Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Trump intentó detener la liberación temprana de Lindh, el ‘talibán estadounidense’, de la prisión de Estados Unidos

Esta combinación de imágenes creadas el 17 de abril de 2019 muestra a la izquierda una foto del archivo policial disponible el 6 de febrero de 2002, del "talibán estadounidense" John Walker Lindh y, a la derecha, una fotografía suya del 11 de febrero de 2002, según se ve en los registros de la madraza (escuela religiosa) Arabia Hassani Kalan Surani Bannu en la ciudad de Bannu, en el noroeste de Pakistán. [TARIQ MAHMOOD, AFP / Getty Images]

Según informó Reuters, John Walker Lindh, el estadounidense capturado en Afganistán en 2001 que luchaba para los talibanes, fue liberado temprano de la prisión federal el jueves después de cumplir 17 años, en medio de las preocupaciones de que aún podría albergar ideas extremistas.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo a los reporteros en la Casa Blanca que había preguntado a los abogados del gobierno si se podía detener la liberación, pero dijeron que no se podía hacer nada.

“Lo que más me molesta es que aquí hay un hombre que no ha renunciado a su proclamación de terrorismo, y tenemos que dejarlo salir”. ¿Estoy feliz por eso? Ni siquiera un poco”, dijo Trump.

Lindh, que tenía 20 años cuando fue capturado, salió de la prisión en Terre Haute, Indiana, el jueves por la mañana, dijo la Agencia Federal de Prisiones. Fue condenado a 20 años después de declararse culpable en 2002 de cargos de suministro de servicios a los talibanes y de llevar un explosivo durante la comisión de un delito grave.

Lindh se encuentra entre docenas de prisioneros que serán liberados durante los próximos años tras ser capturados en Iraq y Afganistán, y serán condenados por delitos relacionados con el terrorismo, después de los ataques contra los Estados Unidos por parte de Al Qaeda el 11 de septiembre de 2001.

Los documentos del gobierno de Estados Unidos filtrados y publicados por la revista Foreign Policy muestran que el gobierno federal, recientemente en 2016, describió a Lindh como una persona con “ideas extremistas”.

El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, calificó la liberación de Lindh como “inexplicable e inconcebible”.

Leer: Irán: “No tiene sentido mantener conversaciones con Estados Unidos”

“Hay algo muy preocupante y equivocado al respecto”, dijo en Fox News el jueves por la mañana.

“¿Cuál es la política, estrategia y el proceso interinstitucional actual para garantizar que los delincuentes terroristas/extremistas se reintegren con éxito en la sociedad?”, preguntaron los senadores Richard Shelby y Margaret Hassan de los EE. UU. en una carta a la Agencia Federal de Prisiones.

La agencia dijo en una declaración que no comparte los detalles de los planes de liberación de presos específicos, pero que sí tiene políticas para vigilar a las personas en libertad condicional con vínculos con el terrorismo.

Durante su liberación supervisada, a Lindh no se le permitirá poseer ningún dispositivo con acceso a Internet sin el permiso de su oficial de libertad condicional, y dicho dispositivo debe ser monitoreado continuamente, según documentos judiciales.

No se le permite tener un pasaporte, comunicarse con extremistas conocidos o tener comunicaciones en línea en cualquier idioma que no sea el inglés, a menos que se apruebe. También debe someterse a terapia de salud mental, mostraron documentos judiciales.

Los padres de Lindh, Marilyn Walker y Frank Lindh, no respondieron a las solicitudes de hacer comentarios y el abogado de Lindh, Bill Cummings, se negó a hacer comentarios.

Lindh, nacido en Estados Unidos, se convirtió del catolicismo al Islam cuando era un adolescente. En su sentencia en 2002, dijo que viajó a Yemen para aprender árabe y luego a Pakistán para estudiar el Islam.

Lindh dijo que se ofreció como soldado con los talibanes, el grupo radical musulmán suní que gobernó la mayor parte de Afganistán desde 1996 hasta 2001, para ayudar a otros musulmanes en su lucha o “yihad”. Dijo que no tenía intención de “luchar contra Estados Unidos” y nunca entendió que yihad significase antiamericanismo.

Lindh dijo al tribunal que condenó el “terrorismo en todos los niveles” y que los ataques del líder de al Qaeda, Osama bin Laden fueron “completamente contra el Islam”.

Pero un informe de enero de 2017 del Centro Nacional de Antiterrorismo del gobierno de los Estados Unidos, publicado por Foreign Policy, dijo que, a partir de mayo de 2016, Lindh “continuó abogando por la yihad global y escribiendo y traduciendo textos extremistas violentos”.

NBC News informó que Lindh escribió una carta a su canal KNBC de Los Ángeles en 2015 expresando su apoyo al Estado Islámico, diciendo que el grupo militante islámico estaba cumpliendo “la obligación religiosa de establecer un califato mediante la lucha armada”.

Categorías
AfganistánAsia y AméricaEEUUIrakNoticiasOriente MedioPakistán

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba