Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Kushner será invitado a la Meca?

El asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner e Ivanka Trump llegan al Centro Global para Combatir la Ideología Extremista poco antes de su inauguración en Riad el 21 de mayo de 2017. [AFP PHOTO / MANDEL NGAN / Getty]

Ni el ataque israelí a Gaza ni la decisión de Trump de reconocer la anexión de la ocupación israelí a los Altos del Golán, el asalto ruso e iraní en Idlib y el uso de armas químicas allí, el ataque del criminal de guerra Khalifa Haftar a Trípoli y el corte del suministro de agua para su gente, la crisis del Golfo que comienza su tercer año, o la guerra en Yemen y la obvia ocupación saudí-emiratí de su cuarto año, o cualquiera de las otras calamidades requieren una cumbre del Golfo, árabe o musulmana. Pero se celebran tres cumbres en la tierra más sagrada para discutir el ataque a los petroleros y los oleoductos, que no causaron ninguna muerte.

La principal cumbre paralela celebrada por los economistas en Manama, a la que llaman un “seminario económico”, se está preparando para el acuerdo del siglo y es similar en fecha, lugar y patrocinio. Se basa en la regla de pago antes del recibo, ya que los palestinos, jordanos y árabes, en general, están obligados a pagar el precio por su dignidad, santidad y estado. Mientras tanto, los conceptos de enemigos y amigos se redefinen, a medida que Israel se convierte en un amigo y socio económico al que las reglas se acercan, tratan de satisfacer y buscan su ayuda para enfrentar al nuevo enemigo, Irán, que, junto con sus aliados, se deshacen del preciado petróleo.

Jared Kushner Peace Process or Puppet Show? - Cartoon [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

¿Proceso de paz de Jared Kushner o espectáculo de títeres? – Viñeta [Sabaaneh / MiddleEastMonitor]

Ignorar a Irán y a sus aliados es políticamente ridículo, ya sea cuando derraman el preciado petróleo de los oleoductos y petroleros, o cuando derraman la sangre barata de los árabes en Siria y Yemen. Hasta hoy, sigue siendo un socio, ya sea en los crímenes cometidos por los regímenes sirio y ruso o por los hutíes bajo el pretexto del conflicto con Israel. En cuanto al pánico sobre el petróleo derramado y el hecho de pasar por alto los asuntos urgentes y futuros de la nación, esto hace que la cumbre carezca de moral.

Leer: Germany seeks to be a mediator in Iran-US relations

Irán no podría haberse extendido por Yemen y la región si no fuera por las políticas de Estados Unidos y Arabia Saudí. Los hutíes fueron autorizados por la conspiración emiratí y saudí contra la revolución de la juventud yemení, que ya no es un secreto, y sus esfuerzos por desmantelar al ejército yemení. Los emiratíes y los saudíes estaban planeando que Hussein Al-Houthi invadiera Saná y estallara una guerra civil entre él y el partido Islah, causando la ruina a Ali Abdullah Saleh, y que el sur se separase, junto con sus puertos e islas, y unirse a los Emiratos Árabes Unidos. Irán los engañó a los dos y eliminó a Saleh en un momento en que el partido Islah luchaba en dos frentes, el frente hutí en primera fila y las milicias emiratíes en la retaguardia. Mientras tanto, Irán se extendió en el país utilizando sus misiles, drones y soldados que luchaban en su nombre basándose en su doctrina y convicciones.

Irán no está ocupando Yemen, y el pueblo yemení no es su agente, sino el resultado de la conspiración contra él y el terrible desastre que se produjo en el país ha creado un espíritu de venganza del que Irán se ha beneficiado a un nivel estratégico que durará años. Irán no ha logrado infiltrarse en el mundo árabe utilizando solo este espíritu; también tiene el atractivo de su doctrina, que ha logrado convertir en un nacionalismo transfronterizo unificador, al igual que el sionismo se convirtió del judaísmo al nacionalismo.

Necesitamos cumbres árabes y musulmanas que devuelvan a Irán como un socio civilizado, como lo ha sido a lo largo de la historia. Los aliados de Irán en Yemen, Iraq, Siria, Arabia Saudí, Líbano y otros países son ciudadanos en sus países, no colonos que vinieron del extranjero. Necesitamos comprensión y diálogo con Irán, además de enfrentarlo a nivel militar y de seguridad. Son Netanyahu y Kushner, quienes financiaron los asentamientos antes de llegar a la Casa Blanca, quienes vinieron del extranjero y ahora buscan otorgarles legitimidad, en contra de las opiniones históricas y las posiciones de las administraciones estadounidenses.

Leer: Ex-US official: Trump’s goals in Iran will not materialise

Fighters loyal to the internationally recognised Government of National Accord (GNA) hold a position on the frontline facing forces of the self-styled Libyan National Army (LNA), loyal to Libyan strongman Khalifa Haftar, south of the capital Tripoli's suburb of Ain Zara, on 28 April 2019. [FADEL SENNA / AFP/ Getty]

Los combatientes leales al internacionalmente reconocido Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) ocupan un puesto en primera linea haciendo frente al Ejército Nacional de Libia (LNA), leal al dictador libanés Khalifa Haftar, en Trípoli, Libia, el 28 de abril de 2019 [FADEL SENNA / AFP / Getty]

Necesitamos cumbres para establecer entendimientos entre los hermanos en el Golfo, a quienes Kushner no puede entender las razones de sus desacuerdos. Necesitamos cumbres para alcanzar acuerdos en Libia y poner fin a las guerras civiles árabes, pero la condición para esto no existe. Arabia Saudí ya no es el estado de reconciliación y comprensión. Participa directamente en cada conflicto árabe, ya que apoya a Haftar, comete crímenes horribles en Yemen y trata de ocupar Qatar. Además, es un país que todavía no ha salido del escándalo de liquidar a Jamal Khashoggi y ha cometido una masacre de ejecuciones después de este crimen. Incluso se está preparando para otra ronda de ejecuciones después del Eid para ejecutar a los jeques Salman Al-Ouda, Awad Al-Qarni y Ali Al-Omari.

Ante estos frentes abiertos en los que Arabia Saudí está luchando, solo Israel está a salvo, y se están realizando preparativos para imponer la normalización después del Eid a través del acuerdo del siglo, voluntariamente o por temor. Sólo Jared Kushner es bienvenido en Arabia Saudí. Sin embargo, ¿es posible que ocurra un milagro y Arabia Saudí comience a normalizarse con sus vecinos árabes y musulmanes?

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Araby Al-Jadeed el 23 de mayo de 2019.

 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEEUUEmiratos Árabes UnidosIrakIránIsraelJordaniaLíbanoOriente MedioPalestinaQatarRegiónReportajes y AnálisisSiriaYemen

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba