, la líder del movimiento de mujeres en El Cairo.

El activismo de las mujeres palestinas continúa en curso, a pesar del hecho de que la cuestión palestina está plagada de más complejidades e injusticias para el pueblo palestino bajo la ocupación y en la diáspora. Esto es resultado de las políticas sionistas y estadounidenses que, explícita e implícitamente, buscan eliminar cualquier esperanza y compromiso que los palestinos aún tengan con Palestina y su capital, Jerusalén. Esto es a pesar de la alianza de los pro-sionistas con los nuevos colonizadores, que se muestran indiferentes al derecho de retorno y devolución de la tierra robada, junto con sus viñedos y hojas de parra verdes brillantes, que se han convertido en un arma utilizada contra el enemigo con un sabor especial hecho por las bellas mujeres palestinas. ¡Les aplaudo mil veces!

Este artículo apareció en árabe en Addustour el 30 de mayo de 2019, escrito por Aida Najjar.

 

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoReportajes y AnálisisVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba